Jueves, 20 Julio, 2017

            

Cuida tu salud atendiendo a la humedad del aire

La humedad juega un papel clave a la hora de poner la calefacción, a mayor humedad mayor sensación de frío

Foto: Archivo
Sofia Plaza | @sofiaPlaza


image_print

Este invierno en Granada, no es habitual, destaca por las altas temperaturas. De hecho, el último mes de 2015 ha sido “muy cálido” y se ha convertido el segundo mes de diciembre más cálido en 54 años en España. Por lo que respecta a enero, la situación no parece mejorar, pues según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la temperatura media del primer mes de 2016 ha sido de 9,9 grados centígrados, lo que representa una anomalía de 3,4 grados más de la media total de enero.

En estos juegos de la temperatura, además de otros muchos factores, destaca la sensación térmica. Se puede decir que hace frío o calor, en función de lo que marca el termómetro. Pero la sensación que siente el cuerpo, puede verse influenciada por otros parámetros, como el viento, la lluvia o por ejemplo la humedad del aire. Se trata de una serie de factores que mejoran o empeoran la sensación de frío o calor, tanto en invierno como en verano.

Desde Imgas, empresa colaboradora de Gas Natural en Granada y Jaén, además de realizar trabajos de instalación y mantenimiento quieren “educar a los clientes a la hora de poner la calefacción”, explica Javier Fernández, gerente de la empresa. Y es aquí donde la sensación térmica y la humedad juegan un “papel fundamental”.

Tal y como explican desde Imgas, a mayor humedad, mayor sensación de frío. “En la playa cuando hace frío, si no estás acostumbrado a la humedad, la sensación térmica es menor. Es un frio que se mete en los huesos”, ejemplifica Fernández. La temperatura ideal para mantener un ambiente agradable en el hogar es de 22 grados centígrados. Aunque, si nos dejamos guiar por todos los factores que influyen a la hora de poner la calefacción, en este caso la humectación del aire, Fernández aconseja tener en cuenta la humedad: “Si hay poca humedad debemos tener la calefacción a 22 grados, si hay más humedad a 24”, comenta.

El aparato que mide la humedad relativa del aire o bien la cantidad de vapor de agua que hay en el mismo, es el higrómetro. El porcentaje de humedad en el interior de una casa no sólo determina la comodidad y sensación térmica, sino que también es importante para la salud. Vivir en un ambiente seco puede provocar, por ejemplo, sangrados de nariz y una humedad excesiva origina humedades y moho con las consecuencias que ello conlleva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *