Domingo, 22 Octubre, 2017

            

Cuenca promete eliminar el botellódromo si es elegido alcalde

El edil socialista ha calificado de "falta de respeto" el ofrecimiento de reunirse del alcalde Torres Hurtado a los vecinos de la zona afectada por el botellódromo, tras llevar "diez años sufriendo"

Francisco Cuenca atiende a los medios con vecinos de la zona del botellódromo detrás


image_print

Rodeado en la Plaza del Carmen de vecinos de la zona del botellódromo de Arabial, el portavoz socialista y candidato a alcalde de Granada, Francisco Cuenca, ha declarado que “si yo soy el alcalde de Granada, eliminaré el botellódromo” para poner “en marcha medidas que compatibilice el descanso de los vecinos con un ocio de calidad”. El edil socialista ha querido “fijar una posición clara y rotunda en algo que sufren miles de personas en esta ciudad”. Para ello, Cuenca ha explicado que “nosotros sí nos hemos reunido con los vecinos”, además de haber mantenido reuniones con “foros ámbitos jurídicos y técnicos” para llegar a la “conclusión clarísima” de que el botellódromo acarrea “tres dramas”.

LOS “DRAMAS” DEL BOTELLÓN 

El primero, “el de los propios vecinos”, el segundo, “el de los jóvenes que se tienden a enfrentar con estos vecinos y no tienen alternativas”, y el tercero “el tercero la nefasta imagen para esta ciudad”. Respecto al anunciado encuentro que Torres Hurtado ha ofrecido a los vecinos “a raíz de una movilización de los propios vecinos”, Cuenca lo ha calificado de “falta de respeto, después de diez años que llevan sufriendo unos vecinos que tienen derecho no sólo al descanso sino a la dignidad dentro de sus propias viviendas”. Para Paco Cuenca, el alcalde “ya no tiene credibilidad ninguna para decir que va a tomar ninguna medida en contra del botellódromo, porque no le ha preocupado”, ya que no sólo “ha sido el propio alcalde el que lo ha propiciado, sino que se ha vanagloriado de que esta sea la ciudad del botellódromo”.

“ALTERNATIVAS SERIAS”

Según Cuenca “hay alternativas serias y reales” explicando que “es perfectamente compatible el descanso de los vecinos con un ocio de calidad, alternativo, creativo y cultural, en espacios acondicionados para los jóvenes” ya que “ellos mismos lo están demandando: que no tengan como única salida el reunirse a beber”. Igualmente ha enfatizado además de enfatizar que “esta no es la ciudad del botellódromo, es la ciudad de la cultura, de los jóvenes formados que quieren de Granada una ciudad de la ciencia, una ciudad creativa”.

Igualmente ha criticado “el enfretamiento que pretende Torres Hurtado entre jóvenes y los vecinos del entorno”, al tiempo que ha recordado que “el propio Gobierno del Partido Popular está poniendo en marcha una ley, que de alguna manera viene a prohibir este tipo de espacios porque son nefastos para la salud, para la imagen de los jóvenes y para vecinos e imagen de la ciudad”.

LOS VECINOS: “DIEZ AÑOS INTENTANDO DIALOGAR”

Cuenca-botellodromo

José Jiménez, “un vecino más de la zona del botellódromo” ha tomado la palabra para denunciar “la hipocresía por parte del señor Torres Hurtado, que diga después de ocho o diez años intentando dialogar con él, que a él le preocupa tanto como a nosotros aquello”. Comentario al que este vecino ha sentenciado “menos mal que le preocupa”, al tiempo que ha calificado de “negativo local” que “trate de enfrentarnos a los jóvenes con el comunicado que ha hecho” .

Un fin de semana “normal” en esa zona “es un caos, un maremagnum que se lía donde la convivencia dentro de las casas se hace imposible”. Existen además enfrentamientos con vecinos; “nosotros tenemos que guardar nuestras casas de que entren a hacer sus necesidades […] nos rompen los porteros, nos rompen las decoraciones, nos lo rompen todo, porque toman represalias”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *