Lunes, 23 Octubre, 2017

            

“Cuba la mejor amiga del hombre y de la mujer” | Vídeo

Pasear a un perro te introduce en un mundo paralelo de personas y experiencias, que al final, llega a ser una subcultura con códigos y lenguajes

Foto: @FresasenBagdad
@FresasenBagdad


image_print

Desde que tengo contenido de consciencia, llevo toda mi vida teniendo caninos.

Pasear a un perro te introduce en un mundo paralelo de personas y experiencias, que al final, llega a ser una subcultura con códigos y lenguajes, que sólo entendemos los que llevamos toda una vida en este culto maravilloso.

Ayer, mientras paseaba con Cuba, una mujer de 59 años me relató que sus tres perros, eran por definición la única vía por la que mantenía un contacto con otro ser humano y que eso, le hacía hablar conmigo o con otras personas ya que ella, tenía un drama personal que le ha hecho desarrollar misantropía hacía nuestra propia especie.

Siempre que todos pensamos en Suecia inmediatamente nos viene: la sociedad del bienestar y efectivamente lo es.

La socialdemocracia trabajó para que los ciudadanos suecos fueran resolutivos por sí mismos, no necesitaran de otros para no ser dependientes; gestionando con sus propias herramientas todos las adversidades lógicas que se presentan a lo largo de la vida de un ciudadano.

Es tal la perversidad de la situación que muchos suecos mueren solos sin que nadie pregunte por ellos, creándose en Suecia, una asociación para buscar familiares de los cuales no se sabe nada, cuyo fin es dar con su paradero, ya que, han roto contacto con todo su entorno.

Se planteó crear un plan urbanístico en las nuevas viviendas y calles para que cuando dos vecinos salieran de su casa en lugar de ignorarse tuvieran, en un espacio cerrado, la obligación a decirse simplemente un ¡Hola!

No es necesario trasladarse a Suecia o estar en Tokio (que en hora punta puede haber 37 millones de personas,) esto ya se ha globalizado también en ciudades pequeñas.

Me ocurrió en Granada, con una mujer que ha decidido con 59 años vivir alejada de todo; ella no encuentra respuestas ni espacio en esta sociedad que la ha expulsado, anticipando su asilo particular, mientras el resto hacemos objeto de vida, al anarco individualismo extremo.

Sería útil y necesario aplicar políticas sociales donde se fomentara el corporativismo y relegáramos de vez en cuando el triunfalismo individual para concretarlo en ejes de grupos creativos cómo mecanismos y mejoras en la salud.

Este Fresas en Bagdad está dedicado a todos esos perros que hacen que la existencia de millones de personas “racionales” sea menos tediosa realizando una labor incalculable que actúa como antidepresivo por la cantidad de vidas que salvan literalmente.
Julia Martínez y Omar Jerez sienten el amor incondicional de Cuba y para ellos sin duda es su mejor y leal compañera de viaje.

Si no puedes ver el vídeo, pulsa aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *