Jueves, 19 enero, 2017

Cuatro motivos que te convencerán de la importancia del desayuno

Aunque tópico, suele haber unanimidad a la hora de señalar al desayuno como la comida más importante del día

Un desayuno muy completo | Foto: Archivo


image_print

Aunque desde hace años los expertos en nutrición vienen apuntando al desayuno, a esa primera comida del día, como la más importante de toda la jornada, la realidad muestra que son pocas las personas que le dedican el tiempo suficiente o que ingieren las cantidades necesarias de alimentos para arrancar con fuerza la mañana. Y es una lástima, porque las ventajas de tomar un desayuno completo no son pocas, aunque para esta ocasión hemos seleccionado cuatro de ellas que deberían de hacerte replantear esta comida:

Una comida para regular a las demás

Aunque en ocasiones suponga un esfuerzo, desayunar lo suficiente ayudará a que nuestro organismo regule el resto de comidas del día. Esto es así porque, al ayunar, el cuerpo irá generando una mayor sensación de apetito a lo largo del día, lo que desembocará en una mayor ingesta de calorías. Así, una buena manera de no pasarnos en el almuerzo, es tomar un desayuno que aplaque el hambre durante las primeras horas, para que el cuerpo llegue más equilibrado al medio día.

Una ayuda para el metabolismo

El desayuno es la primera de las cuatro comidas principales del día, y saltárselo hará que nuestro cuerpo lo note y pase al llamado “modo ahorro”, comenzando a cumular calorías ante la situación de escasez de nutrientes. Traducción: no desayunar puede desembocar en un aumento de peso.

Cuidar la masa muscular

La primera comida del día es especialmente importante para las personas que practican deporte. Una ingesta continuada y equilibrada de alimentos es esencial para mantener tanto la energía como la masa muscular. Saltarse el desayuno hará que los entrenamientos se acometan con menos fuerzas y que los músculos no tengan capacidad para mantenerse o crecer.

La productividad de un buen desayuno

El estómago vacío es mal amigo de la concentración y la productividad. Al no desayunar, los niveles de glucosa en sangre descienden y con ello la capacidad de la mente para mantenerse centrado en una tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *