Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Cuatro consejos para preservar los alimentos

La Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra el próximo 7 de abril, ha querido centrar la campaña en la inocuidad de los alimentos



image_print

En un año en todo el mundo se calcula que mueren unos dos millones de personas, la mayoría niños, debido a problemas de salud derivados del consumo de alimentos insalubres, por lo que este año la Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebra el próximo 7 de abril, ha querido centrar la campaña en la inocuidad de los alimentos.

“Un alimento inocuo puede dejar de serlo en cualquier punto de la cadena alimentaria. La ciencia y la tecnología nos han permitido mejorar las condiciones sanitarias de los alimentos, como la utilización de la cocción para eliminar organismos patogénicos o el uso de conservantes que posibilitan el alargamiento de su vida útil”, ha afirmado el nutricionista de los centros GO fit, Alex Pérez.

Por ello, la OMS está promoviendo sus esfuerzos para mejorar la seguridad alimentaria en todas las fases de la cadena alimentaria, desde la granja hasta la mesa, para lo que ha establecido una seria de normas internacionales, directrices y códigos de prácticas, que abarcan los principales alimentos y sus procesos.

Los centros GO fit también han querido participar en este día, aconsejando 4 normas básicas de higiene alimenticia para prevenir enfermedades que pueden causar el consumo de alimentos en mal estado:

* Limpiar. Hay que lavarse las manos antes y después de manipular alimentos. Al igual que debemos hacerlo después de ir al baño, toser, limpiarnos la nariz o tocar a algún animal. También es importante mantener una limpieza adecuada en las superficies donde vamos a cocinar, los utensilios que vamos a utilizar y por supuesto los alimentos que vayamos a ingerir como frutas y verduras.

* Separar. Bajo ningún concepto se pueden juntar alimentos crudos y cocinados. Es recomendable utilizar utensilios diferentes para manipular los alimentos mencionados.

* Cocinar. La carne, el pescado, los huevos y el pollo, es la comida más susceptible de ser contaminada, por lo que deben tener una cocción adecuada. Tanto el huevo como la carne y el pollo deben alcanzar al menos el 75 por ciento en su cocción.

* Enfriar. Lo ideal es cocinar y consumir justo después de la preparación del alimento. Si no es posible, hay que intentar que la comida cocinada esté en la nevera antes de dos horas tras la cocción. Además, nunca se debe descongelar a temperatura ambiente, lo más seguro es la utilización del microondas.

Por último, cabe destacar que a la hora de comprar productos hay que tener en cuenta que estén bien etiquetados, que el envase esté en buen estado, y que no haya sobrepasado la fecha de caducidad. Además, los productos frescos es recomendable comprarlos en un comercio de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *