Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

CSIF Granada denuncia que el personal de las bibliotecas públicas de la capital se encuentra bajo mínimos

La Central Sindical reprocha al Ayuntamiento de Granada la reciente apertura de la biblioteca Francisco Ayala en horario de mañana "sin la dotación de personal adecuada"

Gabinete


image_print

CSIF Granada ha vuelto a poner de manifiesto la preocupante situación que vive el personal de las bibliotecas municipales de la capital. Así, la responsable del Sector de Administración Local de CSIF Granada, Antonia Martín, afirma que “este colectivo trabaja bajo mínimos ya que sufren a diario las consecuencias de una ampliación de estos servicios sin el correspondiente aumento de personal”.

En este sentido, Martín asegura que “los trabajadores de las bibliotecas municipales llevan años dando la cara ante la ciudadanía, esforzándose por facilitar el acceso a la cultura a cientos de vecinos y nunca llegan quejas por mal funcionamiento, sino todo lo contrario, es uno de los servicios municipales más demandados, pero el personal no puede más”.

La Central Sindical, sindicato mayoritario en la Función Pública andaluza, denuncia que la historia se repite desde hace años: se abre una biblioteca nueva pero no se crean plazas, sino que se redistribuye el personal existente para atender el nuevo centro. Así ocurrió hace años con la Biblioteca San Francisco Javier (Beiro), el año pasado con la de Las Palomas (Zaidín) y, recientemente, con la biblioteca Francisco Ayala, en donde se ha ampliado la apertura durante las mañanas con la correspondiente redistribución del personal.

Esta situación lleva a que parte del personal “no pueda disfrutar de sus días de vacaciones o asuntos propios tal y como establece la ley y, ni siquiera, pueda asistir a cursos de formación o ir al médico porque el servicio se queda sin cubrir. Si hay alguna baja por enfermedad, la solución pasa por duplicar cargas de trabajo, cambios de turnos y de centro del personal, o, en el mejor de los casos, se recurre a personal subalterno. En estas condiciones, el personal de las bibliotecas se siente infravalorado y como un personal de segunda para un servicio de primera”, apostilla Martín.

CSIF Granada muestra su preocupación ya que, si bien esta última biblioteca no se ha abierto aún al completo al público (solamente están disponibles la sala de lectura y de prensa), para la apertura total en horario de mañana, será necesario contratar, al menos, a un subalterno, dos auxiliares de bibliotecas y dos bibliotecarios. De momento, confirma Martín “el Ayuntamiento solo ha manifestado la contratación de un bibliotecario para cubrir una vacante por jubilación. Por lo tanto, apoyamos el fomento de la cultura, pero exigimos a la administración que cese en su dejadez con este servicio público y acabe definitivamente con el déficit de plantilla”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *