Lunes, 29 Mayo, 2017

Crónica musical: Vega, una heroína antagónica

La Cordobesa ya avisaba “Wolverines no es ni mainstream ni indie” y así es. Editado por su propio sello discográfico, La Madriguera Records, Vega presentó este viernes en Granada su quinto álbum con la firme intención de marcar las distancias con lo que nos tenía acostumbrados hasta ahora.

Alma Espinosa Castejón


image_print

Ante el público expectante de la sala Planta Baja, la cantante saltó al escenario guitarra en mano dispuesta a convencer con su nueva propuesta. Durante las casi dos horas que duró su actuación, los temas que componen Wolverines brillaron por encima de todo el repertorio sin esfuerzo. Vega, muy bien acompañada por Kike Fuentes (guitarra), Arturo Ruiz (bajo) y César Uña (batería), interpretó los temas de este trabajo alternados con sus canciones más conocidas, como Cuánta Decepción o Grita, que desataron los aplausos y coros de sus fieles seguidores allí presentes.

EMPEZÓ EN FEBRERO

Su setlist comenzó con Febrero, una de las mejores composiciones de Wolverine seguida de 1906 estrellas nuevas. Durante todo el concierto la cordobesa, alternó su eterna guitarra acústica, con la eléctrica y el ukelele demostrando así su amor por este curioso instrumento. También cabe destacar su puesta al piano interpretando Héroes Antagónicos; tema que junto con La Conjura de los Necios y el mismo Wolverines fueron de lo mejor de la noche.

La energía y la voz de Vega rompió esa barrera invisible que separa al respetable y el músico en los conciertos. Maestra de ceremonias convirtió la sala en su casa. Unas veces contando historias de amor, otras haciendo partícipe al público de un desengaño, pero hablara de lo que hablara, siempre ofreciendo un remedio: su propia música. Entre canción y canción la cantante no dudo en bromear con la gente a la que no tardo en meterse en el bolsillo con su sentido del humor.

A TIENTAS CERRÓ LA NOCHE

El concierto iba llegando a su fin temas como El Alud o Funeral se iban sucediendo en la sala alternados con alguna que otra cerveza. La cantante estaba a gusto en el escenario y lo refleja en su manera de cantar. Uno de los momentos clave de la noche fue en el momento de cantar Treinta y tantos. La sala abarrotada en mayoría por gente de esa quinta corearon el tema sin cesar acompañando a la cordobesa.

Para despedir la noche Vega, incitada por un público negado a que abandonara el escenario, deleito a todos con un tema en riguroso acústico. A tientas, una canción que no estaba en los planes de la cantante pero que como dice la propia letra, los fans granadinos “volvieron’ a ser feliz”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *