Sábado, 25 Noviembre, 2017

            

Críticas al Biodomo del Parque de las Ciencias, que hoy abre sus puertas al público

Un colectivo en Granada, EQUO y 'Vamos,Granada' se oponen a este proyecto, que reunirá a cerca de 250 especies en los 630 metros de longitud que abarca esta nueva parte del museo

El Biodomo del Parque de las Ciencias en proceso de construcción | Autor: Archivo GD
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

Granada cuenta desde hoy con el primer biodomo de España. El Parque de las Ciencias, que desde 2010 lleva trabajando en estas instalaciones, hoy cortará la cinta inaugural para que granadinos y visitantes puedan contemplar las más de 200 especies que acogerá esta ventana a la bioversidad.

Este nuevo espacio estará ambientado en las selvas húmedas tropicales y en los arrecifes coralinos, puntos calientes de la evolución de la Tierra donde la diversidad biológica alcanza sus máximos exponentes y permite entender la estrategia evolutiva. Las instalaciones, que suponen la quinta fase de ampliación del museo, ha contado con una inversión de doce millones de euros financiados al 80% por la Unión Europea.

“EL BIODOMO ES UNA FARSA”

Sin embargo, este proyecto no satisface a todo el mundo. Hay quiénes piensan que este nuevo espacio vulnera los derechos de estos animales y los explota, al ser utilizados como elementos que mostrar a un público.

Así lo piensa un colectivo de personas defensoras de los derechos de los animales que estarán manifestándose en la puerta de acceso al Parque de las Ciencias durante la mañana para mostrar su rechazo a la apertura del Biodomo porque consideran que “cientos de animales vivirán privados de libertad y expuestos a las miradas de los visitantes, con el consecuente sufrimiento físico y psicológico que eso conlleva”, aseguran desde esta plataforma que intenta convencer a la sociedad de que esta instalación no es una buena idea.

Su portavoz, Adrián, atiende a Granada Digital para concretar los motivos por los que se oponen. “Estamos en contra porque ahora que vivimos un momento en el que la sociedad ha tomado consciencia y demuestra con mayor contundencia su rechazo a la explotación animal, en Granada se han invertido 12 millones de euros, procedentes de fondos europeos, para explotar a los animales”, considera Adrian, quien considera que la finalidad educativa y de conservación que defiende la dirección del Parque de las Ciencias, “es una farsa”.

stop-biodomo

Cartel difundido por las redes | Autor: @stopbiodomogranada

Este colectivo considera que ese dinero se podría haber invertido en la regeneración de hábitats. “Si realmente la entidad está preocupada por la conservación de las especies y por la biodiversidad, lo lógico es que hubiesen destinado esos fondos en la regeneración de los espacios que están desaparenciendo o que ya han desaparecido”, explica el portavoz.

Consideran que estas especies no van a llevar la vida que deben llevar, el libertad, y con las necesidades que éstas demandan por sus propios instintos. “Hay animales que recorren a diario kilómetros y kilómetros, y ahora van a estar metidos en una parcela”, argumenta este defensor de los derechos de los animales.

La apertura de la instalación ya es algo inevitable pero desde esta plataforma nos aseguran que seguirán llevando a cabo actuaciones que reflejen su oposición a este proyecto. “Vamos a presentar una iniciativa en el portal de firmas change.org para explicar a toda la sociedad qué están haciendo aquí”, explica Adrián. Además tienen pensado concentrarse periódicamente en la puerta del Parque así como dar charlas en asociaciones de padres, madres y alumnos. “Además, vamos a crear una página web en la que explicaremos las necesidades particulares de cada especie”, explica Adrián.

VAMOS, GRANADA Y EQUO

El grupo municipal ‘Vamos, Granada’ junto con Equo rechazan este proyecto. Ambos abogan porque el biodomo sea un espacio dedicado a la biodiversidad andaluza con un fortalecimiento de la Red Andaluza de CREAS- Centro de Recuperación de Especies. Amenazadas- “con objetivos auténticamente conservacionistas como el dar a conocer al público en general los efectos negativos de la interferencia humana en la fauna e identificar acciones positivas para minimizar e invertir, cuando sea posible, tales efectos, recopilación de los datos a fin de facilitar su estudio por los técnicos e investigadores y  servir de apoyo a otros programas de conservación de fauna de la Consejería en los que se actúa con el animal incapacitado desde su recogida hasta su eventual liberación en el campo, ya totalmente recuperado”, versa en un comunicado de ‘Vamos, Granada’.

La formación entiende “que se evidencia que el proyecto de investigación hace aguas cuando los animales que se van a exponer son animales típicos de zoológicos, es decir, animales de los que ya se conoce prácticamente todo al haber sido ya ampliamente investigados. Animales que simplemente son traídos aquí por su carácter exótico y no por su interés científico”.

Hace unos meses, ‘Vamos Granada’ preguntó al director del Parque de las ciencias, Ernesto Páramo, cobre cuáles iban a ser las normas de acceso, el aforo y horarios de visita; las condiciones de licitación del contrato y las condiciones laborales de los cuidadores y requisitos de cualificación así como las pruebas determinadas para evaluar el nivel de estrés de los animales en cautividad. Preguntas, que según apunta la formación, “no han sido contestadas” .

¿CÓMO SON LAS INSTALACIONES?

Pese a estos ‘detractores’ del Biodomo, el Parque de las Ciencias inicia una nueva etapa con esta instalación que presenta tres niveles de recorrido: subacuático, terrestre y aéreo

El primero de ellos, el subacuático, cuenta con unos 185 metros de longitud y con acceso o una cascada y una rocalla húmeda de un gran río tropical. En este nivel se encuentran cocodrilos, peces rayas, corales, tiburones, pez guitarra o medusas y cuenta con bioterios fluvial y marino, los laboratorios y la Sala Biodomo, un espacio polivalente con visión simultánea de los ambientes acuáticos.

El terrestre, con unos 190 metros de longitud, recrea manglares de fauna y flora de ambiente mareal, mediante un bosque tropical con cérvidos, nutrias, reptiles, aves, tortugas, lemures y una colección botánica tropical.

Finalmente el recorrido aéreo, con 255 metros de longitud, asciende hasta el mirador y la zona de talleres en la parte superior y permite ver pequeños mamíferos, ranas, aves y numerosos insectos.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *