Jueves, 19 enero, 2017

Crítica: ‘El nuevo exótico Hotel Merigold’

Segunda parte de la comedia aparecida en 2011



image_print

Resultaría extremadamente sencillo escribir tópicos sobre un filme anclado en tópicos.

Ensayemos: «si en la primera película de esta franquicia el tema central era la asimilación de la vejez por un grupo de jubilados británicos, la secuela se sustenta sobre el concepto: la vida continúa».

Tras el éxito de Hotel Marigold (2011), con un final abierto que ofrecía posibilidades, tal vez una serie amable, de la factura Las Chicas de Oro, llena de humor con acidulantes y sin espesantes, muy a lo británico, que tanto gusta entre nosotros, los spaniards, incapaces de salir de la manufactura chusca, de la sal gruesa o que nos matamos a espasmos cada vez que la viejecita se marca una chilena por culpa de la cáscara de plátano desaprensiva.

De vuelta al Nuevo Hotel Marigold, John Madden, como el niño al que le faltan manos para llegar a todo, se ve superado por la cantidad de historias que se entremezclan, cruzan, reaparecen, asoman las orejas o buscan una solución rápida porque, sencillamente, el metraje no da de sí para todo lo que se echó en la coctelera de la cinta.

A mis alumnos les decía «en una narración, las incoherencias se pagan porque huelen a improvisación y esto no lo perdonan los lectores o los espectadores.»

Es una lástima ver a un reparto lleno de figuras a las que no se les saca partido. Por el contrario, director y guionista se vuelcan en la cargante verborrea de Sonny/Dev Patel, merecedora de un potente enjuague bucal extrafuerte y extraseco, de los que duran y duran, de modo que dé tregua y ofrezca espacio suficiente para el desarrollo del dúo Dench-Nighy, tan sugerente como apenas esbozado, Dench-Smith en su tira y afloja sarcástico y clásico entre la comedia británica, Imrie en su dilema personal identitario-fogoso-amoroso y, por favor, Gere que, aunque se le pueda catalogar de máquina de enamorar, no puede ser tan efectivo y rápido, no es creíble.

La conclusión: le faltan minutos o le sobra el triángulo celoso Sonny-Sunaina-Kushal, que roba minutos preciosos y del que no se sabe si es por la chica, por las ideas empresariales, o bien por el éxito de uno y la realidad mononeuronal del otro.

La historia se construye sobre dos tipos de pilares, puntos vértice que elevan el gráfico desde las simas de las citadas improvisaciones; por un lado las frases claves del guión, repartidas convenientemente entre los distintos personajes; por otro, sobre los movimientos de cámara que cubren planos del paisaje indio, del que no es complicado sacar rédito.

La música acompaña, enlaza, en ocasiones repite, de la primera entrega, acordes que hilvanan continuidad. Al final desemboca en el puro espectáculo de traca final bollywoodiense, que nos recuerda La Boda del Monzón.

Lo mejor, sin duda Maggie Smith.

Lo peor, la falta de profundización y no haber tirado a la papelera alguna de páginas que roban cámara.

 

FICHA TÉCNICA

Título original: The Second Best Exotic Marigold Hotel

País: UK, USA

Director: John Madden

Guión: Ol Parker

Reparto: Maggie Smith, Judi Dench, Bill Nighy, Dev Patel, Celia Imrie, Ronald Pickup, Penelope Wilton, Diana Hardcastle, Tena Desae, Lillete Dubey, Richard Gere, David Strathaim, Tamsin Greig.

Música: Thomas Newman.

Fotografía: Ben Smithard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *