Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Cremas para el culito del bebé

Con muchísimas opciones donde elegir, el cuidado de las zonas más sensibles de nuestro bebé depende de factores que conviene conocer



image_print

Este ha sido un tema que me ha traído por el camino de la amargura durante dos años. ¿Qué crema es la adecuada para mi bebe? En principio, depende del tipo de piel, de la gravedad de la irritación y también de la economía. Con la eliminación del pañal, sobre los dos años de edad, el problema desaparece en gran parte, pero para las que como yo, buscan una solución a las temibles irritaciones del culito de su bebe, os dejo esta información basada  tanto en mi experiencia y hallazgos como en datos farmacéuticos.

Como ya sabéis, la orina, la humedad y la fricción con los pañales suelen causar irritaciones más o menos graves ya que algunas pueden derivar en infecciones en zonas tan delicadas como las nalgas y los genitales. En muchos casos, la irritación se convierte en dermatitis del pañal, especialmente cuando los bebés sufren diarreas. Por tanto, se hace necesaria algún tipo de protección. Las cremas o pomadas no dejan de ser una película protectora ante esas humedades y roces. Podemos distinguir dos tipos a grandes rasgos: pomadas de base oleosa o pastas al agua.

¿PASTA DE AGUA O POMADA? 

Podemos definir las pastas como preparaciones semisólidas similares a las pomadas o ungüentos, de consistencia blanda y compuesta por un elevado porcentaje (40-50%) de polvos absorbentes, los cuales son dispersados en uno o varios componentes de naturaleza líquida o semisólida Según las características químicas de la fase dispersante, las pastas pueden clasificarse en pastas grasas o pastas al agua.

  • Pastas grasas: Están formadas por una fase grasa compuesta generalmente por excipientes tipo vaselinas, aceites (minerales, vegetales o animales), lanolina, etc., sobre la cual se dispersa la mezcla de polvos que forman parte de la formulación.
  • Pastas acuosas o al agua: se trata de lociones acuosas que incorporan como excipientes habituales glicerina, sorbitol y otras sustancias líquidas hidromiscibles a las cuales se les incorpora en suspensión, al igual que en las pastas grasas, un alto porcentaje de polvos inertes. Este tipo de formulaciones se caracterizan por ser muy poco oclusivas, secarse rápidamente, no engrasar la piel ni la ropa que pueda estar en contacto con la zona afectada, presentar una buena y fácil adherencia a la piel, poderse utilizar sobre amplias superficies afectadas y poseer una fácil eliminación mediante un simple lavado con agua.

Yo comencé usando la más popular, la crema al agua de Deliplús. No fue mal, pero en mi caso resultó insuficiente. Empeñada en que las cremas al agua eran menos agresivas , más económicas y de mejor y más fácil uso, me mantuve con ellas, probando distintas marcas, como las de Jonhson, Lutsine o letiAT4, hasta que me pasé a las cremas más oleosas, dados los problemas de piel atópica y las fuertes irritaciones que sufría mi bebé. Usé las archiconocidas de Mustela, Natusan, Isdin, Nutracel, etc… No puedo decir que fueran mal, pero pero seguían siendo insuficientes.

Y, entonces, apareció el milagro. Una crema muy famosa de la que yo no tenía constancia y que resultó casi mágica. Se trataba de la famosa Pomada A+D DEF que me regalaron y que se compraba en la Farmacia Militar, ya que desgraciadamente, está retirada.

La pomada A+D, originalmente formulada para la irritación con el pañal, no es sólo para bebés. Sin embargo, al desaparecer y dada la gran eficacia que tenía regenerando la piel de mi niña removí, como loca, cielo y tierra buscando algo similar.

Así, una amiga farmacéutica me ayudó a localizar una que tuviese componentes similares. Se trataba de Halibut. Muy antigua y conocida también y que yo tampoco conocía. Esta pomada, estupenda, se ha convertido en mi crema indispensable.

Pero no podemos olvidar que lo que a mí me funciona a otros puede que no. Como dije al principio, son muchos los factores a tener en cuenta a la hora de escoger pomada.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. No tengo hijos pero me ha resultado muy interesante! Siendo tan chiquitines y con esas pupas que se ven a veces…es un tema importante que no debemos olvidar! Tendré en cuenta tus indicaciones para aconsejarlas.