Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Corto milenio: OVNI

¿Aun creyendo en cosas extrañas?



image_print

Estimados lectores/as de Fresas en Bagdad que nos siguen en México, Italia, Reino Unido y otros países como nos muestra semanalmente los índices de las publicaciones; publicaciones  en las que siempre  procuramos que el contenido  tenga un carácter universal y riguroso.

Hoy os vamos a hablar de un programa que se emite en un canal privado de la televisión en España que se llama Cuarto Milenio y que lleva en antena más de una década con un espectador fiel que consigue que el formato lleve más de una década con un éxito incontestable.

El programa en cuestión  basa su contenido en hablar de fantasmas, ovnis,  poltergeist, conspiranoia, parapsicología, nuevo orden mundial y toda la parafernalia que engloba este campo pseudocientifico más propio de la edad media alimentando a iletrados y fomentando y esto lo digo sin sorna los ingresos en centros psiquiátricos a personas con trastornos que agraven si caben aún más la enfermedad del sujeto.

¿Aun creyendo en cosas extrañas?

Más de 6000.000 espectadores avalan que el conductor del programa Iker Jiménez siga contando falacias y estupideces por relatar ficción y fantasía  tratándolo como si de algo real se tratase.

En uno de sus programas el presentador Iker Jiménez y uno de sus colaboradores Gerardo Peláez hablaron desde el “rigor científico” que les caracteriza del cosmonauta Ivan Istochnikov personaje ficticio creado por el fotógrafo Joan Fontcuberta.

Lo presentaron cito literalmente con las siguientes palabras.

Hoy en Cuarto milenio el caso de “un hombre que la Unión Soviética quiso apartar de la Historia de un plumazo”. “Vamos a hacerle un homenaje merecido”, anunció. Iker Jiménez.

Pero no era suficiente para el presentador y siguió hablando de la investigación que realizó su equipo.

“La pregunta es ¿por qué (se le borró)?, ¿qué había hecho ese hombre?, ¿por qué molestaba?”, dijo Jiménez. “Estuvo embarcado en una misión que fue un fracaso estrepitoso para la URSS y, lógicamente, eso no se podía dar a conocer”, respondió su colaborador. Istochnikov era “muy conocido” en la URSS, según los dos periodistas, y desapareció en 1968 a bordo de la Soyuz 2. Para ocultar el fracaso, fue borrado de la Historia: se le eliminó de las fotos, su familia fue deportada a Siberia, y sus amigos y colegas, defenestrados.

Y nosotros nos preguntamos, ¿qué clase de rigor periodístico y científico puede tener dicho programa, sino fueron capaces de reconocer al propio Fontcuberta (en este caso el cosmonauta Ivan Istochnikov) en la imagen? Hubiera sido tan sencillo como poner el rostro en el buscador de imágenes de google, pero ni siquiera se molestaron en ese mero e insignificante trámite, pero si relataron con  todo lujo de detalles dicha historia, todo ello desde “su rigor” y “seriedad”.

Pero la historia no termina ahí ,no sólo es que el Cosmonauta no existiera, sino que en verdad toda esta historia formó parte de una exposición en la Fundación Telefónica en el año 1997,  el fotógrafo que juega desde hace años  “al equívoco y la ambigüedad”, creo así a Ivan Istochnikov(traducción de su propio nombre al ruso)  y su instalación –Sputnik–  con recortes de prensa, fotografías, parafernalia espacial, vídeos y la historia contada en Cuarto milenio.

Omar Jerez y Julia Martínez dirigidos desde el rigor “cuarto milenista” ofrecen imágenes en primicia de un O.V.N.I

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *