Viernes, 28 Julio, 2017

            

Cortes de digestión en verano, ¿cómo evitarlos?

Aunque puede producirse de forma accidental, hay una serie de factores de riesgo que contribuyen a un incremento de posibilidades



image_print

El corte de digestión recibe también los nombres de síndrome de Hidrocución, síncope o hidrocución. Se caracteriza por ser una pérdida de conocimiento, o incluso la muerte, de una persona por sumergirse en el agua, sin que sea necesario que el líquido haya entrado en los pulmones, como ocurriría en el caso de ahogamientos.

Es algo que ocurre de forma accidental, aunque existen una serie de factores de riesgo que lo pueden potenciar:

Los baños de sol prolongados, una insolación previa al baño, el ejercicio intenso anterior al baño, digestiones lentas por alimentación copiosa o la falta de acostumbramiento al agua fría.

A pesar de las creencias populares la digestión no está directamente involucrada en este síndrome, aunque hay ocasiones en las que puede favorecerlo.

Así, existen tres teorías que hablan de este proceso.

1. Contacto brusco con el agua. Provocaría una vasoconstricción severa, que tendría como resultado un reflejo inhibidor de la respiración y la circulación.

2. Síndrome de hidrocución, podría deberse a un espasmo laríngeo, después del contacto con el agua fría las mucosas nasofaríngeas.

3. La posibilidad de que este síndrome aparezca tras una descarga brusca de histaminas y sustancias afines.

Para evitar el corte de digestión conviene:

• Minimizar los contrastes de temperatura entre el agua y nuestro cuerpo. Para ello ser recomienda mojarse lentamente distintas zonas antes de entrar poco a poco en el agua.

• Evitar realizar actividad física intensa antes de bañarse en agua muy fría, ya que el deporte aumenta la temperatura corporal y la diferencia podría ser aún mayor. Tampoco es adecuado beber líquidos muy fríos ni helado ni granizados tras haber practicado una actividad física extenuante.

• Esperar unas dos horas y media o tres para meterse en el agua tras comer, especialmente si el menú ha sido copioso o pesado. Cuanto más abundante haya sido la ingesta, más habrá que aguardar.

Los síntomas de un corte de digestión son los siguientes:

• Náuseas
• Vómitos
• Palidez
• Temblor
• Escalofríos
• Zumbido de oídos
• Dificultad en la visión
• Pérdida de consciencia

Ante un suceso así se debe avisar de inmediato a los Servicio de Urgencias Sanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *