Sábado, 21 enero, 2017

Correr hacia atrás o ‘retro-running’, una novedosa modalidad que mejora el equilibrio y la coordinación

"El hecho de ponerte a correr hacia atrás cambia tu patrón de movimiento y mejora la coordinación y el equilibrio", ha explicado el 'coach' y 'manager' de Personal Running, José Pablo Rodríguez,

Una modalidad deportiva bastante pecualiar


image_print

El ‘retro-running’ es una nueva modalidad de carrera que ha empezado a darse a conocer en España y que consiste en correr hacia atrás, una práctica que refuerza de forma diferente los músculos que ya se ejercitan al correr hacia delante, pero que también puede resultar peligrosa dadas sus características.

La cuatro veces campeona del mundo de ‘retro-running’, Sandra Corcuera, ha explicado a Europa Press que correr hacia atrás “mejora el equilibrio y previene lesiones, ya que se trabajan los músculos antagonistas que se utilizan en la carrera hacia delante, sin dejar de usar la otra musculatura”.

Este novedoso deporte permite ejercitar sobre todo la parte de atrás de la pierna, incluyendo los gemelos, los cuádriceps, la zona de isquiotibiales y los glúteos, unas zonas que “ya se trabajan en la carrera normal, pero que al correr hacia atrás se trabajan en una proporción diferente”, ha señalado Rodríguez.

Cuando se practica ‘retro-running’ el cuerpo debe ir algo inclinado hacia atrás, lo que también ayuda a fortalecer la zona lumbar y los abdominales. Otro de los beneficios de este deporte es que las rodillas sufren un menor impacto en carrera, ya que, según Corcuera, “las rodillas son las que más se lesionan al correr hacia delante porque llevan todo el peso, pero como la pisada es distinta, la presión se reparte más por todo el cuerpo”.

POSIBILIDAD DE CAÍDAS

Esta práctica también conlleva algunos problemas, como las posibles caídas al no poder ver los obstáculos que hay detrás o al perder el equilibrio. Además, los principiantes tienden a mirar constantemente hacia atrás y hacia los lados, “por lo que a nivel cervical se pueden producir problemas como contracturas y varias molestias en el cuello”, advierte Rodríguez.

Otro de los peligros de correr hacia atrás es intentar practicarlo en una cinta de correr, en la que es más probable sufrir una caída que “puede conllevar un traumatismo importante”.

En opinión de Rodríguez, este deporte puede ser sustituido por ejercicios diferentes que no suponen ningún riesgo y “que van a tonificar mucho antes ciertas zonas, trabajando la misma musculatura en una proporción un poco distinta”. Por ejemplo, para mejorar el equilibrio propone “pisar con una pierna una pelota de tenis a la vez que se hacen levantamientos de la otra pierna para desestabilizarse y tener que centrar más el centro de gravedad”.

LO MÁS RECOMENDABLE ES CORRER EN PISTAS CERRADAS

Por su parte, Sandra Corcuera recomienda que el ‘retro-running’ se practique “en pista de atletismo o en una zona plana que no sea irregular y no tenga ningún obstáculo para evitar el peligro de caerse”. En el caso de los principiantes, también es fundamental tener una buena musculatura que evite las cargas y contracturas en la zona cervical y lumbar, por lo que Corcuera aconseja “hacer sesiones en el gimnasio, y muscular el tronco superior y el tren inferior”.

Además, como el cuerpo no está acostumbrado a correr hacia atrás, si se quiere comenzar en el ‘retro-running’ lo mejor es perfeccionar la técnica, ya que es “lo más importante, y se trabaja primero andando hacia atrás, y luego alternando cinco minutos andando y cinco minutos corriendo, y poco a poco ir aumentando ese tiempo”, ha señalado Corcuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *