Miércoles, 29 Marzo, 2017

Contra las cuerdas

Un Granada CF competitivo, valiente y peleón sólo fue superado por un futbolista excelso llamado Luka Modric

Success Isaac y Luka Modric | Foto: Alex Cobreti
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Granada CF pegó un subidón anímico anoche. Lejos del resultado, de la situación en la tabla clasificatoria, de los fallos en defensa que no terminan de desaparecer, los rojiblancos firmaron un partido de muchísimo nivel que provocó la peor actuación del Real Madrid de Zidane hasta la fecha. Su anterior salida fuera del Bernabéu se saldó con un empate ante el Real Betis, sin embargo, los merengues jugaron mejor en tierras sevillanas que en granadinas.

Sandoval planteó un equipo sólido, valiente y asfixiante en campo contrario. Tanto Sergio Ramos como Varane vivieron un partido estresante y agónico por las continuas pérdidas que tenían cuando intentaban salir con el balón jugado. Siempre había un rojiblanco que recogía la bola en tres cuartos de campo y creaba el peligro ante la meta de Keylor Navas. El de Humanes siguió confiando en Fran Rico junto a Rubén Pérez en mediocampo. Dux esperaría desde el banquillo. El gallego siguió en el buen nivel que ha mostrado las últimas jornadas, llegando hasta arriba y participando con asiduidad en el juego nazarí.

Rochina, Peñaranda y Success siguen asumiendo galones en este equipo. Si todo el peligro que crean y la facilidad para llegar al área que tienen se tradujera en goles, el Granada estaría en puestos europeos con facilidad. El nigeriano es, con diferencia, quien más lleva este hecho al extremo. Isaac se marcha de sus marcadores, gana las disputas de cuerpo a cuerpo, de velocidad y por el aire, sin embargo, un ente extraño provoca que su remate o toma de decisiones al llegar a la meta rival sea siempre fallida. Provoca desesperación, y necesita relajación. De hecho, se la pedían sus compañeros. Tuvo ocasiones de todos los colores, también creadas por la superioridad física que tiene sobre los demás. También pecó de egoísta en una jugada en la segunda mitad, se adentró en el área e intentó el disparo cuando llegaban de cara en la frontal del área Fran Rico y Rochina.

El propio Rochina está alcanzando una dimensión díficil de mantener en el equipo la próxima temporada. Cada primer control que realiza es una delicia para el espectador y el equipo, provoca la ocasión desde que baja la bola al césped y la hace rodar. El valenciano borda todo lo que hace, parece imposible que pierda el balón, y la seguridad y confianza en sí mismo está más arriba que nunca. Peñaranda, el otro ‘mosquetero’, pasó con nivel el examen ante el mundo del fútbol, dejando detalles de futbolista excelso. Toda la precipitación que Success acumula, la tiene de relajado el joven venezolano. Su seguridad y tranquilidad con el balón en los pies es pasmosa.

El Granada logró mantener al Real Madrid contra las cuerdas. Los blancos terminaban perdiendo tiempo el último minuto en un córner a favor, con Kroos acorralado por Miguel Lopes, impotente, con la sensación de que la opción de puntuar ante uno de los grandes se marchaba. Y se marchaba por lo de siempre. El Granada se encuentra penúltimo en la clasificación con partidos de gran nivel futbolístico pero de pésimo nivel defensivo.

Ayer pareció mejorar esta faceta con un Ricardo Costa mandando desde el comienzo, pero el agujero de la izquierda se mantuvo a pesar de que Biraghi perdiera la titularidad. Por allí llegó el tanto de Benzema. El anoche carrilero zurdo Foulquier se atolondró con la gente que entraba por su banda. Estaba tan pendiente de que James Rodríguez no hiciera de las suyas, que Modric, Carvajal o Isco pasaban por allí como si fuera su casa.

La defensa también tiene su cumpla en el gol de la victoria del Real Madrid. Un jugador del nivel de Modric tuvo el tiempo de pensar, mirar a la portería y reventarla en la escuadra para desesperación de Andrés, Los Cármenes y regocijo del fútbol. Fue una genialidad del jugador del Real Madrid, pero el espacio que los defensores rojiblancos dejaron en la frontal fue una invitación al disparo de futbolista estratosférico.

Mención especial merece Andrés Fernández. El gran partido del Granada, en general, se vio refrendado en el guardameta murciano. Si lo bordó ante el Villarreal, no fue menos ante el Real Madrid. Para muestra, un botón.

El Granada logró salir vivo de la visita del Real Madrid a Los Cármenes. El título de ‘partidazo’ determinado por las televisiones de pago fue cumplido a la perfección por los de Sandoval y un croata con melena rubia que es una bendición para Zidane y su equipo. Luka Modric marca los tempos de un partido a su antojo y ayer lo demostró ante un Granada competitivo, peleón y valiente, que provocó que Lukita sacara el comandante que lleva dentro y tuviera que arreglar el ‘desaguisado’ por su propia cuenta. No suele disparar, pero cuando lo hace…

El tiempo corre en contra de los nazaríes, las jornadas se acaban y los 20 puntos del casillero le hunden en los puestos de descenso. Los 23 de Rayo Vallecano son el objetivo, yéndose equipos metidos en la lucha como Betis o Valencia a los 25 puntos y obligando la agonía, como mínimo, a dos jornadas más. Las próximas jornadas prevalecerá aquello de puntuar antes que jugar. El Granada ha demostrado que sabe hacerlo y tiene que plasmarlo en la tabla, que al final es la que manda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *