Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

Continúa la investigación por la menor apuñalada en el Cerrillo de Maracena con la declaración de la madre

La joven deberá aclarar también, cuando su estado de salud lo permita, si le unía una relación sentimental con el presunto agresor

Sede del Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de Granada | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de Granada ha tomado declaración este miércoles a la madre de la menor de 14 años apuñalada y agredida sexualmente en el Cerrillo de Maracena presuntamente a manos de un hombre de 27, ya en prisión, con el que había mantenido una relación sentimental.

La madre de la víctima, que se oponía a este noviazgo y había denunciado los hechos, estaba citada a las 11,00 horas en el marco de las actuaciones emprendidas por el Juzgado para investigar lo ocurrido, a la espera de que también declare la menor cuando su estado de salud lo permita.

Entre otros extremos, la joven deberá aclarar si le unía una relación sentimental con el presunto agresor, a fin de confirmar que el juzgado de Violencia sobre la Mujer es el competente para seguir con la causa.

La investigación está también pendiente de una serie de informes de la Policía Nacional y del Hospital Materno Infantil donde está siendo atendida la adolescente, según han detallado a Europa Press fuentes judiciales.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Granada, en funciones de guardia en aquel momento, decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto agresor, de iniciales C.C.A., por posibles delitos de homicidio en grado de tentativa, agresión sexual y quebrantamiento de medida cautelar de alejamiento.

Por su parte, la menor fue ingresada en estado grave en la UCI del Hospital Materno-Infantil tras ser intervenida quirúrgicamente de las “múltiples” heridas incisas producidas con un arma cortante.

Según indicaron fuentes cercanas a la investigación, la chica apareció en un chalet en construcción en el barrio del Cerrillo de Maracena de Granada capital con cortes en el cuerpo, y una herida más profunda, después de que los vecinos escucharan sus lamentos de madrugada.

La menor había estado en paradero desconocido al menos un día antes y el supuesto agresor tenía una orden de alejamiento que le fue interpuesta tras una denuncia de la madre de ella, que también está registrada como usuaria del Instituto Andaluz de la Mujer, donde acudió a recibir información especializada y solicitar ayuda ante la preocupación que le suscitaba la diferencia de edad entre su hija y el joven.

Así, el presunto agresor ya tenía abierta otra causa judicial a raíz de la denuncia de la madre de la niña, por haber quebrantado la orden de alejamiento que el juez había establecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *