Viernes, 31 Marzo, 2017

Consejos para una larga vida de nuestro aparato de aire acondicionado

Imprescindible en determinados días y a ciertas horas, requiere cuidados y mantenimiento preventivos



image_print

El aire acondicionado ha pasado de ser un extra en la vivienda, a casi la única forma de hacer frente a las extremas temperaturas del verano, como las experimentadas en pasadas semanas. Conviene por ello recordar algunas nociones útiles para sacarle el máximo provecho.

En primer lugar hay que hacer una elección adecuada del aparato, atendiendo a las dimensiones de la vivienda, las ventanas (tipo y orientación de las mismas) o aislamientos existentes, entre otros factores. Un aparato que, por defecto o por exceso, no se ajuste a nuestras necesidades reales, acarreará un sobrecoste por la compra de otro aparato de mayor potencia o por una factura excesiva. Imgas, empresa colaboradora de Gas Natural y especializada en instalación y mantenimiento de aire acondicionado, nos da éste y otros consejos.

El lugar de instalación del mismo no es tema baladí. Hay que procurar que los elementos instalados en el exterior estén protegidos frente al sol, usando por ejemplo un toldo para ello, reduciendo así el efecto calorífico del sol. En verano es necesario orear la casa a primera hora de la mañana, cuando el aire de la calle aún es fresco. Después, cerrar puertas y persianas para bajar la insolación interior, ayudará a que la temperatura de partida cuando lo encendamos sea menor. La temperatura recomendada a la que fijar el termostato es de 24ºC, aunque algunas fuentes como el IDAE apuntan a 26ºC. En cualquier caso, es importante no fijar una temperatura inferior a la necesaria, puesto que por cada grado que bajemos, aumentará el consumo un 8%.

Y por supuesto, mención aparte merece un buen mantenimiento. Como toda máquina, su rendimiento y por tanto el consumo eléctrico, se ve afectado si no trabaja en óptimas condiciones. Entre otros aspectos, hay que vigilar la acumulación de polvo interior y exterior, realizar una limpieza periódica de los filtros, lubricación de elementos móviles y comprobar magnitudes como temperatura o amperaje del interior del aparato que evidencien un buen funcionamiento. Además, es importante controlar los ventiladores, extractores y tuberías de cobre por donde discurre el refrigerante.

Como quiera que todas estas tareas no son factibles para el ciudadano medio, empresas como Imgas, ofrecen servicios de mantenimiento preventivo y reparación para los fabricantes más importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *