Viernes, 28 Julio, 2017

            

Consejos para practicar deporte en verano

Las altas temperaturas de este periodo no tienen porqué evitar la práctica de deporte, siempre que se haga siguiendo unos sencillos consejos

Escoger bien la hora del día es fundamental | Foto: Archivo


image_print

En mitad de esta intensa ola de calor que vive Granada, suena casi a locura realizar cualquier actividad que no sea cubierta y, a poder ser, con un potente sistema de aire acondicionado funcionando. Sin embargo, los amantes del deporte no tienen que renunciar a sus entrenamientos cotidianos, más bien deben adaptar sus rutinas a unos sencillos consejos que evitarán más de un disgusto.

SENTIDO COMÚN Y PRECAUCIÓN

  1. La hora del día, fundamental: si los dermatólgos recomiendan evitar tomar el sol durante las horas de mayor irradiación solar, que suelen ser entre las 12:00h y las 17:00h, con mayor razón se debe tener especial cuidado en la planificación de los entrenamientos. Las primeras horas de la mañana o durante el ocaso, suelen ser los mejores momentos para salir a practicar deporte. Lo contrario puede suponer someter al cuerpo a temperaturas que deshidratarán y fatigarán rápidamente al deportista, con posibilidad incluso de sufrir golpes de calor que pueden provocar desmayos.
  2. Hidratarse antes, durante y después: beber dos litros de agua suele ser lo recomendado en estas fechas del año, una cantidad que para los deportistas se puede elevar hasta los tres litros o hasta cubrir las demandas del propio cuerpo. Es importante que el deportista beba agua a lo largo de todo el día y no sólo después de haber realizado un esfuerzo físico.
  3. Consumir alimentos adecuados: las frutas y verduras deben tener un especial protagonismo en las dietas de quienes qieran practicar deporte durante el verano. Su alto contenido en agua ayuda a que el cuerpo se mantenga hidratado y ligero.
  4. La equipación adecuada: ropas transpirables, coloridas para reflejar parte del calor y cómodas, deben ser la norma para estos meses de verano. Además, unas gafas de sol con un adecuado nivel de protección -a partir de tres sería el indicado- y una gorra para evitar insolaciones, no son complementos sino ‘herramientas’ muy útiles para sobrellevar las altas temperaturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *