Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Consejos para mantener una buena higiene bucodental

Se trata de fomentar una serie de cuidados higiénicos que han dejado de ser consideradas como atención médica de segundo nivel para ocupar un lugar de relevancia en el ámbito sanitario



image_print

La salud bucodental se ha convertido en una prioridad para el bienestar físico general. Se trata de fomentar una serie de cuidados higiénicos que han dejado de ser consideradas como atención médica de segundo nivel para ocupar un lugar de relevancia en el ámbito sanitario. Además, de las revisiones periódicas con el odontólogo, que deberían ser anuales siempre y cuando no hubiese patologías importantes, existen una serie de medidas, que cada persona puede llevar a cabo en su hogar, muy sencillas para mantener unos dientes y encías sanas.

1-Cepillar los dientes por sus dos caras. No es el único paso que se debe seguir si que quiere tener una boca sana, pero sí es uno de los más importantes. Y algo fundamental a la hora de llevar a cabo el cepillado es hacerlo por las dos caras, la interior y la exterior.

2-Tres cepillados al día. Es importante que los dientes se cepillen tres veces al día: después de desayunar, comer y cenar. Al finalizar cada comida se potencia la producción de bacterias en nuestra boca, por lo que el cepillado es de vital importancia.

3-Cepillo o chicle. Si no se puede cepillar los dientes después de comer, es necesario procurar comer un chicle, eso sí, siempre sin azúcar. Cuando se masca chicle se produce saliva, lo que contribuye a combatir las bacterias que quedan en la boca después de cada comida.

4-Enjuague bucal. Es muy efectivo y refrescante y llega a aquellos puntos entre dientes inaccesible para el cepillo. Es aconsejable enjuagarse la boca con enjuague después de cada cepillado, aunque también se puede hacer de manera independiente.

5- Hilo dental. Es la mejor forma de eliminar los restos de comida que pueden quedar entre dientes y potenciar la producción de bacterias.

6-La dieta. Una dieta sana y equilibrada, intentando reducir la ingesta de azúcares y aumentar la de frutas. Una dieta sana es sinónimo de una boca sana.

7-Al dentista una vez al año, aunque no se tengan problemas evidentes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *