Jueves, 19 enero, 2017

Consejos de seguridad para montar en moto durante el invierno

“Ride to live, live to ride”, ese es su lema porque nada detiene a los moteros ávidos de sensaciones, llueva, nieve o haga frío, eso sí, con seguridad

El duro invierno no tiene por qué impedir disfrutar de la motocicleta. Foto: twowheelsblog.com


image_print

Montar en moto es para muchos una religión, una forma de vida en la que los días laborables transcurren lentamente aguardando al ansiado sábado en el que echarse a la carretera camino de la Alpujarra o la costa. Sea verano o invierno, la pasión es la misma pero las condiciones de la carretera no. Para seguir montando en moto con seguridad durante estos meses, he aquí unos útiles consejos que nos ofrece Motorshop, concesionario oficial de Yamaha en Granada:

1. Los neumáticos, factor clave
Si hay un factor de seguridad que se resienta en los meses invernales esa es la adherencia. Los neumáticos deportivos no son los más recomendables en invierno ya que necesitan de altas temperaturas para una adherencia adecuada. Mejor usar del tipo touring, de doble o triple compuesto.

2. Electrónica y seguridad pasiva
Las motos más modernas poseen dispositivos electrónicos que velan por nosotros, como el ABS o control de tracción, y que en algunos casos pueden configurarse para optimizar su rendimiento en condiciones de baja adherencia.

3. Observa el asfalto
El color del asfalto revela su estado y nos alerta de zonas de paso peligrosas. Si está gris no hay nada que temer, pero si el color torna a oscuro, hay que tener precaución, ya que suele indicar humedad o hielo, especialmente en zonas de umbría. Un color blanquecino indica la presencia de sal que, por un lado retira agua, pero por otro puede ser resbaladizo.

4. Ojo a las curvas
Especialmente en las curvas ciegas o cambios de rasante, donde en ocasiones no podemos prever el estado del asfalto que nos aguarda unos metros más adelante.

5. Tacto en la conducción
La conducción con mal tiempo ha de ser más suave, no sólo moderando la velocidad sino siendo más sutil en la trazada anticipándose a las posibles reacciones bruscas de nuestra moto.

6. Suspensión
Precisamente porque debemos practicar una conducción más fina, una suspensión algo más blanda nos ayudará a atemperar las reacciones de la moto.

7. Sigue la senda de los coches
La trazada de los coches en la carretera es más o menos constante y pueden “allanarnos” el camino ya que estará más rodado y seguramente más seco.

8. Dale tiempo a tu moto
Al igual que tú, la moto necesita abrigarse. Dale un tiempo de ralentí al motor en la puerta de casa hasta que alcance la temperatura adecuada.

9. Echa mano del freno trasero
El freno delantero es quien frena la moto, de acuerdo, pero un derrape de la rueda delantera te lleva al suelo directamente.

10. Cuidado con el viento
No sólo porque afecta a la conducción, también influye en la sensación térmica. A mayor frío estaremos más incómodos en la moto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *