Lunes, 21 Agosto, 2017

            

Consejería de Cultura y Universidad de Granada reanudan los trabajos de investigación en los yacimientos de Orce

El delegado de Cultura ha visitado Barranco León para conocer ‘in situ’ la investigación llevada a cabo por un equipo multidisciplinar de expertos

Orce | Archivo GD
Gabinete


image_print

La Consejería de Cultura y la Universidad de Granada (UGR) han reanudado los trabajos de investigación en la cuenca de Orce, concretamente el pasado 22 de agosto, tal y como se habían comprometido. La actividad arqueológica está dirigida por el profesor del departamento de Prehistoria y Arqueología de la UGR, Juan Manuel Jiménez Arenas y en ella participa un equipo multidisciplinar formado investigadores de los campos de la arqueología, paleontología y geología de diferente procedencia y centros de investigación como la propia institución granadina, el Instituto de Paleontología Humana de Cataluña, la Universidad de Málaga o la Universidad Rovira i Virgill de Tarragona.

En este caso, la intervención se centra en la excavación en Barranco León, hasta donde se ha desplazado hoy el delegado de Cultura, Guillermo Quero, consciente de la importancia que tiene éste yacimiento, que cuenta con una cronología de 1,4 millones de años y que constituye junto a Fuente Nueva 3, localizado a escasos kilómetros, una de las principales fuentes “para el estudio y conocimiento de las primeras ocupaciones humanas en Europa”, ha explicado. Asimismo, ha señalado que “entre los restos más relevantes documentados en Barranco León destacan los de fauna, así como de diferentes especies de mamíferos, industria lítica y un molar, que es considerado como el resto humano más antiguo documentado hasta la fecha en Europa”. Por ello, ha resaltado, que es fundamental seguir con los trabajos en esta zona, que además cuenta con un gran potencial cultural y turístico.

La actividad, que continua con los trabajos y planteamientos llevados a cabo en los últimos años, tiene los siguientes objetivos científicos; por un lado la definición de los dos ambientes descritos en el yacimiento: un paleocanal originado por un curso de agua y la orilla del mismo, donde nuestros antepasados llevarían a cabo sus actividades cotidianas: básicamente, tallado de la piedra y procesamiento de cadáveres. Y por otro, la reconstrucción virtual tridimensional del final del área excavada para llevar a cabo análisis sobre las relaciones entre los diferentes elementos que se han documentado durante la campaña, así como los usos que los homínidos dieron a los diferentes espacios.

El carácter educativo forma parte de los objetivos del proyecto y se cuenta con la colaboración de alumnas/os de los grados de Arqueología, Geología, Historia, Restauración y Ciencias Ambientales de las universidades de Granada, Sevilla, Málaga y Alcalá de Henares. Por otra parte, el delegado de Cultura ha destacado la importancia de que se lleven a cabo jornadas de puertas abiertas en las que la ciudadanía puede disfrutar de la mano de los investigadores del proyecto de un conocimiento directo de los trabajos que se están ejecutando.

Redacción de un nuevo proyecto

Por otro lado, Guillermo Quero, ha apuntado que la campaña, financiada por la Consejería de Cultura se lleva a cabo, en su fase de campo hasta el 10 de septiembre y que forma parte de los trabajos previos a la redacción del nuevo proyecto de investigación para los yacimientos arqueo-paleontológicos de la Cuenca Guadix-Baza y en especial de la Zona Arqueológica de Orce, que con una duración de 4 años, será promovida por la Junta de Andalucía y su redacción encargada a la Universidad de Granada, cuyo objetivo fundamental será el estudio de los contextos paleoecológicos asociados a las primeras ocupaciones humanas en el continente europeo.

La Zona arqueológica de la Cuenca de Orce, donde se localiza el yacimiento de Barranco León, fue declarada Bien de Interés Cultural mediante el año 2012 y en ella se localizan una serie de yacimientos, de carácter arqueológico y paleontológico que, tanto por la cantidad como por la calidad de sus registros, son fundamentales para el conocimiento de las primeras ocupaciones humanas del continente europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *