Jueves, 18 Enero, 2018

            

Confirmada la existencia de una nueva especie floral en el espacio natural de Sierra Nevada

Tras el hallazgo de esta planta por un guía de montaña colaborador de la Red Andaluza de Jardines Botánicos de la Junta, se ha procedido a la evaluación de la población y se ha llevado a cabo una colecta de semillas

La especie 'Succisa pratensis', conocida también como "mordisco del diablo" | Foto: Wikipedia
E.P.


image_print

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha confirmado la presencia de la especie ‘Succisa pratensis’, conocida también como “mordisco del diablo”, en el término municipal de Güéjar Sierra (Granada) y en el límite del espacio natural de Sierra Nevada, lo que supone la aportación de una nueva especie a la flora de este parque y del macizo montañoso.

Según ha señalado la Junta de Andalucía en una nota de prensa, cabe destacar que hasta ahora este taxón no se había detectado en Andalucía, aunque hay una “cita dudosa” en la provincia de Jaén.

Tras el hallazgo de esta planta por un guía de montaña colaborador de la Red Andaluza de Jardines Botánicos de la Junta, se ha procedido a la evaluación de la población y se ha llevado a cabo una colecta de semillas que se destinarán tanto a su inclusión en el Banco de Germoplasma Vegetal de Andalucía como a “la obtención de plantas para ser incorporadas a las colecciones de la red en el Jardín Botánico Hoya de Pedraza”, en Monachil (Granada).

A pesar de que el resultado de la evaluación arroja un número superior a los 500 individuos, el hecho de que todos se concentren en un solo núcleo poblacional ubicado entre pista forestal y borde de cultivo aconseja mantenerlo “bajo control”, al margen de otro tipo de actuaciones.

El taxón ‘Succisa pratensis’, conocido como “mordisco del diablo” y perteneciente a la familia de las dipsacáceas, es una planta herbácea “extremadamente polimorfa que se distribuye desde el oeste de Asia hasta las Islas de Macaronesia pasando por toda Europa y el noroeste de África”.

Con un tallo que puede alcanzar los 100 centímetros de altura y con la mayor parte de las hojas concentradas en la base, tiene flores hermafroditas dispuestas en capítulos, siendo el central de mayor tamaño que los laterales. Las flores, con pétalos de color violeta o azul-violeta, pueden facilitarla identificación y localización de esta especie de floración netamente otoñal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *