Martes, 24 enero, 2017

Condenado a 16 años de cárcel por asesinar a un joven tras discutir por una foto en una red social

La defensa solicitó tras el veredicto de culpabilidad que se le impusiera al inculpado la "menor pena posible" teniendo en cuenta que confesó los hechos.

E.P


image_print

La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a un total de 16 años y dos meses de cárcel al procesado por asesinar a un joven de 20 años con una escopeta de caza para la que no tenía licencia tras discutir con él por una fotografía de una chica subida a la red social ‘Tuenti’, en el verano de 2012, en la localidad de Fuente Camacho, en Loja (Granada).

La sentencia, que se produce después de que el pasado 21 de febrero un jurado lo declarara culpable de asesinato, considera probado que el inculpado José Manuel C.M., disparó de forma “sorpresiva” con la intención de matar a la víctima, Francisco Javier T.L., de 20 años, y natural de Archidona (Málaga), sin que éste tuviera capacidad de defenderse.

Los magistrados lo condenan por un delito de asesinato y otros de tenencia ilícita de armas, aunque con la circunstancia atenuante analógica de confesión –pues al día siguiente fue a entregarse a la Guardia Civil–, y una falta de lesiones, ya que la víctima viajaba con su primo en un vehículo cuando el acusado disparó contra ellos, matando al primero e hiriendo al segundo.

La acusación particular, ejercida por el letrado Diego Martín Reyes, solicitaba un total de 18 años y nueve meses de prisión para el inculpado, que la Fiscalía mantenía en 16 años y nueve meses. Finalmente, tendrá que hacer frente a 16 años y dos meses –15 años y medio por el asesinato y ocho meses por la tenencia ilícita– además de al pago de una multa de 360 euros y una indemnización de otros 180 euros por la falta de lesiones.

Asimismo, la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación ante la Sala de lo civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), le impone la prohibición de entrar o visitar Archidona por un periodo de 25 años y medio, además del pago de una indemnización de más de 350.000 euros, para los dos padres y los dos hermanos del fallecido, uno de ellos menor de edad.

La defensa, que inicialmente pidió la libre absolución o una condena por homicidio con la atenuante de legítima defensa y confesión, solicitó tras el veredicto de culpabilidad que se le impusiera al inculpado la “menor pena posible” teniendo en cuenta que confesó los hechos.

Los hechos se remontan al pasado 4 de julio de 2012, cuando, sobre las 14,30 horas, Francisco Javier T.L., de 20 años, se personó en el domicilio del acusado, de 29, en la localidad de Fuente Camacho, en Loja (Granada).

Allí le recriminó que hubiera subido a la red social ‘Tuenti’ una fotografía de un grupo de personas entre las que se encontraba una joven de 17 años, con la que el ahora fallecido había mantenido una relación sentimental, con lo que se originó entre ambos un enfrentamiento verbal con insultos y descalificaciones.

Después, y transcurrida la tarde, el acusado tuvo conocimiento de que el otro joven se encontraba de nuevo en el pueblo, y se dirigió hacia su casa, recogiendo una escopeta de caza apta para disparar cartuchos que era propiedad de su padre. El arma se encontraba desarmada encima de un armario del dormitorio del progenitor, donde también había una caja con 23 cartuchos, que el inculpado cogió para recorrer el pueblo en busca de la persona con la que había tenido el enfrentamiento anterior.

En la calle se encontró con la madre de la exnovia de la víctima, quien le requirió que le entregara el arma, y los dos llegaron a forcejear, pero el acusado consiguió entregársela a un amigo que le había seguido en una furgoneta y que después se la devolvió de nuevo.

En ese momento, pasó por esa calle Francisco Javier, quien conducía un vehículo propiedad de su padre, en compañía de otra persona. El procesado, que no tenía licencia de armas, se colocó entonces a menos de tres metros del coche y efectuó un solo disparo que impactó contra el parabrisas, lo que le causó múltiples heridas en cara, cuello y parte superior del tórax a su víctima, Francisco Javier, quien de forma casi inmediata murió por shock hipovolémico.

Su acompañante también sufrió pequeñas lesiones como consecuencia de la caída de los cristales del parabrisas, sobre todo en muslo y rodilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *