Miércoles, 26 Julio, 2017

            

Concluye la restauración del exterior de la Capilla Real tras una década de obras | Vídeo

La Capilla Real, que recibe unos 385.000 visitantes al año (entre el 12 y el 15 por ciento de los turistas de la Alhambra) alberga los restos mortales de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, Juana I y Felipe I y del príncipe Miguel

Capilla Real restaurada
E.P. | Juanma Funes


image_print

Los trabajos de restauración de arrancaron hace una década en la Capilla Real de Granada, que alberga los restos mortales de los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, han concluido esta semana, tras una inversión de más de dos millones de euros para la reforma de las cubiertas y el exterior del edificio, del siglo XVI.

Costeada íntegramente por el Cabildo, la obra, que arrancó en 2006, ha consistido en una intervención en las cubiertas, en las cresterías y en los pináculos de la fachada, además de en los contrafuertes, y en el patio, donde se han eliminado los naranjos que se plantaron en los años 40 para evitar humedades en el interior del museo.

Estos trabajos se unen a los que ya se realizaron en el interior del edificio desde 1986 hasta 2005, que incluyeron la restauración de los paramentos interiores, los retablos, las rejas y los sepulcros de los Reyes Católicos.

Ahora, tras estas tres décadas de reformas, tan sólo quedarían pendientes algunas “obras menores” y la iluminación del edificio, de la que se encargará Sevillana Endesa en las próximas semanas, según ha informado en rueda de prensa el Capellán Mayor de la Capilla Real, Manuel Reyes, quien ha presentado los resultados de la restauración junto con el arquitecto encargado, Pedro Salmerón.

La parte más compleja de la obra ha sido, según Salmerón, la de las cresterías –los elementos que rematan la edificación a modo de decoración– y los pináculos, por su vulnerabilidad al ser muy delicados y sensibles a los cambios del tiempo. De hecho, algunas de las cresterías han tenido que ser respuestas, y tendrán que serlo también en un futuro, para conservar el aspecto original del edificio, según ha advertido el arquitecto.

También supuso mucha complicación, en la reforma del interior, el museo de la sacristía de la Capilla Real, puesto que cada paso que daba el equipo de intervención tenía que informar a un comité de expertos que se encargaban de velar por cada uno de los elementos que en ella se encontraban, entre ellos una tabla de Sandro Botticelli que ahora ha sido cedida para su exposición en Japón.

El edificio, que tiene el carácter sobrio propio de un mausoleo, tiene que enfrentar ahora una “lucha titánica contra el tiempo” para sobrevivir, ha indicado Salmerón, que ha considerado que esta intervención repercutirá de manera “incuestionable” en una mejora de la zona del centro en la que se encuentra.

El arquitecto ha desvelado que los trabajos han supuesto el descubrimiento de una serie de estructuras relacionadas con el cercano Palacio de la Madraza, la que fuera la primera Universidad islámica, cuyas conclusiones serán presentadas próximamente.

La Capilla Real, que recibe unos 385.000 visitantes al año (entre el 12 y el 15 por ciento de los turistas de la Alhambra) alberga los restos mortales de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, Juana I y Felipe I y del príncipe Miguel.

Después de la conquista de Granada (1492), los Reyes Católicos decidieron construir su propia capilla sepulcral dentro de la Catedral de Granada. En el lugar donde se encontraba la Mezquita Mayor, actualmente se ubican cuatro edificios: la Catedral, la Capilla Real, la Lonja y la Iglesia del Sagrario.

El diseño de la Capilla Real se inició en 1504, siendo trazada por Enrique Egas (1505-1517) siguiendo los deseos de austeridad de la reina católica.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *