Jueves, 25 Mayo, 2017

Publicidad

Comunidades de propietarios en Granada comienzan a cambiar el combustible de sus calderas

El cambio está animado gracias a la campaña de subvención anunciada por Gas Natural el pasado 10 de junio

Foto: Archivo


image_print

Comunidades de propietarios han comenzado a emprender en Granada el cambio de combustible. Y es que aquellas que eran usuarias del tradicional gasoil han visto en el gas natural una oportunidad de ahorrar dinero y una forma de disminuir de las emisiones a la atmósfera.

Este cambio se inscribe en la campaña que Gas Natural presentaba el pasado 10 de junio para promover el cambio de combustible. Un cambio que puede estar subvencionado en más de 10.000 euros, en función del número de viviendas y que no obstante también es financiable en condiciones ventajosas gracias a un acuerdo firmado con Bankinter.

Gas Natural estimaba entonces en 890 las instalaciones que en la provincia utilizan otros combustibles y que podrían beneficiarse de la conversión. En palabras de Raul Suárez, director de Gas Natural Andalucía, “la implantación del Gas Natural en el medio urbano ha contribuido a mejorar la calidad del aire de  pueblos y ciudades”.

EL AHORRO CONCRETO

Consultados sobre el ahorro en una comunidad concreta, Imgas, empresa colaboradora de Gas Natural y que se encarga de la transformación de una caldera para funcionar con gas natural, nos muestra un presupuesto comparativo en el que comparar ambos costes y el plazo de amortización.

Así, una comunidad que consuma un total anual de 27.800 litros  de gasoil y que gaste al año 27.583 € en combustible, ahorraría 7.223€ al año para cubrir las mismas necesidades energéticas si consumiera gas natural. Desglosado, al coste del gasoil habría que sumarle el coste de mantenimiento, que asciende a 1.200€ y el coste de inversión en instalación, que supone 5.663€ anuales -financiados a 10 años-, para un coste total de 34.446€ al año, sin garantía.

En el caso del gas natural, el coste de combustible calculado para las mismas viviendas sería menor -16.987€-, contando además con la subvención que Gas Natural incluye, en este caso de 7.500€. Si bien el coste anual de financiación es algo mayor -6.670€-, el ahorro neto sigue siendo favorable.

LA ECOLOGÍA ES ECONOMÍA

El ahorro en emisiones contaminantes supone además una mayor ganancia en dinero. Ello se debe a la clasificación energética de las viviendas, donde se tiene en cuenta la eficiencia energética, para lo cual el combustible utilizado juega un importante papel. Así, una vivienda con una clasificación B tiene mayor valor de mercado en venta y en alquiler frente a otra C, por cuanto el coste de calefacción en la vivienda será menor en la primera. Al margen de ello, se prevé que en unos años el certificado energético de la vivienda será obligatorio también para edificios.

Granada ocupa desde hace algunos años los primeros puestos en la lista de ciudades más contaminadas de España. La fuente principal de partículas estriba en las emisiones de combustibles fósiles, especialmente gasoil, tanto en el tráfico rodado como en las calderas de calefacción. Una transformación total permitiría, según datos aportados por la compañía, disminuir 8,5 millones de toneladas de óxidos de nitrógeno, un contaminante por el que sobre Granada y su área metropolitana pesa una obligación de reducción antes de 2016, dictada por la UE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *