Martes, 17 enero, 2017

Cómo elegir productos antienvejecimiento

Comprar un producto antiedad para la piel puede resultar para algunas personas una experiencia de ganar o perder.

Crema


image_print

Una buena crema puede tener malos resultados si no se adapta a nuestro tipo de piel o no está diseñada con el fin que pretendemos darle. Conocer las necesidades de nuestra piel es tan importante como las virtudes antiedad que puede aportar un producto.

Según señalan desde la página web de la Asociación Americana de Dermatología, comprar un producto antiedad para la piel puede resultar para algunas personas una experiencia de ganar o perder. Con tantas opciones podría ser difícil saber qué productos elegir y por ello los dermatólogos americanos plantean estos consejos que pueden ayudar a comprar estos productos con confianza:

1. Comienza con la protección solar y la hidratación: los dermatólogos coinciden en que la protección solar y la hidratación son los dos productos más eficaces que se pueden comprar. Utilizando estos cada día se puede conseguir una diferencia notable. Cuando compres un protector solar selecciona uno que te ofrezca lo siguiente: un amplio espectro, un factor de protección solar de 30 o superior, resistencia al agua.

Una crema antiedad ayuda a minimizar las líneas finas, es tan eficaz, que la hidratación es el ingrediente secreto en muchos productos antiedad. Utilizar una hidratante con protección solar está bien. Sólo hay que asegurarse de que el producto ofrece una cobertura de amplio espectro y un FPS de 30 o superior. Asegúrate de volver a aplicarte tu protector solar cada dos horas si estás en el exterior.

2. Trata un principal preocupación asociada al envejecimiento de la piel en primer lugar: dado que la protección solar y la hidratante tardan unas pocas semanas en funcionar, examina tu piel, ¿existe algún signo de envejecimiento que te preocupe?

Al centrarte en una preocupación, como las arrugas o las manchas oscuras, puedes conseguir los mejores resultados. Busca un producto que se dirija a estos aspectos. Existen dos razones para ello: ningún producto puede tratar todos los signos del envejecimiento de la piel y utilizando más de un producto antiedad en unos pocos días o semanas se puede irritar tu piel y hacerte parecer más mayor.

3. Compra un producto formulado para tu tipo de piel: tu protector solar, hidratante y otros productos de cuidado de la piel funcionarán mejor si están formulados para tu tipo de piel. Por ejemplo: si tu piel tiende a ser con tendencia grasa, selecciona una hidratante hecha para piel grasa. Si tienes piel sensible tendrás que ver estas palabras en la etiqueta: ‘piel sensible’. Esto es importante porque ningún producto funciona para todo el mundo.

4. Lee las etiquetas de los productos y selecciona la que te ofrezca todo lo siguiente:

* Hipoalergénico (el producto puede aún causar una reacción alérgica pero existe menos riesgo).
* No comedogénico o no acnegénico (que no causa acné).
* Con una línea telefónica de atención al cliente (para contactar ante posibles dudas).

5. Plantéate expectativas realistas: las promesas exageradas, como esperar parecer 10 años más joven de la noche a la mañana o reducir rápidamente todos los signos de envejecimiento son demasiado buenas para ser verdad. Es importante recordar que los productos para la piel antiedad ofrecen resultados modestos. No puedes conseguir los resultados de un lifting facial a partir de una crema.

‘Probado clínicamente’ significa que el producto se ha ofrecido a los consumidores para que lo prueben. Esto no significa que el producto haya pasado por ensayos clínicos y que haya recibido su aprobación por parte de autoridades sanitarias correspondientes.

6. Selecciona un producto dentro de tu rango de precio: es propio de la naturaleza humana pensar que cuanto más caro es un producto mejores serán los resultados. Sin embargo, los productos anti-evejecimiento eficaces se encuentran en todos los rangos de precio.

7. Maximiza los resultados que observas: una vez que hayas seleccionado un producto puedes ampliar su eficacia siguiendo los consejos que los dermatólogos comparten con sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *