Jueves, 23 Marzo, 2017

¿Cómo curar la conjuntivitis?

La conjuntivitis hace que nuestro ojo se enrojezca, se inflame, lagrimee de forma frecuente, nos pique y duela, entre otros posibles síntomas, haciendo que sea difícil obviar el hecho de que el ojo no está saludable



image_print

La inflamación de la conjuntiva, una membrana que cubre el párpado y la parte blanca de nuestro ojo, es conocida como conjuntivitis, una enfermedad de tipo alérgica, viral o bacteriana que resulta muy molesta para quien la padece. Es posible evitar el contagio de la conjuntivitis, pero una vez que la tenemos no queda otra alternativa que ocuparnos de tratarla y mejorar así la apariencia de nuestro ojo.

La conjuntivitis hace que nuestro ojo se enrojezca, se inflame, lagrimee de forma frecuente, nos pique y duela, entre otros posibles síntomas, haciendo que sea difícil obviar el hecho de que el ojo no está saludable. Existen tres tipos de conjuntivitis: la alérgica, la viral y la bacteriana, dependiendo de cuál sea el caso el tratamiento variará, marcando la diferencia entre la necesidad de acudir o no al médico.

La conjuntivitis viral es la más común de todas, de fácil propagación es producida por distintos virus, sin embargo resulta muy fácil de curar y, al menos que surjan complicaciones, suele desaparecer sola entre una semana y 14 días después de su aparición.

Sus síntomas son:

Enrojecimiento del ojo
Comezón, irritación
Sensación de que tenemos algo dentro del ojo
Lagrimeo
Sensibilidad a la luz
Dificultad para abrir los ojos en especial en la mañana
Puede venir acompañada de síntomas de resfriado o de infecciones respiratorias, y en ocasiones produce inflamación en los ganglios linfáticos por tratarse de un virus.

Para curar la conjuntivitis viral conviene usar lagrimas artificiales o colirio para mantener el ojo hidratado y reducir las molestias producidas por la inflamación. Es importante no rascarse y restregarse, además de lavar muy bien nuestras manos después de tocar los ojos. Solo en casos de conjuntivitis viral producida por herpes o virus mayores se recetan los antivirales, previa revisión médica.

Aunque la conjuntivitis bacteriana puede sonar a una inflamación de mucha gravedad, la realidad es que cuando es leve entre dos y cinco días se presenta mejoría, incluso sin el uso de antibióticos. En casos más severos se requiere de medicación y la conjuntivitis puede extenderse hasta tres semanas. Esta inflamación se produce por el contagio con una bacteria y cuenta también con determinados síntomas bastante similares a los de la conjuntivitis viral, solo que en casos más graves pueden presentarse secreciones oculares.

Para curar la conjuntivitis bacteriana en un comienzo las lagrimas artificiales y compresas frías ayudan a aliviar los síntomas y molestias, sin embargo si la conjuntivitis continua en el mismo estado o empeora con los días es conveniente visitar al médico para determinar si se trata de una conjuntivitis bacteriana, y recetar pomadas o medicamentos con antibiótico para combatir la bacteria y mejorar el estado de nuestros ojos.

La conjuntivitis alérgica se produce como una reacción ante algún compuesto o ingrediente que nos causa alergia. Es muy común en primavera debido a la alta presencia de polen en el ambiente.

Para curar la conjuntivitis alérgica basta con limitar el contacto con el alernógeno, pero cuando se trata de elementos presentes en el ambiente como el polen o ciertos tipos de plantas, es probable que se requiera la administración de antihistamínicos ya sea por vía oral o en soluciones oculares que los contengan. En estos casos es conveniente visitar al médico para recibir la prescripción correspondiente, a menos que hayas sufrido conjuntivitis alérgica en el pasado y conozcas ya el tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *