Jueves, 17 Agosto, 2017

            

Comisión municipal abordará con Alhambra y vecinos alternativas a asentamientos en cuevas

La idea inicial era abordar la problemática de las cuevas del cerro de San Miguel pero se ha ampliado la investigación de los asentamientos de la ladera de la Alhambra

Miguel Ángel Fernández Madrid comparece ante los medios | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El Ayuntamiento de Granada ha creado una comisión municipal que analizará la situación de los asentamientos en las cuevas del cerro de San Miguel, en el Sacromonte, y la colina de la Alhambra, con el objetivo de abordar soluciones a los problemas de seguridad y ruidos que de su ocupación se derivan, contando con la participación de asociaciones de vecinos y el patronato que dirige el monumento nazarí.

Según ha informado a Europa Press el concejal de Urbanismo de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, una primera reunión de este grupo de trabajo, prevista para octubre, trazará un “diagnóstico” técnico y tomará conocimiento de las posiciones de los diferentes grupos municipales que estarán representados en una comisión cuya puesta en marcha a propuesta del PP ya fue aprobada por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento de Granada en 2013.

La idea inicial era abordar la problemática de las cuevas del cerro de San Miguel, si bien se ha ampliado a la investigación de los asentamientos de la ladera de la Alhambra una vez que el patronato que dirige el monumento nazarí denunció su situación por el “importante peligro” que suponían.

Desde el equipo de gobierno municipal, del PSOE, el concejal de Urbanismo reconoce que no es “partidario de desalojos” si bien tampoco defiende la ocupación de estas parcelas que, en el caso del cerro de San Miguel, son públicas en su inmensa mayoría en un suelo declarado como zona verde según el planeamiento. También hay cerca de una decena de propiedad privada.

La comisión habrá de estudiar los informes técnicos de las cavernas, algunas ruinosas, y “las situaciones de peligro” que en ellas se pudieran dar, ha explicado Fernández Madrid que ha anunciado nuevas visitas a la zona que se podrían extender a la ladera de la Alhambra si bien en este espacio “el terreno es diferente” con cuevas en parcelas de propiedad municipal y del patronato que rige el monumento, y algunas privadas; la población es menos estable a lo largo del año, y las cuevas ocupadas apenas una decena.

Tras actualizar los informes técnicos e investigar cada caso, se puede proceder a abrir expedientes de ruina y trabajar, si es necesario, conforme a los protocolos establecidos en coordinación con juzgados y Policía.

Por otro lado, se estudiará el reforzamiento de la seguridad en torno a las parcelas e implicar a administraciones como la Junta de Andalucía si hubiera que plantear una “solución” de vivienda a alguna de estas personas o familias, lo cual también se podría hacer a través de algún programa municipal a tal efecto.

En principio, de todas formas, “no estamos hablando de familias desestructuradas que haya que buscarles una alternativa habitacional”, ha añadido Fernández Madrid en referencia a una población compuesta en buena parte por estudiantes o viajeros de procedencia extranjera, aunque también por vecinos que incluso están empadronados “o quieren empadronarse”.

Algunos de ellos acudieron a la junta de distrito del Albaicín, en el seno de la cual se constituirá esta comisión, cuando el Patronato de la Alhambra y el Generalife denunció el estado de los asentamientos ocupados en la ladera del monumento.

Los afectados recibirán información de los trabajos que desarrolle la comisión municipal que, a juicio de Fernández Madrid, podría plantearse “algún servicio de mediación” para el “diálogo” tras abordar como “prioridad” el uso contemplado en el planeamiento urbanístico para el cerro de San Miguel como zona verde.

Allí “lo que el barrio y la ciudad tienen que decidir es si queremos tener un entorno con ocupación o un entorno que es una zona verde para uso y disfrute del conjunto de la ciudadanía”, ha especificado el edil granadino.

Las asociaciones que está previsto participen activamente en la comisión municipal son las de Albaicín, Bajo Albaicín y Sacromonte la cual explicó en su momento que estas cuevas fueron abandonadas hace 50 años y actualmente no son seguras. No cuentan con luz ni saneamientos y “hay gente que incluso tiene que encender hogueras dentro para calentarse”.

Este extremo preocupa al Patronato de la Alhambra, según informó, “no solo por la inseguridad y la suciedad en el entorno, sino por el importante peligro que existe para las personas y para el propio monumento ante el encendido de hogueras y otros compartimientos lesivos”.

Por ello, la dirección del recinto nazarí presentó el pasado febrero una denuncia en el Registro Judicial con la pretensión de que el órgano competente adopte medidas. La Fiscalía y el Juzgado de Instrucción tuvieron conocimiento de este escrito.

La Junta mostró su disposición para mediar para impulsar un plan coordinado entre las distintas administraciones que permita realojar a las familias que se han asentando ilegalmente en cuevas abandonadas sobre la colina de la Alhambra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *