Martes, 25 de Septiembre de 2018

            

Comienza el vallado definitivo del botellódromo

El Ayuntamiento afirma que es un paso previo para la materialización de la recuperación del espacio como área de recreo, ocio y deporte de la ciudad de Granada

Imagen de archivo del botellódromo de Granada | Foto: Archivo GD
Gabinete


image_print

El arranque de las obras del vallado permanente de los 9.000 metros cuadrados del antiguo botellódromo, clausurado por unanimidad de todos los grupos políticos por el Ayuntamiento de Granada hace dos años, supone la culminación de la recuperación de este espacio como un nuevo área deportiva y de ocio intergeneracional de la ciudad.

En palabras de la alcaldesa de la alcaldesa en funciones y concejala de Presidencia, Empleo, Emprendimiento e Igualdad, Ana Muñoz Arquelladas , en visita realizada hoy a la zona, junto al edil de Participación Ciudadana, Juventud y Deportes, Eduardo Castillo, con el inicio del vallado, Granada “deja atrás un pasado lamentable” y dice adiós a un lugar que ha sido durante nueve años “un estigma para jóvenes y para Granada, convertido en un espacio de degradación”.

El Ayuntamiento de Granada aborda, a través de la empresa Gestión de Eventos Globales Sociedad Anónima, (GEGSA), el vallado definitivo y permanente del área perimetral del espacio conocido hasta ahora como botellódromo, situado junto a la Circunvalación, esquina con rotonda Méndez Núñez, con un presupuesto cercano a los 13.000 euros y un plazo de ejecución de un mes.

Los trabajos de vallado se convierten en un paso previo para la materialización de la recuperación del espacio como área de recreo, ocio y deportivo de la ciudad para lo que el Ayuntamiento ha proyectado la construcción de pistas deportivas para jóvenes, zonas infantiles, espacios de descanso y áreas con elementos saludables.

Se pretende, según ha informado Eduardo Castillo, concejal Juventud, brindar a la ciudad un espacio de disfrute dirigido a los vecinos y que responda a las necesidades de distintos segmentos de edad, “con el fin de que sea un lugar de convivencia entre distintas generaciones”.

Castillo Jiménez, quien ha reconocido la dificultad municipal para abordar los trabajos de vallado dada la situación económica del Ayuntamiento de Granada, ha indicado que, una vez se concluya esta primera fase, se llevarán a cabo la limpieza del recinto y la recuperación de los espacios verdes, como alcorques y áreas ajardinas. Tras el adecentamiento de la zona de aseos, se procederá a la reposición de los elementos deportivos, lúdicos y el mobiliario urbano.

El equipo de gobierno ha anunciado en el trascurso d ella visita que abrirá un periodo de diálogo con los colectivos vecinales y sociales, así como con el resto de grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Granada, para “consensuar” el cambio de nombre del espacio, “que dejará, así, de conocerse como el botellódromo y pondremos punto final a uno de los lugares más degradados que ha tenido esta ciudad”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.