Lunes, 27 Marzo, 2017

Combinar la realidad virtual y el ejercicio en cinta ayuda a prevenir las caídas en adultos mayores

Hasta el 80% de los que padecen demencia o Párkinson sufren una caída al menos una vez al año

Foto: E.P./OHP
E.P.


image_print

Combinar la realidad virtual y el ejercicio en cinta ayuda a prevenir las caídas en adultos mayores, tal y como ha mostrado una investigación dirigida por el doctor de la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv (Israel), Anat Mirelman, y publicada en la revista ‘The Lancet’.

Se trata de unos resultados “interesantes” si se tiene en cuenta que las caídas de los mayores de 65 años representan entre el uno y el dos por ciento de todo el gasto sanitario en países de ingresos altos. Además, el 30 por ciento de los adultos sanos y hasta el 80 por ciento de los que padecen deterioro cognitivo leve, demencia o Párkinson, sufren una caída al menos una vez al año.

Estas caídas pueden causar lesiones, pérdida de la independencia, discapacidad o, incluso, la muerte. Unos problemas que hacen que muchos mayores tengan miedo de salir a la calle, lo que les crea depresión, debilidad muscular, trastornos del equilibrio y la marcha y, por ende, aislamiento social.

Por todo ello, y con el objetivo de buscar soluciones, los investigadores analizaron entre los años 2013 y 2015 a 282 personas de entre 60 y 90 años de cinco centros clínicos de Bélgica, Israel, Italia, los Países Bajos y el Reino Unido. Todos ellos podían caminar al menos cinco minutos sin ayuda, tenían una medicación estable y se habían caído, al menos, dos veces en los seis meses antes de comenzar el estudio.

Los participantes (la mitad tenía Parkinson y algunos deterioro cognitivo leve) fueron asignados en dos grupos: uno en el que se entrenaban con cinta y realidad virtual y otro sólo en la cinta. Ambos equipos realizaron 16 sesiones de entrenamiento durante seis semanas, de 45 minutos cada una.

MAYOR MEJORÍA EN LOS PACIENTES CON PARKINSON

El componente de la realidad virtual consistía en una cámara que capturaba el movimiento de los pies y se proyectaba en la pantalla de la cinta, por lo que los participantes podían ver sus pies caminando en tiempo real. El juego de simulación fue diseñado para reducir el riesgo de caídas en los adultos mayores mediante la inclusión de los desafíos de la vida real, tales como evitar y pasar por encima de obstáculos como charcos o vallas, y la navegación por vías.

Al finalizar los seis meses de prueba, los investigadores comprobaron que la incidencia de caídas disminuyó en ambos grupos, si bien la reducción fue bastante mayor en el equipo que usó la realidad virtual junto a la cinta de correr.

Asimismo, fueron los pacientes con Parkinson los que experimentaron más mejorías lo que, a juicio de los expertos, se puede deber a que eran los que más caídas habían sufrido antes del estudio o a que la realidad virtual les ayudaba a mejorar sus habilidades cognitivas y motoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *