Miércoles, 20 Junio, 2018

            

Cinco historias que dieron nombre a estas calles y plazas de Granada (V parte) | Vídeo

Fuente de las Batallas, Aljibe de la Mezquita Mayor, la Real Chancillería, Puerta Real y la Alcaicería deben su nombre a acontecimientos muy particulares | ¿Conocen los granadinos su origen?

Calle Alcaicería | Autora: Camila Montoya
Iker Baños


image_print

Granada, ciudad de embrujo y romanticismo, esconde un sinfín de secretos. Sus edificios están plagados de historia y sus rincones han sido testigos del paso de varias civilizaciones a lo largo de los siglos. Las calles que dibujan el plano de la urbe de la Alhambra recogen las vivencias de los que pasaron por ellas. Unas cargadas de pasado árabe, otras de hechos más recientes.

¿Conoce la historia del nombre de calles por las que camina a diario como, por ejemplo, la Alcaicería? ¿Sabe que muchas denominaciones tienen pasado árabe? En Granada Digital hacemos otro repaso de las historias más curiosas que han dado nombre a algunas calles y plazas de nuestra ciudad.

Real Chancillería, medio siglo junto a las leyes

Fue el primer edificio construido en España para albergar un tribunal de justicia dado que fue parte del programa administrativo que tuvo lugar en Granada tras la reconquista. Ocurrió en el año 1505, después de que la Audiencia Real de Castilla fue dividida en dos ‘chancillerías’. 

Basta acudir a un diccionario para ir desvelando el enigma de su nombre. Según la Real Academia Española su significado es “cada uno de los dos altos tribunales radicados en Valladolid y Granada en la corona de Castilla”. El de la capital granadina, fue el lugar donde trataron en el siglo XVI los asuntos legales de alta transcendencia en la mitad sur peninsular. A día de hoy sigue ligado al mundo legislativo, pues es la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. 

Puerta Real, una historia de reyes

Lo que hoy en día es uno de los enclaves más céntricos y transitados de la capital, fue en su momento uno de los puntos de acceso a la urbe. En su origen, fue una puerta que se situaba junto al cauce del río Darro. 

Fue reconstruida por primera vez en 1515 dada su débil estructura, pero no fue hasta 1624 cuando fue bautizada con el nombre actual. La comitiva del rey Felipe IV accedió a Granada por este lugar y de ahí el apelativo de ‘Real’; fue derribada en 1790. Con las posteriores reordenaciones y ampliaciones de la ciudad ha pasado de ser un punto de acceso a una de las zonas de referencia. 

Alcaicería, un punto marcado por el mercadeo

Otro de los enclaves en los que resulta de ayuda acudir a un diccionario. Según la RAE ‘alcaicería’ es “en Granada y otros pueblos de su antiguo reino, aduana o casa pública donde los cosecheros presentaban la seda para los derechos establecidos por los reyes moros”. 

Y efectivamente, esta zona fue el antiguo zoco árabe, calles en donde se concentraba el mercadeo de la ciudad. A día de hoy sigue siendo un entramado de calles estrechas donde se mantiene ese aroma de antaño pero con artesanías de nuestra época. En su origen se extendía desde Plaza Nueva hasta Bib-Rambla, núcleo de la medina islámica. 

Aljibe de la Mezquita Mayor de Granada

Se trata del segundo aljibe de la ciudad en cuanto a capacidad se refiere, con 157 metros cúbicos. Está situado en la calle Oficios, entre la Lonja y la Capilla Real. Su nombre procede por haber sido construido a la par que la Mezquita Mayor de Granada y en su momento era el punto por el que los fieles tenían que pasar antes de rezar. 

Se estima que la construcción de aquel enclave se remonta al siglo XI, durante el reinado del segundo y tercer rey taifa: Habus y su hijo Badis. La mezquita fue restaurada posteriormente pero, el aljibe no cambió su ubicación. Sufrió una transformación durante la construcción de la Capilla Real pero este monumento ha resistido el paso de los años testigo de la ciudad durante casi mil años. 

Fuente de las Batallas, o de los batallones

El origen del nombre de esta fuente es difuso. Algunos la señalan como ‘la Fuente de la Reina’ que mencionaba el historiados y arqueólogo granadino Manuel Gómez Moreno y que perteneció al convento de Belén de los frailes mercedarios descalzos. Sin embargo, el nombre que ha transcendido tiene más que ver por la antigua explanada en la que se sitúa.

Antiguamente, esta zona junto a la plaza del Campillo, estaban más allá de los muros de Granada y en la Edad Media era el lugar donde se reunía el ejercito de la ciudad para pasar revistas. A cada unidad militar se le daba el nombre de ‘batallas’ y de ahí viene su nombre. Un guiño al pasado militar de la ciudad que ha perdurado a lo largo de los años y que es uno de los lugares de encuentro de referencia de los ciudadanos de hoy en día.

Si no puede visualizar el vídeo haga clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?