Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Cinco consejos para alquilar un piso de estudiante

Ante la proximidad del inicio del curso universitario, FACUA Granada aconseja ser críticos con la publicidad que se recibe y contar siempre con un contrato de alquiler por escrito

Uno de los carteles que pueblan las farolas de las áreas universitarias


image_print

Con la llegada del nuevo curso escolar, y en una ciudad universitaria como es Granada, son muchos los estudiantes que se ponen a la tarea de encontrar el piso perfecto en el que residir durante el curso universitario. Una tarea que puede tornarse aún más compleja, y que puede generar problemas a los inquilinos, si no tienen ciertas precauciones a la hora de buscar y contratar estos pisos. Por eso desde FACUA Granada ofrecen cinco consejos útiles para evitar futuros problemas.

Empezando por la hora de buscar es clave ser críticos con los anuncios y la publicidad que recibimos. Tanto con las imágenes de la vivienda como con las condiciones del contrato que se nos ofrecen. En concreto conviene desconfiar de aquellos alquileres que resulten especialmente baratos para ser verdad y también es muy importante no caer en los anuncios que solicitan dinero por adelantado sin ni siquiera haber visto el piso. Este tipo de anuncios suele esconder fraudes y engaños que luego resulta muy difícil reclamar.

Otra clave para tener tranquilidad es que realice un contrato a la hora de alquilar y que este siempre sea por escrito. Sobre esta cuestión David Avellaneda, responsable de comunicación de FACUA Granada comenta que “tener un contrato por escrito es la única manera que el inquilino tiene de demostrar que las condiciones acordadas son las que figuran en el mismo y poder hacerlas valer en caso de necesidad. En el caso del contrato también conviene prestar atención a cláusulas que establezcan que ocurre en caso de cancelación anticipada del contrato, si uno de los ocupantes se marcha, etcétera.”

También es importante que se revise antes de dicha firma el estado general de la vivienda, y que se realice un inventario con el mobiliario y demás enseres que formen parte de la vivienda, así como el estado y los posibles desperfectos que tengan los mismos. En este punto conviene recordar que el propietario del piso debe responder de las reparaciones de la vivienda salvo aquellas derivadas del propio uso de la misma como las bombillas fundidas o los platos rotos. Y obviamente tampoco corren de su cuenta los desperfectos derivados del mal uso de las cosas.

En el momento de firmar el contrato existen una serie de pagos que debemos realizar como el mes en curso del alquiler (por la parte proporcional del mismo), la fianza de la vivienda, que debe ser devuelta al vencimiento si todo está en orden y, en caso de firmar el contrato mediante agencia, el importe de los honorarios de la misma, que suele ser una mensualidad corriente. Este último importe no se aplica si el contrato se realiza de forma directa con el propietario.

Finalmente se recomienda dedicar a esta búsqueda el tiempo suficiente que nos permita encontrar una vivienda adecuada a nuestras necesidades, y no quedarnos con lo primero que encontremos. El parque de viviendas para estudiantes de la ciudad es muy amplio y ofrece muchas posibilidades, por lo que las prisas no siempre son convenientes. Elementos como el estado de la vivienda, la ubicación, la cercanía a zonas comerciales y de transporte, y obviamente al centro de estudios son algunos de los elementos que deben tenerse en cuenta en esa busca para encontrar el alojamiento perfecto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *