Lunes, 18 Junio, 2018

            

Cinco claves de la situación actual del Granada CF

Este repóker intentará explicar por qué el Granada está en la situación actual y qué es lo que se prevé que deparará el futuro

Ciudad Deportiva GCF | Granada Digital
Manu Bayona @manubayona


image_print

El repóker de esta semana del Granada CF no tiene que ver con el correctivo que el conjunto nazarí se llevó el sábado en el Bernabéu ante un rival que parecía practicar otro deporte completamente diferente al suyo.

5 son los puntos claves que componen este repóker y que intentarán explicar el porqué está en la situación actual y qué es lo que se prevé que deparará el futuro.

1* La entrega de llaves a Paco

Cuando el GCF firma a Paco Jémez, el club le jura amor eterno y lo hace de la forma más visible posible: haciéndole entrega de las llaves de la Ciudad Deportiva, de las del Nuevo Estadio de Los Cármenes y hasta de las de las taquillas de cada jugador. Resulta una postura lógica que si cimientas sobre un tipo tu proyecto, le concedas poder de mando absoluto para que tome las decisiones que crea oportunas. El problema viene cuando la confianza y la fe ciega en el proyecto no tenía ida y vuelta entre Paco y el GCF.    

2* El diseño de la plantilla: Piru Vs Paco.

Este segundo punto del repóker está muy ligado al primero, pero tiene ligeras connotaciones que lo hacen único. Es cierto que Paco es quien tiene la mayor responsabilidad en no contar con los Fran Rico, Rubén Pérez, Edgar y todo aquel que salió o que no renovó el verano pasado. Por tanto, al técnico lo que es del técnico.

Pero no es menos cierto que a Piru (trabajador incansable como pocos, según me cuentan, y buen tipo, según opino yo mismo) le pudo el debut ante una faena de tal calibre como la que tenía por delante y no acabó de dar la talla en el mercado veraniego. Un sprint de última hora le hizo salvar los muebles sobre la bocina, pero el devenir de esta primera vuelta ha desenmascarado la cruda realidad de esta plantilla: sin refuerzos, difícilmente pueda ser digna de mantenerse en Primera División.

3* Herencia de un grupo desolado

Cuando Lucas Alcaraz y su cuerpo técnico se hacen cargo del grupo tras la decisión de la Dirección General del GCF de prescindir de Paco Jémez (el cordobés llevaba varias semanas pidiendo a gritos su despido) el técnico granadino se encuentra una plantilla desolada por una rutina anterior, basada en la improvisación para ¨mantener a los jugadores tensos¨: constantes cambios de horarios de los entrenamientos, breves charlas técnicas, mucho ejercicio físico, nula opción a que el grupo expusiera sus ideas… No en vano, esa intransigencia con sus pupilos, probablemente, fue uno de los motivos principales por los que el anterior técnico prefiriera contar con jóvenes mansos fácilmente adoctrinables que con jugadores con algún colmillo que otro retorcido, que pudieran decir, por ejemplo, que era una barbaridad tirar siempre un fuera de juego a 40 metros de tu propia portería.

Recuperar la confianza y reestablecerla ha sido un largo y costoso camino que ha tenido que llevar a cabo el actual cuerpo técnico del GCF. Y todo ello en plena competición y con el gran yugo de verse los últimos de la fila jornada tras jornada.

4* Complejidad del mercado de fichajes de invierno

El mercado estival es siempre complicado. Los buenos futbolistas tienen acomodo en sus clubes. Los malos no le interesan a nadie. En particular para el club rojiblanco, que vengan a jugar a Granada estando el patio como está representa un ejercicio de valentía y responsabilidad tremenda. Y esa es la primera pregunta que la Dirección Deportiva y la Dirección Técnica le hacen a los futuribles jugadores que están tocando: ¿usted quiere venir a jugar aquí? Por ello será importante no traer cantidad (que no vendrán muchos) y sí calidad. Y al concepto de calidad hay que añadir los siguientes requisitos: COMPROMISO, HAMBRE E ILUSIÓN.

La idea es que esta misma semana lleguen, al menos, dos jugadores que pudieran vestirse de corto ante Osasuna.

5* Lucas Alcaraz

Su renovación por una temporada más es la mejor noticia de las posibles para el GCF. Solo con su participación en este proyecto, el Granada se asegura capacitación, profesionalidad y amor por unos colores. Y esto último, visto lo visto durante toda esta campaña, es fundamental para que el club logre su objetivo de mantenerse en Primera División una temporada más. Y si no se consiguiera, creo que nadie tiene dudas de que, con Lucas a los mandos, se habría puesto la primera piedra para regresar cuanto antes a la élite del fútbol español.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El punto 5 es ironía pura,no? Le sugiero que estudie las estadíticas de los últimos 30 partidos de Lucas como entrenador del Granada en Liga. Son simplemente lamentables. El amar unos colores no debe de tapar ser un técnico totalmente desfasado de la onda de los Caparrós, Clementes y Lotinas que el fútbol sabiamente está poniendo en su sitio, frente a entrenadores más preparados que entienden el fútbol moderno

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?