Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Christian Scott volvió a levantar al público de Jazz en la Costa

Hoy actúa con todo el aforo vendido desde hace semanas Richard Bona y su Mandekan Cubano, y mañana miércoles es el turno del francosuizo Erik Truffaz

Actuación de Christian Scott en el Festival de Jazz en la Costa | Autor: Gabinete
Gabinete


image_print

Auténtico niño prodigio del jazz contemporáneo, Christian Scott volvió al festival jazz en la Costa para continuar el concierto que en su debut en este programa dejó sin acabar. Y esta vez llegó al final poniendo al público de pie.

Christian aTunde Adjuah, antes conocido como Christian Scott ha dado un paso adelante y otro al lado con ‘Christian aTunde Adjuh’ y ‘Stretch Music’, el disco que estrenaba en Almuñécar con el núcleo duro de la banda que lo grabó, en un concierto en el que hubo mucho Miles Davis, Nueva Orleáns, Radiohead o Soft Machine dejando su huella en este intenso, rico y variado repertorio. Un recital de riesgo, no fue música fácil pero que seducía e invitaba a dejarse llevar por su intensidad (a ratos complicada), lirismo o simplemente belleza en otros pasajes. Scott demostró una admirable madurez en escena, trabajar bien el concepto de equipo -dando muchísimo tiempo a la flautista Elena Pinderhughes- intentar comunicar por todos los medios, hasta verbalmente con grandes introducciones y entusiastas presentaciones, y jugando con buen humor con el público para mayor placer de la audiencia del parque botánico El Majuelo donde se celebran los conciertos del festival. Terminado el concierto alternó durante más de un ahora con el público mientras agotaba firmando la provisión de cedés que traía. Jazz en la Costa está organizado por el Ayuntamiento sexitano y la Diputación provincial de Granada.

Hoy actúa con todo el aforo vendido desde hace semanas Richard Bona y su Mandekan Cubano, y mañana miércoles es el turno del francosuizo Erik Truffaz.

Erik Truffaz

Erik Truffaz asegura que su música habla de paz porque su espíritu es optimista. Su mirada es transparente y tierna, a veces hasta un poco triste, aunque no lo este, más bien parece concentrado en lo que dice, en lo piensa y sobre todo en lo que siente, de ahí que sus conciertos sean un viaje a las emociones humanas, un ritual que intenta establecer una comunión con el público… transmitiendo buenas vibraciones”.

El trompetista francés de origen suizo posee un estilo personalísimo y tremendamente contemporáneo que fusiona jazz, rock, hip-hop, world music y electrónica. Desde que ganara el Premio de Jurado en el concurso de la Défense de París y fichara con Blue Note, no ha cesado de cosechar éxitos, de realizar excelentes grabaciones, además de ganarse el respeto no solo del público europeo, sino de la exigente audiencia y crítica estadounidense.

En ocasiones comparado con Miles Davis o definido como el padre del jazz elctrónico por su búsqueda de nuevas formas de expresión para el jazz, Erik Truffaz ha sido definido como un alquimista de este género. Su ecléctica propuesta musical, por esas originales incorporaciones al jazz de otros ritmos y por dejarse llevar por influencias de la música árabe y africana o clásica lo convierten, sin duda, en uno de los músicos clave de la vanguardia del jazz europeo internacional con millones de copias vendidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *