Lunes, 25 Septiembre, 2017

            

Cervezas Alhambra niega que emita ruidos ilegales y atribuye la situación al tráfico y al urbanismo

La demandante reclama a la compañía 48.000 euros de indemnización por daños morales

E.P


image_print

Cervezas Alhambra ha negado este jueves que su planta granadina emita ruidos por encima de lo permitido y ha atribuido la posible superación de los niveles acústicos al tráfico rodado en la zona, señalando además que el “problema” de fondo es la “planificación urbanística” del entorno de la fábrica, que ha tildado de “descabellada”.

Así se ha pronunciado el abogado de la compañía en el juicio celebrado este jueves en el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Granada tras la interposición de una demanda civil por parte de una de las vecinas de un bloque cercano a la fábrica, que reclama a la empresa un total de 48.000 euros en concepto de indemnización por los daños morales que le han ocasionado los ruidos, además de que se tomen las medidas adecuadas para solventar la situación.

La vista, que ha supuesto la continuación de la que ya arrancó el pasado 2 de mayo, ha servido para que comparecieran los peritos encargados de hacer nuevas mediciones de los niveles acústicos de la planta después de que la empresa haya instalado una pantalla para disminuir los ruidos, y emprendido otras correcciones.

Los expertos de la Junta de Andalucía han indicado que la fábrica cumple con la legalidad de día, pero supera en 0,7 decibelios los niveles permitidos cuando la máquina de envasado está apagada (por los ruidos de fondo) de noche.

Sin embargo, uno de los técnicos de la empresa privada que también emitió un informe al respecto ha señalado que la pantalla ha reducido el nivel de ruidos, se han soterrado algunos sistemas, instalado silenciadores y material absorbente en las zonas reverberantes, y que no se puede “decir con precisión” que se cumplen o que no se cumplen los niveles, a tenor de los resultados de los análisis acústicos.

No obstante, el abogado de la demandante ha apuntado los problemas que ha sufrido la mujer por los ruidos emitidos por la fábrica de noche, como síndrome ansioso-depresivo, crisis de ansiedad o problemas para conciliar el sueño y ha criticado que las instalaciones de la empresa cervecera estén funcionando “24 horas al día siete días a la semana”. “Incumplir le sale gratis a la fábrica”, ha apuntado el letrado, que ha recordado que los responsables de la compañía ya dijeron que cada noche funcionando ganan 20.000 euros.

Por su parte, el representante de Cervezas Alhambra ha incidido en que los procesos penal y administrativo que se iniciaron contra la empresa ya se han archivado, y ha defendido que la fábrica, que ha adoptado numerosas medidas correctoras, emite ruidos dentro de la legalidad en esa materia.

“El problema ha sido la planificación urbanística, que es descabellada”, ha mantenido el abogado, quien ha negado culpa o negligencia. Así, ha afirmado que “no hay inmisiones excesivas” y que, en cualquier caso, éstas no serían imputables a la fábrica, sino al tráfico rodado de la zona.

Así, el juicio ha quedado visto para sentencia, que podría estar redactada en unas dos semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *