Viernes, 24 Marzo, 2017

Cerca de 500 pacientes con infarto de miocardio se han beneficiado del Código Infarto en la provincia de Granada

Este sistema de alerta entre los equipos de urgencias sanitarias de atención primaria, 061 y los servicios de Cardiología agiliza el tratamiento de los enfermos

El delegado de Salud, Higinio Almagro


image_print

Un total de 491 pacientes de la provincia de Granada se han beneficiado en los 20 últimos meses de la implantación del Código Infarto, un sistema de alerta entre los equipos de emergencias sanitarias 061, Atención Primaria, Cuidados Intensivos y los servicios de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Granada que agiliza el tratamiento de angioplastia primaria a los pacientes que presentan un infarto agudo de miocardio. La implantación del Código Infarto está totalmente operativa, los siete días de la semana durante las 24 horas, los 365 días del año, desde febrero de 2014.

“Para ello”, ha dicho el delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Granada, Higinio Almagro, “se creó el grupo de trabajo ‘Reperfusión precoz del SCA’ en esta casa con la participación activa de Atención Primaria, Emergencias, Intensivos y Cardiología, con un objetivo: acelerar la apertura de la arteria culpable del infarto lo más precoz posible para evitar el daño residual, mejorar la evolución del paciente infartado y disminuir la mortalidad”.

Almagro ha tenido palabras de agradecimiento y valoración para todos los profesionales, sanitarios y no sanitarios, que atienden a los pacientes que sufren un infarto agudo de miocardio, “una patología tiempo dependiente, por lo que su pronóstico final se beneficia sí en el menor tiempo posible desde el inicio de los síntomas, se aplica el tratamiento más adecuado”.

El objetivo de este Código es acortar los tiempos de asistencia a los ciudadanos que padecen esta grave dolencia, mediante un trabajo coordinado y en equipo de los dispositivos de Emergencia, Críticos-Urgencias y Cardiología, evitando duplicidad de acciones y retrasos innecesarios. Todo ello basado en protocolos científicos actualizados que indican que la apertura precoz de la arteria lesionada ha demostrado ser la mejor opción terapéutica en el infarto agudo de miocardio, y que conlleva mayor supervivencia y reducción de complicaciones a corto y largo plazo.

En este sentido, su aplicación en Granada ha hecho posible la reperfusión precoz de 491 pacientes, lo que representa el 82,3% de los pacientes infartados. Esa reperfusión se ha realizado con Angioplastia Primaria a 413 pacientes, es decir el 69,2% y con fibrinolisis a 78 (el 13,1 %).

Para la jefa del Servicio y directora de la Unidad de Gestión Clínica de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Granada (CHUG), Concepción Correa, “estos porcentajes no dirían nada si no se ponen en valor con sus resultados. En Granada, la mortalidad hospitalaria por infarto agudo de miocárdio en 2011 era del 8,5%; tras implementar el Código Infarto, la mortalidad en Granada de los pacientes tratados con Angioplastia Primaria se ha reducido al 6,4%, acercándose a la comunidad de Navarra, la que registra un índice menor de mortalidad y que se sitúa en un 6%”.

Cuando un ciudadano presenta síntomas de infarto de miocardio debe contactar con el sistema sanitario (061-Centro de Salud), el cual realiza los primeros cuidados. En concreto, son los profesionales del 061 o de los Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias (DCCUs) los que valoran, si es conveniente, la aplicación inmediata de un tratamiento fibrinolítico (administrado por vía intravenosa) para disolver el coagulo que obstruye la arteria coronaria o poner en marcha el Código Infarto.

En los casos en los que no procede este tratamiento farmacológico, se activa desde el centro coordinador de urgencias y emergencias la sala de hemodinámica del centro sanitario de referencia para el traslado directo del paciente a la misma y se traslada al paciente en una UVI móvil medicalizada para evitar riesgos.

Una vez que el paciente llega al Hospital la Unidad de Hemodinámica ya está lista y preparada para proceder de forma inmediata a realizar una angioplastia, que es la desobstrucción de la arteria ocluida, mediante el uso de catéteres que se introducen por vía femoral (ingle) o radial (muñeca) para llegar a la zona dañada del corazón. Tras el procedimiento, el enfermo pasa a la Unidad Coronaria de Cuidados Intensivos, donde permanece monitorizado entre 24 y 48 horas.

La activación de este Código hace que en menos de 90 minutos se pueda intervenir a un paciente que ha sufrido un infarto, lo cual facilita su posterior recuperación. De hecho, la aplicación de este protocolo ha permitido reducir los tiempos de estancia hospitalaria de 7 días antes de la implantación del Código a 4 días en la actualidad.

Los síntomas más frecuentes de Infarto Agudo de Miocardio, son un dolor en el centro del pecho, de características opresivas y que se puede irradiar a brazo y mandíbula y se suele acompañar de mareos, nauseas, sudoración y vómitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *