El cambio de estación puede alterar el sueño durante dos o tres semanas

Con el cambio de estación de invierno a primavera, llega el aumento de las horas de luz; los horarios se modifican pasando factura a una gran parte de la población, que experimenta, entre otros trastornos físicos y anímicos, una alteración en las rutinas de sueño que, según el doctor Alejandro Guillén-Riquelme, experto de la Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Monaco, puede durar durante dos o tres semanas.

La primavera 2017 comenzaba el pasado 20 de marzo, a partir de aquí los días serán más largos y habrá más luz, además es una fecha señalada para una gran parte de la población ya que es el inicio de la época de alergias. Precisamente, estos son dos de los factores que más pueden afectar al sueño, señala el experto en una entrevista a Europa Press.

“Es una época de alergias, un trastorno que causa problemas respiratorios, picor de ojos, dolor de cabeza, etc, y eso influye en que nos cueste más dormir. Más allá de la alergia se puede producir lo que se conoce como astenia primaveral, que también va a estar asociada con debilidad, dolor de cabeza, dolor muscular, sensibilidad a la luz. Este tipo de malestar también va a dificultar dormir bien”, explica.

Los motivos concretos son que hay cambios en la temperatura y la luz solar se alarga unas horas; “esto va a hacer que nuestros ciclos de sueño-vigilia se alteren, en algunas personas esa alteración apenas se nota pero en otras se va a notar más con una mayor fatiga”, señala. Curiosamente, explica, “esa fatiga no ayuda a descansar mejor, no por llegar cansados a la cama vamos a dormir mejor. Si no que se van a producir varios problemas, el principal es la dificultad para iniciar el sueño”.

En cuanto a por qué se produce esto, el experto destaca que “el cuerpo tiene mecanismos internos para regular los ciclos de sueño y vigilia, y estos ciclos se regulan mediante un sistema hormonal y de neurotransmisores vinculados sobre todo con la luz, y que son los que marcan los ciclos para dormir. Al modificarse la luz, principalmente, las hormonas se alteran ligeramente y eso va a producir problema para iniciar el sueño”.

La dificultad para conciliar el sueño por el cambio de temporada afecta sobre todo a jóvenes mayores de 20 años hasta a adultos de 50, y principalmente estos desajustes se producen en las mujeres. Respecto a cuánta población pude verse afectada, el médico recuerda que habría que hacer una estimación teniendo en cuenta las personas que se ven afectadas por la astenia y por la alergia en algún momento del inicio de la temporada.

Así considera que, aunque es difícil saber con exactitud el porcentaje de la población afectada, “si solo con alergia ya hablamos de un 20 por ciento de la población, sumándole la astenia podríamos estar acertados al señalar que un 30 por ciento de la población puede verse afectada”.

Aunque, aclara, “no toda la población con astenia y con alergia tiene por qué sufrir trastornos del sueño. Por otro lado, puntualiza que los problemas del sueño por el cambio de estación no se cronifican durante toda la primavera, ya que es un problema pasajero.

Habitualmente la persona que se ve afectada tiene una recuperación espontánea, aproximadamente entorno a las dos o tres semanas en las que tienden a dormir con normalidad. “Si a las cuatro semanas la persona sigue teniendo problemas para conciliar el sueño lo aconsejable es que acuda a un especialista”, afirma el doctor Guillén-Riquelme.

No obstante, existe una serie de consejos que pueden ayudar a disminuir los efectos del cambio de luz, “como por ejemplo hacer actividades al aire libre para que la luz vaya segregando mejor las hormonas para regular el ciclo de sueño”.

Asimismo, es recomendable hacer algo de deporte, “siempre que no se realice o tres horas antes de irse a la cama porque dificulta el sueño”; también hay que evitar estimulantes y bebidas con cafeína después del mediodía, “aunque estemos cansados hay que evitar estas bebidas ya que por la noche no ayudan a dormir; y es importante tener una dieta balanceada con productos frescos, de temporada y ricas en vitaminas, ya que “esta alimentación va a ayudar a que los ciclos se regulen más rápidos”.

Aunque siempre que se habla de problemas de sueño se hace una mención especial a los niños y a los ancianos, el experto afirma que estos dos grupos de población no se ven especialmente afectados por el cambio de estación. “En este caso, la prevalencia es menor en mayores y niños, en contra de lo habitual, que suele ser mayor”.

En cualquier caso, el experto advierte de que, aunque no se ven tan afectados por el cambio de estación, además de los consejos anteriores en estas poblaciones hay que tener especial cuidado con las rutinas de sueño en su día a día. “La recomendación son las mismas pero sí que es cierto que en estos dos grupos es especialmente relevante que, aunque les cueste conciliar el sueño, se mantengan los horarios de sueño y despertar”, señala.

“El hecho de retrasar la hora de inicio de la cama o los fines de semana dejar que se queden mucho más tiempo, puede ayudar reducir la fatiga a corto plazo, pero al final puede producir una alteración del sueño normal que a largo plazo nos va a venir mal para ajustar el sueño”, concluye.




El invierno, una pesadilla para quienes padecen alergia al frío

El frío se ha convertido en estos meses en el archienemigo de todo aquel que mira el calendario esperanzado suplicando la llegada del verano. Pero, a pesar de lo que ellos mismos puedan creer, hay personas para las que estos meses son incluso peores: los alérgicos al frío.

Para ellos, el mero roce de una superficie gélida o el soplo del viento invernal no solo se presenta como un ataque a su confort, sino a su propia salud. Tal y como el dermatólogo Vicente Delgado Florencio indica, las personas que padecen esta patología pueden sufrir ronchas, urticarias, picor o morados, entre otras manifestaciones.

Estos síntomas se presentan para el dermatólogo como la respuesta del cuerpo hacia el frío. Según explican los especialistas, la causa de que solo ciertos sujetos sufran este hecho es aún desconocido, barajándose la hipótesis de que se deba a la aparición de células de la piel muy sensibles, a padecer un virus o una enfermedad, o a la herencia del problema.

Según comenta Delgado Florencio, entre los principales factores que hacen desencadenar esta enfermedad se halla la temperatura exterior muy fría, el viento, la lluvia, el agua a temperatura baja, caminar con los pies desnudos en suelo frío, tener el cuerpo en contacto con objetos fríos, encontrarse en habitaciones demasiado frescas o comer alimentos helados, entre otros aspectos.

A esto añade que una de las complicaciones que se puede encontrar en la dermatitis al frío -también conocida como alergia al frío o urticaria a frigore- es una reacción grave producida, principalmente, después de la exposición de grandes zonas de piel al frío, como sucede al nadar en agua a baja temperatura.

La posibilidad de sufrir esta situación se incrementa en el caso de los niños y los adolescentes, las personas que han padecido recientemente una infección, quienes tengan problemas de salud o padezcan otra enfermedad y quienes posean rasgos heredados.

“Lo primero que tiene que hacer una persona que tenga alergia al frío es evitar este frío a toda costa tapándose las partes del cuerpo que puedan estar en contacto con el exterior y tomando antihistamínicos”, destaca Vicente Delgado Florencio.

Sobre lo que supone sufrir esta problemática en un clima como el de Granada, Delgado asevera que “es muy difícil pasarlo, por eso es tan importante ir muy bien abrigado”.

A pesar de ello, el dermatólogo expresa que se trata de una problemática “excepcional” que afecta a “muy pocas personas” en el territorio nazarí.

Según los expertos, la mayoría de las reacciones de la alergia al frío se produce cuando la piel se expone a temperaturas inferiores a 4ºC. Sin embargo, algunas personas pueden tener reacciones a temperaturas más cálidas, a ciertas condiciones de humedad o al mismo viento.

Asimismo, en algunos ciudadanos esta patología puede desaparecer por sí sola después de semanas o meses, mientras que en otros casos puede durar más tiempo.




Raquitismo: la importancia de la vitamina D y el sol en los más pequeños

Los expertos insisten en la importancia de que los niños tomen la cantidad necesaria de vitamina D, ¿pero por qué tanto empeño? Tal y como la nutricionista Isabel Herrero confirma, la falta de este nutriente hace que los menores sufran enfermedades óseas como el raquitismo.

Si este término no te es conocido, la doctora explica que se trata de un trastorno causado por la falta de esta vitamina en el organismo que se caracteriza por el reblandecimiento y debilitamiento de los huesos.

Según indica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO-, el principal rasgo  del raquitismo es la falta de calcio en los huesos de los niños, quienes aún están en crecimiento.

Entre los síntomas de esta patología se encuentra la alternación general del desarrollo normal del  niño –quien se suele demorar en alcanzar las etapas de la primera infancia como aprender a caminar o sentarse-, molestias gastrointestinales, excesivo sudor en la cabeza, dolor en los huesos, disminución del tono muscular, crecimiento deficiente, baja estatura o deformidades esqueléticas –como piernas arqueadas o deformaciones pélvicas y en la columna vertebral-.

“Los signos principales de la enfermedad, y en los que se basa el diagnóstico del raquitismo, son las deformaciones óseas”, destaca la FAO. De ese modo, el niño sufre una hinchazón en los extremos en crecimiento y de los huesos largos. “La deformación más común son las piernas en arco, ya que con menos frecuencia se ven las rodillas juntas”, incide.

Tal y como indica la FAO, el raquitismo grave se presenta, principalmente, en niños de entre 6 y 24 meses que consumen pocas cantidades de alimentos de origen animal y que, por algún motivo, no están suficientemente expuestos a la luz solar. De igual modo, esta enfermedad puede producirse por herencia.

La Vitamina D se puede absorber tanto de alimentos como pescados, huevos, hígado y leche procesada; como de la exposición a la luz del sol. Así, cuando un niño presenta raquitismo, los expertos suelen tratarlo administrando las dosis adecuadas de esta sustancia para cada caso e incrementando la exposición solar del pequeño, siendo el tiempo más oportuno superior a los 20 minutos.

Por su parte, las deformaciones óseas que pueden provocar esta patología se puede corregir en los casos más graves a través de aparatos ortopédicos o con una cirugía para corregir el problema.




El diagnóstico de celiaquía suele retrasarse entre 3 y 17 años desde los primeros síntomas

Si hace unos años alguien hubiera entrado a un comercio y hubiera preguntado por los productos sin gluten, los presentes le hubieran mirado sin saber a qué se refería y dónde pretendía comprar algo semejante. Sin embargo, en la actualidad es una realidad más que extendida en la que las personas celíacas son cada vez más numerosas.

A pesar de este avance, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición afirma que sigue siendo una enfermedad desconocida y que por cada nuevo diagnóstico se estima que hay de 5 a 12 celíacos sin diagnosticar.

La institución recalca, de igual modo: “El tiempo medio para el diagnóstico desde los primeros síntomas se suele dilatar de 3 a 17 años y más de la mitad de los casos que se diagnostican en la actualidad es de mayores de 50 años”. La Federación de Asociaciones de Celíacos de España añade a este asunto que el 75% de los pacientes están sin diagnosticar.

Llegados a este punto, habría que preguntarse, “¿de verdad sabes qué es la celiaquía o ser celíaco?” La Federación señala que la enfermedad celíaca -también conocida por las siglas EC- es una intolerancia permanente al gluten del trigo, la cebada, el centeno y, probablemente, la avena, que se presenta en individuos genéticamente predispuestos y que está caracterizada por una reacción inflamatoria de base inmune en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Tal y como explican ambas instituciones y remarcó el doctor García-Manzanares, miembro del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) en el 58 Congreso de la SEEN, la prevalencia estimada en Europa es del 1% de la población, siendo más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Otra de las preguntas que suele asaltar a las personas que oyen la expresión de “sin gluten” es qué es realmente este objeto. Pues, según dicha Federación, se trata del conjunto de proteínas presente en los cereales que más se consumen, siendo el trigo, la cebada y el centeno los principales.

Los síntomas más frecuentes que presentan las personas con celiaquía son pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter -irritabilidad, apatía, introversión, tristeza-, dolores abdominales, meteorismo y anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento.

Los expertos en esta problemática mantienen que no existe una causa única de la aparición de la celiaquía, sino que en ella se encuentra un conjunto de factores predisponentes como la ingesta de gluten, la existencia de una predisposición genética -quien tiene un pariente cercano celíaco tiene una probabilidad de 1 entre 10 de serlo también- y las anomalías en la estructura del intestino delgado, que hacen que sus paredes sean inusualmente permeable.

Aunque no se conoce un tratamiento que haga desaparecer esta enfermedad, los endocrinos y nutricionistas comentan que si eres celíaco y mantienes una dieta estricta sin gluten en la que los alimentos naturales como legumbres, carnes, pescado, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten -el arroz y el maíz- puedes tener una vida corriente como cualquier otra persona sin celiaquía.




¿Se debe hacer ejercicio durante el embarazo?

Cuando estás embaraza, cada mínimo detalle que antes te parecía insignificante se llena de interrogantes en el que el “¿podré hacerlo?” es un habitual. Así, realizar algo tan corriente como ejercitarse puede parecer negativo a la vista de las futuras mamás, haciendo que dejen a un lado estos hobbies por miedo a hacer daño a su bebé.

Pues si eres de las que te gusta hacer deporte y no quieres dejarlo a un lado durante la gestación, estás de enhorabuena, pues la doctora Flor María Trujillo, experta en cuidado por y para la mujer, afirma que “el embarazo es el momento idóneo para apostar por tu salud y la de tu bebé”.

Y es que la actividad física, según comenta la experta, no solo hace que las mujeres estén mejor preparadas para el parto, sino que les ayuda a dormir mejor, a fortalecer los músculos, a aliviar el estrés y a aumentar los niveles de energía.

Entre sus beneficios, además, se encuentran el alivio de las molestias que derivan del crecimiento del bebé, tales como los dolores de espalda; la reducción del riesgo de sufrir depresión postparto, el control del peso y el descenso de la posibilidad de padecer enfermedades como hipertensión, diabetes o de tener un infarto prematuro provocado por el aumento de peso excesivo durante esta etapa.

Pero hay un asunto en el que Flor María Trujillo es tajante: es necesario no obsesionarse con el peso y hacer ejercicio suaves y adecuados a este nuevo estado. “El cuerpo de las futuras mamás va a cambiar y es lógico aumentar de peso. Hay que aceptarlo siempre que sea con moderación”, recalca Trujillo.

Según apunta la experta, el 80% de las embrazadas realizan ejercicio, siendo el principal motivo de hacerlo su propia salud y la de su bebé. Así, esta forma de estar en forma antes, durante y después del parto les ayuda a prepararse para este momento tan importante. Asimismo, un estudio realizado por la Universidad de Medicina y Biociencia de la Universidad de Kansas señala que el deporte durante la gestación fortalece el corazón del bebé, lo que le hace sufrir menos durante el alumbramiento.

Las actividades más aconsejables para las embarazas son caminar, nadar y hacer Pilates, mientras que se debe evitar deportes violentos o que puedan exponer a la mujer a caídas o traumatismos -entre los que se encuentran esquinar, la equitación, la escalada o el atletismo, amén de los deportes de equipo o combate-.




¿De verdad se puede evitar la gripe?

Las gargantas doloridas, los temblores y las fiebres altas se han convertido en un habitual durante estos meses de intenso frío en Granada como consecuencia de la aparición de la gripe. Tal y como comentaba la jefa de Salud Pública de la Junta en Granada, Isabel Marín, la incidencia de esta enfermedad en Granada se mantiene en tasas “normales” pero ya ha rebasado el umbral epidémico con 90 casos por cada 100.000.

Cuando todo tu entorno está repleto de personas que están pasando por esta enfermedad, una de las preguntas que se te pasa por la cabeza es “¿podré evitar tenerlo yo?”. Para responder a esa cuestión, Granada Digital ha hablado con la doctora Magdalena López-Cuervo Martín, quien en primer lugar deja claro cuáles son los síntomas principales de la patología: “La gripe se caracteriza por la fiebre, el mal cuerpo, tener escalofrío… Es lo que la diferencia de un resfriado, pues la gripe es más intensa”.

Todo esto se ve incrementado por la aparición de virus y bacterias en el ambiente como consecuencia de la bajada de temperaturas, amén de los cambios que se viven al entrar en sitios cálidos tras pasar por el frío de la calle o el convivir con personas que ya se han contagiado de gripe.

Para no tener que pasar por esta sensación que se sufre durante un periodo comprendido entre cinco y siete días, López-Cuervo aconseja abrigarse mucho, evitar entrar en contacto directo con las personas que padecen gripe, tomar productos con vitamina C -como las naranjas o los cítricos-, consumir Propoleo y miel y, para los bebés, los mayores de 65 años y las personas más expuestas como son los enfermeros o médicos; ponerse la vacuna de la gripe.

Si no has tenido la suerte de poder prevenirlo a tiempo y ya estás sufriendo fiebre y dolor de cuerpo, la doctora aconseja que acudas a un médico para que él pueda determinar la gravedad de la enfermedad. De ese modo, en los caos más complejos tomar antibióticos, analgésicos y en los más leves únicamente antinflamatorios, analgésicos y complementos naturales. Pero, el factor fundamental para eliminar definitivamente la gripe del cuerpo se encuentra en el descanso.




El síndrome de las piernas inquietas aumenta hasta tres veces el riesgo cardiovascular

Las personas que sufren el síndrome de las piernas inquietas tienen hasta tres veces más riesgo cardiovascular y de padecer hipertensión que la población sana, según ha alertado este martes el miembro del comité científico de la Sociedad Española del Sueño (SES), Diego García Borreguero, durante el encuentro ‘Síndrome de las piernas inquietas: un problema de alta prevalencia pero poco conocido”, organizado con el apoyo de Inidress.

Se trata de un problema que cobra aún más importancia si se tiene en cuenta que aunque es una patología crónica muy prevalente es “muy desconocida”. Y es que, a pesar de que afecta a entre el 10 y el 15 por ciento de la población europea (46 millones en España), sólo el cinco por ciento está diagnosticado y tratado correctamente debido, entre otros factores, al desconocimiento que existe sobre esta afección tanto entre la población general como entre los profesionales sanitarios.

“Esta enfermedad se describió por primera vez en el siglo XVII, pero pasó desapercibida hasta finales de la II Guerra Mundial cuando un neurólogo sueco describió sus síntomas. No obstante, hasta hace apenas 20 años no se ha centrado la atención médica hacia ella”, ha argumentado el doctor.

Actualmente se sabe que cualquier persona puede padecer este síndrome, pero son las mujeres mayores, de raza blanca, embarazadas, con niveles bajos de hierro, pacientes con problemas de función renal, diabetes y con polineuropatías los que tienen un mayor riesgo de sufrirlo.

“Muchas personas reúnen criterios diagnósticos que no tienen ninguna repercusión en su vida, si bien hay otras tantas que sí que ven afectadas su actividad diaria”, ha apostillado, para informar de que los principales síntomas son las sacudidas de las piernas durante el sueño o en los periodos de vigilia, tener antecedentes familiares, no dormir bien (la mitad no logra conciliar el sueño más de cinco horas al día) y sufrir calambres en las piernas.

Unos síntomas que, tal y como han asegurado diversos pacientes durante el encuentro organizado por la SES, hacen que la vida diaria sea casi una “tortura” porque, cuando son severos, no les permiten estar tumbados, ver la televisión sentados o, incluso, les hace que tengan que salid a la salir a la calle durante la noche para caminar.

LOS FÁRMACOS PIERDEN EFICACIA CON LOS AÑOS

En este punto, el experto ha recordado que, a veces, este síndrome se confunde con algunas patologías como, por ejemplo, la insuficiencia venosa, a pesar de que estos pacientes se encuentran bien cuando están tumbados y mal cuando están de pie mientras que en el SPI es al revés, ya que el movimiento hace que los síntomas desaparezcan.

La confusión, al igual que otras relacionadas con la patología, hace que esta enfermedad tarde años en ser diagnosticada. Además, la falta de investigación provoca que cuando se diagnostica y se trata los resultados obtenidos no sean del todo satisfactorios.

Y es que, según ha comentado el doctor García Borreguero, los agonistas dopaminérgicos son fármacos que funcionan “muy bien” a corto plazo pero cuya eficacia disminuye considerablemente pasados los años. “Estos medicamentos tienen unos resultados espectaculares a corto plazo pero pasado el tiempo los síntomas vuelven a aparecer y, además, de forma más severa que los que existían antes de empezar el tratamiento”, ha enfatizado.

Por todo el ello, el doctor ha subrayado la necesidad de aumentar la investigación sobre esta enfermedad para desarrollar fármacos más eficaces, así como mejorar la formación entre los médicos de Atención Primaria y los especialistas para diagnosticarla antes. “Aunque se han hecho avances, el abordaje es todavía claramente insuficiente”, ha zanjado.




Experta avisa de que se están sobrediagnosticando casos de TDAH en niños que sólo tienen problemas de conducta

La neuropsicóloga clínica del Hospital Quirónsalud San José, Paloma Méndez, ha avisado de que se están sobrediagnosticando casos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) porque hay niños a los que se les diagnostica cuando solo tienen problemas de conducta o dificultades cognitivas de otra índole.

Por ello, la experta ha recordado que los “síntomas nucleares” del TDAH son el déficit de atención, la hiperactividad y la impulsividad, si bien ha reconocido que no es necesario que se den conjuntamente los tres síntomas para presentar el cuadro, ya que hay diferentes subtipos como, por ejemplo, el tipo combinado (con los tres síntomas), predominio hiperactivo-impulsivo y el predominio del déficit de atención”.

“El TDAH condiciona la regulación del sueño, la atención, el funcionamiento ejecutivo, el nivel de actividad y la inhibición de la conducta. En muchas ocasiones, sus síntomas dificultan la relación del niño con el entorno y es frecuente que se asocie a problemas de comportamiento y a dificultades escolares”, ha comentado.

Ahora bien, prosigue, que aparezcan dificultades escolares en los menores tendrá que ver con la intensidad del cuadro y con la inteligencia de estos, dado que el TDAH no está vinculado a la capacidad intelectual, lo que provoca que, a veces, algunos niños con capacidad intelectual alta puedan cursar con normalidad el currículo escolar y la detección del trastorno sea más tardía.

EL DIAGNÓSTICO DEBE SER MULTIDISCIPLINAR

“Una vez sospechamos que el niño puede tender TDAH, debemos encaminar los pasos hacia su diagnóstico. La determinación del cuadro debe ser siempre multidisciplinar, siendo el eje central el neuropediatra, en colaboración con el psicólogo y el neuropsicólogo, fundamentalmente”, ha enfatizado Méndez.

En este sentido, la neuropsicóloga clínica ha aconsejado a los padres que pidan ayuda cuando les digan en el colegio que el menor tiene un déficit de atención, hiperactividad e impulsividad; y los síntomas aparecen antes de los seis años y perduran durante, al menos, seis meses.

“El mejor consejo es que, ante la duda, es menos perjudicial valorar a un niño que no tiene TDAH, que retrasar el diagnóstico precoz al pensar que el pequeño evolucionará normalmente. El protocolo a seguir si se sospecha de la presencia de TDAH es acudir a la consulta de neuropediatría y de neuropsicología-psicología infantil. En caso de confirmar el diagnóstico y, en función de la intensidad de los síntomas, se propondrá un tratamiento, siendo muy frecuente y exitoso la propuesta de una terapia combinada (médico-psicológica)”, ha recalcado.

Respecto al tratamiento psicológico, suele articularse de modo general en tres aspectos: trabajar con los familiares para darles estrategias y que puedan ayudar al menor; abordar los problemas cognitivos del niño para favorecer el rendimiento escolar y tratar los problemas derivados que se puedan estar dando.

“Como siempre que se trabaja con un niño, es fundamental establecer coordinación con todo el contexto (colegio y familia) para favorecer la respuesta terapéutica”, ha zanjado la neuropsicóloga del Hospital Quirónsalud San José.




Síndrome de Capgras: la enfermedad que te hace creer que tus seres queridos han sido reemplazos por impostores

Imagínate que un día te levantas y aquellos que te rodean han sido eliminados y cambiados por impostores idénticos a ellos. Una imagen bastante angustiosa, ¿verdad? Pues es la realidad que viven quienes sufren el síndrome de Capgras. Estas personas aseguran, según explica la neuropsiquiatra Estrella Ródenas, que alguien cercano afectivamente a ellos –un familiar, un amigo o, incluso, ellos mismos- han sido reemplazados por un doble idéntico.

Un trastorno que en su labor en el Servicio de Neuropsicología del Hospital Universitario San Rafael se ha encontrado en repetidas ocasiones. Como ejemplo cuenta la historia de una mujer que sufría Alzheimer y aseguraba que desde que su esposo había fallecido hacía dos años un hombre que se parecía mucho a él vivía con ella en su casa. “Obviamente el hombre que vivía con ella era su esposo, el cual no había fallecido”, expresa Ródenas.

Pero esta patología no solo provoca que tengan estos pensamientos de sus seres queridos, sino que también puede afectar a su percepción de lugares, animales u objetos que les son cercanos. Es lo que le sucedía a otra mujer que no reconocía su casa como tal y todas las mañanas, al levantarse, estaba convencida de que se encontraba en la casa de la vecina. “La mujer nos preguntaba con desasosiego: ‘¿Cómo hace mi marido para sacarme cada noche de mi casa y llevarme a la de la vecina sin que yo me de cuenta?”, muestra la neuropsiquiatra.

Según señala la experta, tradicionalmente este síndrome ha sido asociado a patologías psiquiátricas, especialmente a trastornos mentales como la esquizofrenia u otros trastornos psicóticos o de la personalidad; pero también ha aparecido en casos en los que el paciente ha sufrido un daño cerebral –como en el Alzheimer o el Parkinson- o tras sufrir un traumatismo craneoencefálico o un accidente cerebrovascular.

“La aparición del síndrome de Capgras tras un daño cerebral ha permitido delimitar las áreas del cerebro que pueden estar implicadas. De hecho, parece que los lóbulos frontales y algunas estructuras fronto-temporales del hemisferio derecho son las áreas que se encuentran comprometidas en este síndrome”, afirma la especialista, quien, además, afirma que “los modelos neuropsicológicos actuales plantean que estas estructuras son esenciales para el reconocimiento facial y la atribución de familiaridad, lo cual nos permite identificar un rostro para después determinar si es familiar o no”.

Se trata de un síndrome que, al igual que el resto de trastornos relacionados con errores de identificación, ha sido considerado de forma tradicional como inusual y circunscrito a extraños casos pero, según las palabras de Ródenas, cada vez existen más estudios que proporcionan datos sobre la posibilidad de cronificación e, incluso, sobre que su frecuencia y su contexto de aparición se encuentren subestimados. “En las últimas décadas, la cantidad de casos informados ha aumentado significativamente, destacándose su alta frecuencia en fases avanzadas de demencia”, recalca Estrella Ródenas.

Una enfermedad que podría darse con mayor predisposición en personas que tienen cierta tendencia continuada a la suspicacia. Cuando el origen del síndrome de Capgras es una lesión cerebral, por su parte, parece que se produce con más frecuencia cuando las estructuras cerebrales frontales se encuentran comprometidas y, sobre todo, cuando el daño se produce en el hemisferio derecho.

El síndrome de Capgras suele ocasionar un gran impacto en la vida diaria no solo de los pacientes que lo padecen sino, también, de sus familiares o su entorno. Además, la seguridad que tienen los afectados de que sus seres queridos han sido reemplazados hace que se comporten de acuerdo a sus falsas creencias, manifestando gran hostilidad hacia la persona que creen impostor y suspicacia hacia el entorno en general. Esto, a su vez, limita su independencia, ya que dejarlos actuar de forma autónoma puede conllevar grandes riesgos físicos, pues lo más común es que intenten escapar del impostor saltando incluso por ventanas o huyendo sin rumbo por la noche.

“Lamentablemente, no hay un tratamiento demostrado para este tipo de alteraciones. Sin embargo, sí parece que darles la razón o seguirles la corriente no mejora al paciente e, incluso, puede hacer que los errores de identificación vayan a más”, señala Estrella Ródenas. La forma de proceder en casos en los que los pacientes tienen estas confabulaciones, según indica la experta, es provocar falsas memorias e identificaciones en los pacientes para, inmediatamente, confrontarlos con sus errores y darles pautas para que mejoren su atención selectiva. “En algunos casos los pacientes han dejado totalmente de confabular y de cometer falsas identificaciones, mientras que en otros se han reducido considerablemente sus errores”, matiza.




¿Se pueden llegar a controlar los tics?

Intentas controlarlo, pero no puedes. Por más que piensas “no lo voy a volver a hacer”, al final algo te impulsa a repetir una y otra vez esos movimientos. Unas acciones involuntarias que afectan a una gran parte de la población y que han recibido el nombre de ‘tics’.

Para saber un poco más sobre ellos, primero hay que conocer su significado. Para el neurólogo Javier Gutiérrez García, los tics son movimientos involuntarios o contracciones musculares breves que son no rítmicas y que se caracterizan por tener movimientos estereotipados que no tienen un propósito y que la gente realiza por un imperioso deseo de hacerlo “al creer, si no, que les pasará algo”.

Tal y como explica el experto, los tics no tienen una causa determinada, sino que pueden ser primarios -no existe una motivación concreta para su aparición- o secundarios –se deben a acciones que tienen como efecto estos tics, como un golpe o la toma de medicación-. A pesar de ello, el carácter hereditario tiene gran importancia en este asunto, pudiendo predisponer a una persona a sufrirlo.

“Los primarios son los más frecuentes y uno de sus causantes principales es padecer el síndrome de Tourette – trastorno neurológico caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y la emisión de sonidos vocales.-“, comenta Javier Gutiérrez García.

Además, dentro de los tics se encuentran diversas tipologías. De ese modo, se pueden dividir en tics motores –caracterizados por acciones corporales como parpadear o encogerse de hombros-, vocales –sonidos que la persona hace como taratear, aclararse la garganta o decir palabras mal sonantes-, simples –que involucran pocas partes del cuerpo como entrecerrar los ojos- y complejos –en los que se hace uso de varias partes del cuerpo y pueden tener un patrón, como, por ejemplo, saltar, mover los brazos y la cabeza-.

Estas situaciones empiezan a aparecer y a tener mayor incidencia, según explica González, entre los tres y los ocho años. Sin embargo, con la llegada de la adolescencia y, sobre todo, de la edad adulta, el 80% de los casos tienden a desaparecer al ir adquiriendo en el desarrollo de la madurez capacidad de controlarlos.

Y es que esta patología, aunque es involuntaria, se puede suprimir. Tal y como indica Javier Gutiérrez García, las personas afectadas por los tics pueden elegir no hacerlo, pero, por compulsión, los acaban realizando, por lo que, si aprenden a controlar esos impulsos y a no llevarlos a cabo, los tics desaparecerán.

“Si habamos del tics primarios, las personas que los padecen deben asimilar que tienen ese problema y que lo pueden controlar. Además, para los casos más complejos, hay terapias y medicación”, expresa Gutiérrez García.

Para que la persona que los sufren no se sienta intimidada ni avergonzada por estos impulsos, el neurólogo aconseja que tanto él como su entorno conozca el problema y lo “sepa llevar”, intentando no sucumbir al agobio pues puede ser perjudicial para ellos y dificulta el posible control. “Lo importante es no agobiar y no prestarle mucha atención porque si se agobian y se ponen nerviosos lo van a hacer más”, recalca el neurólogo.




El secreto para comer todo lo que quieras sin remordimiento

La Navidad casi ha llegado a su fin pero continúa dejándote de recordatorio una de las sensaciones más repetidas en este tipo de celebraciones: el empacho. Porque la frase “es Navidad, no pasa nada” se ha escuchado una y otra vez en este tiempo y el pensamiento “verás cuando terminen las fiestas” no ha dejado de martirizarte.

Pues te sorprenderá saber que no sucede nada por pasarse un poco con las comidas de esta fecha, siempre y cuando sigas algunos consejos de los expertos.

La nutricionista Carmen Alcalá Muñoz, del Centro de Nutrición Garaulet, muestra uno de los principales remedios para que estas fiestas no dañen nuestro estómago y nuestra salud: “Todo es sano en su justa medida”.

Así, la especialita comenta que en estas fechas en las que los reencuentros y las celebraciones vienen acompañadas casi de forma obligatoria por mesas llenas de platos excesivamente calóricos se puede comer todo lo que se desea, pero sin llegar a esa sensación de dolor de barriga, pues “hay que normalizar nuestra relación con la comida y hacerlo de forma sana”.

El gran secreto para que esta época no pase factura es compensar las grandes ‘comilonas’ con días en las que predominen las comidas más saludables y en la que los lácteos, las verduras y los guisos vuelvan a la mesa. “No hay que hacer nada fuera de tu tradición en estas fechas en cuanto a comida, sino que puedes comer productos más calóricos pero también alternando con comidas saludables de forma que un día fuerte sea compensado con una comida sana en el resto de días”, sentencia la nutricionista.

A esto añade: “No hay ningún alimento que sea peor que los del resto del año, pero se concentran en muy pocos días, por lo que debemos compensar y no abandonarnos pensando en recuperarnos en principio de año porque es cuando vienen los desastres”.

Además, para que las grandes comidas no sean tan grasas, Alcalá señala la alternativa de incluir en los menús más ensaladas variadas y con ingredientes y aliños más sofisticados.

Una recomendación que para Alcalá no se debe realizar únicamente en Navidad, sino que debería ser un hábito “los 365 días del año”.




¿Cómo sobrevivir a la Navidad estando embarazada?

Llega la Navidad y, con ella, las grandes comidas. Es una situación que se repite año tras año en todos los hogares. Y, tras esto, la sensación de empacho que se acentúa tras ingerir esos platos llenos de comida que presiden la mesa. Una situación que se muestra aún más pronunciada en las mujeres embarazadas.

Y es que, tal y como afirma la experta en cuidado por y para la mujer Flor María Trujillo, las mujeres embarazadas suelen tener las digestiones mucho más lentas debido a su estado, lo que provoca que se sientan muy pesadas en poco tiempo.

Los platos que son más indigestos para ellas, según muestra la también Diplomada en Fisioterapia y Osteopatía, son las comidas muy condimentadas, las que poseen mucho ajo o especias, los preparados muy calientes o muy fríos, los fritos, los dulces, los pescados o carnes crudas, los ahumados y los embutidos.

Pero, a pesar de lo que pueda parecer, este hecho no hace que las mujeres embarazadas no puedan disfrutar de un buen manjar en estas fiestas. Para que la temida sensación de empacho no se haga con estas mujeres Flor María Trujillo aconseja fraccionar las comidas, evitar los platos que hemos señalado y mantener en todo momento la postura erguida, ya que evita el ardor.

Asimismo, tanto estas mujeres como cualquier persona debería sustituir las comidas copiosas por otras más ligeras como carnes y pescados bien cocinados, siendo las carnes más adecuadas el pollo y el pavo y los mejores pescados el salmón y bacalao. “El jamón serrano se puede tomar con total seguridad durante el embarazado sin necesidad de congelarlo previamente, tanto el ibérico o de bellota como el jamón serrano regular”, añade Trujillo.

Sobre un aspecto que se muestra tajante Flor María es en el consumo de alcohol o tabaco durante estas fiestas. Sobre este asunto señala: “Está totalmente contraindicado. Puede tener consecuencias graves sobre nosotras mismas y, sobre todo, para nuestro bebé”.

En estas fechas no solo se cambia el menú, sino también la indumentaria. Así, la tradición hace que se saquen las mejores galas para tener un aspecto impecable en los momentos más señalados. Una situación que hace que las mujeres, en ocasiones, se pongan tacones y ropa ajustada. “Hay que evitar este tipo de indumentaria cuando se está embarazada. Los tacones pueden agravar la lumbalgia o el dolor de espalda y la ropa ajustada puede empeorar los edemas, los pies hinchados y las varices y puede provocar que las hemorroides sean aún más molestas y dolorosas”, destaca Flor María Trujillo.

Así que si estás embarazada y quieres vivir las fiestas sin tener que preocuparte de cómo te sentirás al día siguiente, no lo dudes, lo mejor es evitar las comidas copiosas, llevar ropa cómoda y no tumbarte tras la ingesta. Siguiendo estos pasos, conseguirás decir adiós a los empachos típicos de la Navidad.




Acné, una problemática que no se puede prevenir

Uno de los mayores quebraderos de cabeza de la mayor parte de niños y jóvenes de todo el mundo es la aparición de granos o espinillas durante su pubertad. Así, día a día se levantan con la esperanza de que desaparezcan definitivamente de su rostro y con la certeza de que mucho tendrán que tratarse la piel para que eso ocurra.

Y es que, tal y como señala la Academia Española de Dermatología y Venerología, se calcula que el 78% de la población padecerá acné a lo largo de su vida. Los que se encuentran más afectados por esta enfermedad son los jóvenes con edades de entre 14 y 16 años, lo que provoca que el 40% de ellos se sienta acomplejados.

“El acné afecta principal a los menores por los cambios hormonales que padecen, aunque también cada vez vemos a más mujeres adultas con acné, aunque de un tipo diferente”, señala al respecto la dermatóloga Soledad Saenz.

Según explica Saenz, la diferencia que se encuentra entre el acné de las personas jóvenes y el de los adultos es que el que aparece en edad tardía se centra en la “zona U”, conformada por los ángulos mandibulares, la zona peribucal y le cuello, mientras que en los adolescentes el acné se suele dar en la “zona T”, comprendida por la frente y la nariz.

Además, la dermatóloga recalca que que la piel de los adultos, al ser distinta que la de los adolescentes, es más madura y sensible, por lo que suele ser más propensa a formar cicatrices.

Esta enfermedad inflamatoria está motivada, tal y como afirma Saenz, por múltiples causas como los cambios hormonales o el estrés. Además, la dermatóloga señala la posibilidad de que la alimentación pueda suponer un impulso para que aparezcan espinillas y granos.

De ese modo, las glándulas sebáceas segregan sebo en exceso debido a estos cambios hormonales asociados no solo a la pubertad, sino también al embarazo, la menstruación o el estrés, lo que provoca que se obstruyan los poros de la piel.

Uno de los inconvenientes que existe para quien teme padecerlo es que, según las palabras de Saenz, no hay ningún tratamiento ni acción que pueda prevenir su aparición, aunque sí se aconseja que se mantenga una buena higiene para que la piel esté lo más sana posible.

Pero si ya te ves afectado por esos molestos granos, no te preocupes, no se podrá prevenir, pero sí tratar. Sobre este asunto, Soledad Saenz indica que lo fundamental es acudir al dermatólogo para que conozca el tipo de acné que tienes -leve, moderado y grave- y que, así, te aplique un tratamiento más o menos fuerte -basado en crema, antibióticos o medicación específica, según el estado del acné-.




Vitíligo, la enfermedad que hay detrás de la despigmentación de la piel

La modelo Winnie Harlow ha dado luz a una enfermedad hasta hace poco desconocida por la mayor parte de la sociedad: el vitíligo. Se trata de una patología autoinmune que afecta a una de cada 100 personas, según la OMS , y que provoca que quien lo sufre, como es el caso de Harlow, vea cómo su piel pierde su color natural hasta acabar repleta de manchas blancas.

Esta despigmentación de la piel se produce, tal y como explica el dermatólogo Pedro Ruíz Ávila, porque el propio organismo crea anticuerpos frente a los melanocitos –las células encargadas de dar el color a la piel-, lo que provoca que estos no puedan crear melanina.

“La piel tiene unas células que se encargan del pigmento de la piel y de protegerla frente a los rayos ultravioletas que recibe el nombre de melanina, mientras que los melanocitos son los que dan el color a la piel, y el vitíligo es una enfermedad que hace que se creen anticuerpos ante estos melanocitos para destruirlos y que no se pueda crear melanina”, ilustra el dermatólogo.

Uno de los principales inconvenientes que se encuentran los profesionales a la hora de tratar el vitíligo es que, al ser una enfermedad autoinmune, no se sabe mucho de ella, de su origen y su causalidad. De igual modo, tampoco se conocen las características que hacen que una personas que sean más propensas a sufrirlo que el resto pues, según muestra Ruíz Ávila, hay gente que tiene una despigmentación escasa y simétrica, mientras que otras la tienen muy extendida.

Este último caso provoca que los pacientes que lo padecen reclamen a sus especialistas fármacos para despigmentar toda la piel y que, así, todo el cuerpo esté del mismo color que las manchas. Un hecho que, según expresa Pedro Ruíz Ávila, “no es recomendable”, puesto que hace que la piel se quede sin defensas y se queme ante el sol con mayor facilidad.

“Este tipo de tratamientos hacen que la piel se quede sin defensas frente al sol, ya que no hay melanina y los melanocitos se destruyen, por lo que hay gente que incluso tiene que ir con paraguas para cubrirse del sol y, así, evitar las graves quemaduras solares que pueden padecer”, señala el dermatólogo.

La manera de actuar frente a esta enfermedad depende de la extensión que ocupen las manchas blancas en el cuerpo. Así, para las personas con una menor zona afectada, el especialista recomienda hacer uso de fármacos tópicos como corticoides para controlar la patología. Si, por el contrario, la superficie ocupada es mayor, el tratamiento se centra en una serie de terapias en cabinas con radiación ultravioleta.

“El porcentaje de curación es bajo, pero hay personas que sí consiguen la repigmentación en la piel, el volver a encontrar ese tono original en las zonas afectadas, y eso es lo más importante”, recalca Pedro Ruiz Ávila.

 




Usar maquillaje y lentillas en Halloween de mala calidad puede provocar problemas oculares y alergias en la piel

Un uso indebido o la elección de un producto inapropiado, bien por su falta de calidad o por no ser apropiado para el fin que le vamos a dar, pueden provocar graves lesiones en la piel y en lo ojos, según coinciden en señalar expertos del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia y de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), con motivo de la celebración este lunes de Halloween.

Desde la AEDV, las doctoras Bibiana Pérez y Elia Róo recuerdan que conviene preparar bien la piel antes de aplicarse el maquillaje, con una buena limpieza y aplicando crema hidratante. Después, retirarlo cuidadosamente, con desmaquillantes específicos y aguas micelares.

Asimismo, es fundamental elegir bien el maquillaje que vas a aplicarte, cerciorándote que utilizas productos debidamente controlados y, a ser posible, que incluyan especificaciones como “hipoalergénicos” o “testados dermatológicamente”, ya que el uso de maquillajes que no respondan a los estándares de calidad puede producir dermatitis, irritativas o alérgicas, así como reacciones acneiformes.

Desde la asociación recuerdan que algunos productos de muy bajo coste contienen colorantes y sustancias químicas que pueden irritar la piel causando enrojecimiento y picor, sobre todo en los niños. Asimismo, se aconseja evitar los maquillajes oclusivos a personas que padecen acné o tienen una piel muy grasa, ya que podrían ocasionar un empeoramiento, es decir, hay que evitar aquellos que sean muy cubrientes.

Finalmente, hay que retirar el producto tan pronto como sea posible, evitando acostarte con el maquillaje en la piel. “Emplea una solución o una leche desmaquilladora y luego lava con agua templada y un jabón suave para asegurarte de que lo has retirado por completo”, aconsejan.

Por su parte, la presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia, Ana Belén Almaida Planes, recuerda que “las lentes de contacto son productos sanitarios que requieren una adaptación individualizada previa por parte de un ópticooptometristapara un uso seguro”.

Por eso, es importante recordar que la adquisición de las lentes de contacto fuera de los establecimientos sanitarios de óptica puede provocar consecuencias graves en la salud ocular y visual, si no se siguen las mismas pautas de uso y mantenimiento que con las lentes de contacto correctoras, aunque su uso sea esporádico.

Realizando un uso inadecuado de este tipo de lentes de contacto podrán aparecer síntomas como sequedad de ojos, sensación de arenilla, picor, escozor, enrojecimiento, irritación y problemas más graves como conjuntivitis, inflamación de la córnea, abrasiones corneales y pérdida de visión.

ESPECIAL CUIDADO CON LOS MÁS PEQUEÑOS

Desde la Clínica Rementería destacan que hay que extremar las anteriores recomendaciones cuando se trata de los más pequeños. Así, recomienda emplear para cada zona de la cara el producto adecuado diferenciando lo que se usa para la piel y los que se usan para dar el color más terrorífico a la zona de los párpados y las pestañas.

“Tan importante como escoger un maquillaje facial de calidad es desmaquillar con cuidado pues en ocasiones es más agresivo el producto de limpieza que se usa para retirar la pintura de la cara que el propio maquillaje. Si bien el maquillaje waterproof tiene la ventaja de ser más resistente y evitar que las lágrimas y la lluvia lo estropeen, implica que para su retirada haya que frotar más intensamente los ojos y emplear productos más agresivos que lo disuelvan”, añade.

El doctor Javier Hurtado, oftalmólogo pediátrico de Clínica Rementería, afirma que la mejor forma de evitar afecciones como la conjuntivitis es hacer un uso personal del maquillaje. “La conjuntivitis provoca enrojecimiento e hinchazón de la conjuntiva, la membrana mucosa que forra el párpado y la superficie del ojo y sus síntomas incluyen picazón, visión borrosa, hinchazón, enrojecimiento, lagrimeo y secreción blanca ligeramente espesa que en condiciones comunes suele desaparecer al cabo de 7 a 10 días”.

Y en cuanto a la lentillas de fantasía, recuerdan que si no cumplen con los estándares de calidad es mejor no usarlas a la hora de dar el último toque al disfraz de los niños. Lo mismo ocurre con los espráis que pueden afectar especialmente a los ojos de los más pequeños. Es importante proteger muy bien los ojos durante su aplicación porque de lo contrario los pigmentos pueden producir irritación en los ojos, conjuntivitis tóxica o queratitis. Y, en tal caso, deben seguirse las indicaciones del fabricante del producto y limpiar los ojos abundantemente con suero fisiológico evitando restregar y extender el producto.

CUIDADO TAMBIÉN CON LOS DISFRACES

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), a través de su asociación en Valencia (AVACU), ha detectado, un año más, irregularidades en disfraces y complementos que se venden para Halloween y que están destinados a niños.

Entre los problemas detectados se encuentran la ausencia de etiquetado o etiquetado incompleto o incorrecto; presencia de partes punzantes fácilmente accesibles; presencia de cordones en la zona de cuello de longitud superior a la permitida en disfraces para niños; y fácil acceso al compartimento para pilas botón.

A la vista de estos problemas en artículos destinados a consumidores vulnerables como son los niños, CECU recuerda que los disfraces destinados a menores de 14 años se consideran juguetes, por lo que el etiquetado debe incluir nombre y marca del producto, datos de identificación del fabricante, importador o distribuidor, instrucciones y advertencias de uso y el marcado CE.

Mientras que las máscaras y pelucas deben incluir un etiquetado completo y en castellano, es importante comprobar que las máscaras disponen de orificios para respirar que tengan un tamaño adecuado. Los artículos que sean inflamables deberán llevar un símbolo que lo advierta.

Hay que tener cuidado también con los complementos y extremar las precauciones en los niños, viendo que no contengan partes punzantes ni piezas pequeñas que puedan desprenderse con facilidad y ser tragadas (ventosas en dardos o flechas o pilas de botón en compartimentos a los que se pueda acceder fácilmente).




Alcohol y sobrepeso: dos factores esenciales en la aparición del ronquido

Estás durmiendo placenteramente con tu pareja cuando, de repente, un sonido incesante empieza a taladrar tu cabeza y a mermar tu paciencia. “Pero, ¿desde cuándo ronca?”, te preguntas con las manos en los oídos en un vano intento de alejar esos molestos ruido. Se trata del ronquido, una patología que, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), afecta al 60% de los hombres y al 40% de las mujeres.

Una de las preguntas que acompaña normalmente a esta problemática es qué la provoca. Al respecto, el otorrinolaringólogo Carlos Gómez Pérez afirma: “Es un ruido intenso que aparece debido a que el aire pasa por lugares anatómicamente estrechos”. De ese modo y tal y como expresa el experto granadino, el paladar blando –conocido como ‘campanilla’-, vibra al pasar el aire por él y tener un dimensión estrecha, lo que provoca que ese sonido sea más intenso.

Lo mismo sucede con los orificios nasales pues, si su envergadura es menor de lo normal, el aire tendrá más dificultades para pasar, lo que traerá consigo que haya que hacer mayor esfuerzo para que el aire llegue a los pulmones.

“Con el tiempo, los músculos como el paladar blando se vuelven más flojos y limitan el paso del aire, por lo que se acaban colapsando las vías aéreas”, explica al respecto Gómez Pérez. A esto añade: “El aire que respiramos durante el sueño no pasa por lugares anchos, entonces, tienen que hacer un sobreesfuerzo para que llegue a los pulmones”.

Según muestra el especialista, no se puede señalar una única causa externa que provoque el ronquido, si no que ”es multifactorial”. Pese a ello, entre los hechos que hacen que una persona sea más propensa a roncar se encuentra el sobrepeso, el beber alcohol antes de dormir y tomar pastillas para dormir o relajantes musculares.

Pero el ronquido no solo puede ser ese sonido intenso y molesto , sino que, además, puede ir acompañado por apnea del sueño, lo que puede hacer aparecer taquicardia, hipertensión y problemas de corazón. Esto complica la patología y hace más que necesario tomar cartas en el asunto y atajar el problema.

Para tratar esta molestia, el otorrinolaringólogo asegura que, en primer lugar, los afectados deben visitar a un especialista para que haga un estudio completo de su problemática y así conocer cuál es la mejor forma de ponerle fin.

“Una manera de tratarlo es con cirugía para abrir las vías u operar el volumen del paladar blanco, según cuál sea el origen del problema. Para la gente que no se quiere operar o  no puede hacerlo por sus características físicas, se aconseja usar un CPAP, que es una máscara que se debe poner el paciente toda las noches y que aporta un flujo continuo de aire que consigue eliminar las resistencias que pone el cuerpo al oxígeno”.

Así que, si quieres decir adiós a los tapones de los oídos y a las malas caras por la mañana, los especialistas pueden ayudarte a conseguir que tanto tu sueño como el de tu pareja vuelva a ser reparador.




Síndrome de piernas inquietas: qué es y a qué personas afecta

Imagina que estás durmiendo placenteramente después de un estresante día. Tu cuerpo al fin se relaja, tu mente se evade de la realidad. Pero, cuando empiezas a sumergirte en ese profundo sueño, una extraña sensación empieza a recorrer tus piernas y la única forma de que desaparezca es moviéndolas, con lo que descansar toda una noche se acaba convirtiendo en una tarea más que complicada.

Un problema que afecta al 5% de la población, especialmente a las mujeres con una edad comprendida entre los 40 y los 50 años.

Esta molesta sensación se llama síndrome de piernas inquietas y es definida por el neurólogo Carlos Madrid Navarro como “la necesidad de mover las piernas provocada por una especia de disconfort o intranquilidad en las piernas”.

La patología puede aparecer en las personas con diferentes formas, pues, tal y como afirma el neurológico granadino, “hay gente que lo describe como picores, mientras que para otros son como quemazones o pinchados”.

A esto añade Madrid Navarro que “es una sensación que se suele experimentar al caer la noche, por lo que el problema irradia en que, cuando el paciente intenta dormir, al tener molestias, le cuesta conciliar el dueño y no puede descansar”.

A pesar de que los especialistas continúan investigando sobre esta enfermedad para conocerla en profundidad, hay un aspecto de ella que aún les es indescifrable: su causa. Y es que, según indica Madrid Navarro, aún se desconoce qué origina esta sensación. A pesar de ello, existe un segmento minoritario en el que la causa está relacionada con la anemia por déficit de hierro o la insuficiencia renal, pero son solo unos pocos casos los que consigue ser catalogados y tratados desde su raíz.

“Hasta hace poco, esa gente ni siquiera acudía al médico. Hay estudios, pero aún no se conoce la causa, solo se saben algunos detalles como que aumenta con la edad y que se suele asociar con personas con ansiedad o trastornos del sueño”, recalca el experto.

Debido a que la causa es desconocida, la forma de tratarlo no consigue eliminar la enfermedad en su totalidad. Así, la forma de atajar los efectos del síndrome de piernas inquietas es con fármacos que contengan dopamina, también usada para tratar el párkinson, ya que suele dar una buena respuesta.

Este tratamiento se completa, además, con unos sencillos pasos como son hacer ejercicio, darse baños de agua caliente y realizar terapias o actividades que ayuden a rebajar los niveles de ansiedad.




Las mujeres en edad fértil son las más propensas a sufrir lupus

Muchos son los mitos que se han cernido alrededor del lupus pero, ¿sabemos realmente qué es? Para deshacernos de todas las informaciones erróneas que han circulado a lo largo de los años sobre esta patología, hemos hablado con Juan Jiménez Alonso, catedrático de Medicina Interna y Jefe de Medicina Interna en el Hospital Virgen de las nieves.

El primer paso para adentrarnos en el conocimiento de una enfermedad es saber qué es. Tal y como afirma el catedrático, el lupus es una enfermedad generalizada o localizada solo en piel, perteneciente al grupo de las enfermedades autoinmunes en las que, por razones desconocidas, parte de las defensas del cuerpo atacan a la propia estructura humana.

“Parte del sistema inmunológico tiene una alteración que, no sabemos por qué, pero se convierten en anómalas y atacan a las propias estructuras, sobre todo a la piel y a las articulaciones”, recalca al respecto Jiménez Alonso.

En la actualidad se conoce la existencia de distintos tipos de lupus. El más común y frecuente es el lupus sistémico, que puede afectar a muchos órganos del cuerpo. Junto a éste se encuentra el lupus cutáneo crónico, que afecta casi exclusivamente a la piel. De igual modo, Jiménez Alonso explica que existe el lupus inducido por fármacos, que es parecido al sistémico, pero más benigno y que se produce por diversos fármacos como antibióticos o antiepilépticos.

Por último, se encuentra en lupus neonatal, producido por tener una mujer embarazada un anticuerpo llamado Ro y pasárselo al bebé por la placenta. En este caso, el recién nacido desarrolla un lupus en la piel “muy benigno” que dura solo dos o tres meses y desaparece.

Uno de los problemas que se encuentran los expertos al tratar esta enfermedad es que se desconoce su causa, por lo que erradicarlo se muestra imposible. Esto ha hecho que el lupus se convierta en una enfermedad crónica en la que sus síntomas duran mucho tiempo y evoluciona por brotes. “Cuando los brotes se intensifican, aumentamos las dosis y así conseguido controlarlo. Lo que intentamos es que el paciente tenga una vida razonablemente normal”, recalca Juan Jiménez Alonso.

Los síntomas más frecuentes que muestran la aparición del lupus son fiebre, dolores musculares, cansancio y aparición de manchas en la piel de color rojo, sobre todo después de la exposición al sol.

LAS MUJERES, LAS MÁS AFECTADAS

“El lupus es una enfermedad típicamente de mujeres en edad fértil, de tal forma que, de cada 10 pacientes, nueve son mujeres en edad fértil y solo uno es varón”, indica el catedrático de Medicina Interna. El porqué de este hecho se desconoce, pero entre los expertos se cree que las hormonas femeninas predisponen la aparición de esta enfermedad.

Para paliar los efectos del lupus, los expertos piden a sus pacientes que llevan a cabo una vida saludable en la que descansen adecuadamente, no abusen del alcohol, no fumen y no tengan estrés. Además, deberán utilizar cremas de alto factor de protección, vacunarse contra la gripe, el neumococo y el Virus del Papiloma Humano. Estas medidas, unidas al tratamiento farmacológico indicado por los médicos, ayudan a la que vida de los afectados sea lo más plena posible.

Uno de los grandes “bulos” que existen sobre el lupus es que es una enfermedad que suele desencadenar en la muerte del enfermo. Sobre este asunto, Juan Jiménez se muestra tajante: “Un enfermo de lupus tiene la misma posibilidad de morir que cualquier otra persona ya que la mortalidad por lupus es muy baja”.

Lo que sí es cierto, tal y como afirma el experto, es que sí puede pasar por algunas complicaciones que pueden ser las propias del lupus -según a los órganos que afecte- o infecciones debido a los tratamientos farmacológicos que se debe tomar.

Pero, a pesar de ello, el doctor quiere dejar claro que solo una de cada 2.000 personas padece esta enfermedad en España y, con el tratamiento adecuado y llevando una vida organizada y saludable, la calidad de vida de los pacientes puede llegar a ser igual que la de cualquier otra persona.




El 14% de la población sufre síndrome de intestino irritable

Todos hemos experimentado alguna vez en la vida ese dolor incesante en el estómago que hace que, además de no saber cómo pararlo, te veas imposibilitado de separarte del baño. Si esta situación se nos ha presentado como imposible y desesperante, imagínate lo que puede suponer padecerlo de forma diaria.

Es lo que les sucede a aquellos que tienen síndrome de intestino irritable o, como se ha conocido tradicionalmente, colon irritable. Una patología que, tal y como lo explica el digestólogo Antonio Caballero Plasencia, se define como una enfermedad funcional en la que no hay herida, daño, lesión o inflamación y que se manifiesta principalmente en forma de dolor asociado a cambios en el estado intestinal normal de la persona. Estos trastornos suelen llevar consigo, tal y como explica Caballero Plasencia, diarrea o estreñimiento.

Uno de los principales obstáculos que tienen los profesionales para tratar esta problemática que afecta al 14% de la población es que a día de hoy sigue sin conocerse cuál es su causa. “Realmente se puede explicar como una falta de entendimiento entre el cerebro y el intestino. El cerebro interpreta todos los mensajes que le llegan del tubo digestivo, lo interpreta mal y esa mala interpretación lleva a unas malas ordenes hacia el intestino”, explica el experto.

Tal y como señala el digestólogo de Granada, existe un tópico falso entre la población que cree que ésta es una enfermedad que suele afectar sobre todo a las personas más nerviosas o que tienen estrés. Sobre esta afirmación, Antonio Caballero es rotundo: se trata de una premisa falsa, ya que lo puede sufrir cualquier persona.

Es tal su extensión en la población que más de 9 millones de personas son las que tienen este síndrome de intestino irritable, de los cuales seis millones son mujeres y tres hombres. Y es que, según muestra el experto, la patología es el doble de frecuente en la población femenina.

Las personas afectadas no solo tienen que sufrir la molestia propia de la enfermedad, sino también las consecuencias sociales que conlleva el poder tener en público un brote que acabe en diarrea.

Lo positivo que puede encontrarse en esta patología es que, a pesar de que la calidad de vida se ve reducida por sus síntomas, el riesgo de mortalidad es cero.

Una vez que la persona ya ha sido diagnosticado de síndrome de intestino irritable, el tratamiento que deberá implantarse para poder mantener a raya la enfermedad se basa en una medicación sintomática -centrada en paliar los síntomas- que se toma únicamente en los momentos de brote, que pueden durar entre seis y ocho semanas.

Pero lo principal que deben hacer los expertos ante esta problemática, según Caballero, es explicar de forma clara y comprensible al enfermo qué es lo que tiene, cuál va a ser su futuro y a qué se debe de preparar, ya que “esas personas se sienten molestas e incómodas, ven cómo una y otra vez las pruebas dan negativo y ya no saben ni lo que tienen ni si es malo, bueno o peor”, señala rotundo.

 




Miopía: una problemática que se puede frenar

Los problemas de visión son una realidad cada vez más repetida e incrustada en la sociedad actual. Y es que, tal y como muestra la OMS, más de 280 millones de personas sufren discapacidad visual en todo el mundo.

Los principales causantes de que este hecho se produzca son los factores sociales y genéticos. Así lo destaca Joaquín Fernández, oftalmólogo granadino que ha participado en la 92 edición del Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología.

Según las palabras del experto, los análisis muestra cómo la reducción de la actividad al aire libre en la infancia está relaciona con la aparición pronunciada y temprana de la miopía.

“El desarrollo de la miopía está bastante asociado con el crecimiento y con las tareas que se realizan. Así, si los niños están más tiempo frente a las consolas o el ordenador en vez de en la calle jugando, habrá más posibilidades de que desarrollen esta discapacidad visual”, ha recalcado Fernández.

De igual modo, la edad de crecimiento se muestra como la etapa en la que los problemas de visión aumentan en mayor medida. “Después del crecimiento, existe una ralentización de la miopía si no existen otros factores como los ambientales o los genéticos que lo impulsen”, afirma Joaquín Fernández.

Pero uno de los aspectos que mayor peso tiene en la aparición de discapacidad visual es la genética. Según expresa el oftalmólogo granadino, el hecho de que los progenitores tengan alguna problemática visual hace que sus descendientes tengan mayor predisposición a padecerlo en el futuro.

Las principales consecuencias que traen inherente no solo se basan en tener que usar lentillas o gafas, sino que a largo plazo pueden provocar desprendimiento de retina o problemas como el glaucoma.

Pero, para tranquilidad de todas aquellas personas que se ven afectadas por estos hechos, Fernández tiene una buena noticia: el aumento de dioptrías se puede ralentizar.

“Favorecer el hacer tareas al aire libre puede provocar un menor desarrollo de la miopía y favorece su ralentización. Además, el uso de lentes de contacto multifocales en la infancia puede estar asociados a esta prevención, pero aún se está estudiando”, expresa el oftalmólogo.

Pero lo fundamental para atajar estos problemas es realizar un estudio precoz para que los expertos sepan cómo tratar la pérdida de visión y puedan frenarlo.

“El 80% de los casos de discapacidad visual se puede curar”, señala la OMS. Y en eso trabajan los más de 2.000 expertos que participan en el Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología, donde presentan las principales novedades que existe para no solo frenar la aparición de los problemas de visión, sino para erradicarlos para siempre.

Éste es el caso de ZEISS ReLEx Smile, la cirugía láser menos invasiva del mundo, que logra operar de miopía y astigmatismo y conseguir una visión perfecta en cuestión de horas y con una recuperación de días.

De igual modo se presenta una nueva lente intraocular que permite, por primera vez, ver tanto de cerca como a media y larga distancia.

 

 




Las personas con apnea de sueño tiene 5 veces más probabilidades de sufrir accidentes de tráfico

Cada vez es más común escuchar a una persona afirmar que padece de “apnea de sueño”, pero, ¿sabemos realmente lo que esto significa? Para aclarar las dudas, el neurofisiólogo Antonio Maldonado lo define: “Se trata de un cuadro de somnolencia excesiva, trastornos cognitivo-conductuales, respiratorios, cardíacos, metabólicos o inflamatorios secundarios a episodios repetidos de obstrucción de la vía respiratoria durante el sueño”. De ese modo, la persona que lo sufre hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

Esta patología, también designada como síndrome de apnea-hipopnea, afecta a entre un 4,7% y un 7,8% de la población mayor de 40 años. Esta cifra aumenta conforme se incrementa la edad, pues llega al 26% en los hombres y al 21% en las mujeres en las personas mayores de 65 años.

Tal y como muestra Antonio Maldonado, el síndrome de apnea-hipopnea no está correctamente diagnosticado en la mitad de los casos, lo que afecta a la calidad de vida de las personas y aumenta la tasa de mortalidad -debido a su implicación en la aparición de problemas de hipertensión, cardiovasculares y cerebrovasculares-. De igual modo, esta enfermedad está relacionada con la aparición de accidentes de tráfico, ya que provoca somnolencia y despiste. “Los estudios muestran una probabilidad unas 5 veces mayor de sufrir un accidente de tráfico”, recalca Maldonado.

Si te preguntas si puedes llegar a sufrir esta patología, el experto lo muestra claro: si tienes sobrepeso y roncas, estás más predispuesto a padecerlo.

“Los individuos obesos, además, suelen tener menores volúmenes pulmonares, especialmente menor capacidad residual funcional, hecho que influye de manera negativa en el tamaño de la vía respiratoria y su estrechamiento”, recalca Antonio Maldonado. A esto añade que cualquier rasgo anatómigo que pueda estrechar las vías aéreas, como puede ser tener la lengua grande, tener vegetaciones adenoideas grandes puede provocar la apnea de sueño.

Otros factores predisponientes señalados por Maldonado son tomar alcohol y fumar tabaco. El sexo también influye en estos hechos. Y es que, según expresa Maldonado, en el hombre es tres veces más frecuente la aparición de apnea de sueño que en las mujeres.  “Está claro que las sociedades que por sus costumbres sedentarias y alimentarias tienen mayor proporción de obesos van a tener una población que es propensa a padecer SAHS”, muestra el neurofisiólogo.

La apnea no solo provoca esa sensación extraña al dormir, sino que con el tiempo puede provocar la aparición de problemas cardiovasculares como hipertensión arterial, arritmias, angina de pecho e infarto de miocardio o cerebral.

Las alteraciones en el sueño que provoca hacen que el paciente presente somnolencia durante el día, así como alteraciones cognitivas -falta de concentración y despistes inhabituales- y psiquiátricas -como depresión o irritabilidad-.

Para conocer si una persona sufre de esta problemática, los expertos realizan un estudio de sueño, bien mediante una polisomnografía -un estudio más completo para diagnosticarlo correctamente- o una poligrafía cardio-respiratoria.

Si ya padeces de apnea de sueño, no te preocupes, tiene tratamiento. Lo más importante para deshacerte de ella es llevar una vida sana, evitar el sedentarismo, el tabaco y tomar medicamentos que relajen en sistema nervioso.

Pero, además, los expertos deberán conocer la causa para tratarlo con eficacia. Así, si la causa de que un paciente lo padezca es el sobrepeso, lo más adecuado será tratarlo con medidas dietéticas y con un aparato de presión positiva continua en la vía aérea. Si, por otro lado, la apnea de sueño se produce en un niño que tiene vegetaciones adenoideas grandes, el tratamiento deberá ser quirúrgico para eliminarlas.




No te dejes engañar: zumo y néctar no son lo mismo

Con el inicio del curso escolar, la alimentación de los más pequeños vuelve a convertirse en eje de controversia. La cotidianidad del día a día hace que cada vez sean más comunes los alimentos envasados y con alto contenido en grasas saturadas en los almuerzos de los niños. Los expertos muestran cuál es uno de los productos estrella esencial para que la alimentación de los escolares sea completa: los zumos.

En primer lugar habría que distinguir entre zumo y néctar. A pesar de que en ocasiones se venden como algo idéntico, la doctora María Dolores del Castillo quiere dejarlo claro: no son lo mismo.

“Por definición, un zumo de fruta tiene un 100% de contenido de fruta y los néctares, por su parte, tienen un 50% de agua con edulcorantes -que suelen ser azúcares libres que son de fácil absorción- y que se unen al 50% de zumo de fruta que contiene”, señala la experta que participará en el Congreso Internacional de Dietética que se desarrollará hoy en la ciudad de Granada y que abordará el papel de los zumos de frutas dentro de una alimentación saludable.

En ocasiones este porcentaje de fruta se confunde con el concentrado. Para explicar la diferencia, María Dolores del Castillo destaca que el concentrado se basa en eliminar el agua que contiene el zumo para facilitar su trasporte, pero luego se vuelve a añadir el agua que se le ha quitado, por lo que no cambia la constitución de la bebida.

Tal y como señala del Castillo, “el zumo debería tener la misma cantidad de fruta que una pieza de fruta entera”, lo que le hará contar como una pieza de fruta dentro de las cinco que es aconsejable tomar al cabo de día.

Es común ver cómo las personas le añaden azúcar a sus zumos para darle mayor dulzor. Error. La doctora es rotunda al respecto: “Los zumos no deben llevar ningún tipo de edulcorante adicional”. A esto añade: “No necesitas añadir azúcar porque la necesidad de azúcar al día son 30 gramos y en un zumo puedes encontrar hasta 20 gramos, así que casi te estás tomando todo lo que necesitas al día”.

Los beneficios que aportan los zumos de frutas a quienes los toman son innumerables. Según indica la experta, se presentan como fundamentales en la alimentación por tener distintos compuestos beneficiosos, por ayudar a tener una salud adecuada y por evitar patologías crónicas como la diabetes y la obesidad.

Entre los componentes que los hacen tan favorable se encuentran los minerales y las vitaminas, además de la fibra, los carbohidratos y más microingredientes.

LO ACONSEJABLE ES TOMAR UN VASO AL DÍA

Para que el zumo sea lo más beneficioso posible se aconseja que se tome con la pulpa. Además, lo adecuado para mantener un buen estado de salud es tomar un vaso de 150 ml de zumo al día y que se trate de un zumo 100% de frutas.

La dosis a tomar en los niños difiere un poco de los adultos. Según expresa María Dolores del Castillo, si el niño ha comido en consistencia y ha tomado un zumo 100% de fruta con pulpa en casa, lo mejor es darle un zumo de frutas también 100% en contenido de frutas pero diluido para disminuir su cantidad de azúcar.

Todos estos consejos y más serán aportados por la doctora en el Congreso Internacional de Dietética, en el que se reunirá con diversos expertos para poder tratar la alimentación sostenible con el zumo de frutas como eje principal. Un evento que María Dolores del Castillo afronta “con curiosidad”. “Es el momento de reunirnos con otros investigadores, que tengamos puntos de vista distintos porque hayamos realizado investigaciones que haya dado resudados controvertidos y hallar en ellos respuesta de alguna de las preguntas que tenemos o plantearnos nuevas líneas de investigación”, señala la doctora.

 




Una experta en terapias de pareja ofrece las claves para mantener una relación sana basada en el respeto

Al comenzar una relación de pareja nos encontramos con una serie de obstáculos que hay que superar y, durante la misma, pueden aparecer crisis que conduzcan las relaciones al límite. No obstante, “cuando hay amor, hay solución; la pareja perfecta es aquella que construimos libremente, que no se basa en parejas externas ni en idealismos, donde existe respeto, naturalidad y nos permite ser nosotros mismos”, ha declarado a Europa Press la psicóloga y ‘coach’ Pilar Cebrián, autora del libro ‘Te quiero, luego insisto'(Planeta).

‘Te quiero, luego insisto’ ofrece las claves para “llevar la terapia a la mesilla de noche de cada pareja, porque no todo el mundo es capaz de reconocer un problema de pareja o de saber que existen estrategias para resolver problemas concretos”, ha comentado Pilar Cebrián, quién también ha sido conductora del programa de televisión ‘Mejor llama a Pilar’.

En este sentido, subraya que la pareja perfecta no es aquella que no discute nunca porque “los conflictos son necesarios para la relación y para la rutina; son una oportunidad de cambio e implican comunicación porque ambas personas no se encuentran en una zona de confort y tiene que evolucionar”.

OBSTÁCULOS AL INICIO DE UNA RELACIÓN

Uno de los primeros obstáculos a la hora de comenzar una relación es la comunicación y, tal y como señala la autora en su nuevo libro, esta “tiene que ser sana, que permita expresar lo que necesitamos sin esperar que el de enfrente adivine lo que necesitamos porque parece que nos quiere más si adivina lo que queremos y no es así”.

Por ello, uno de los capítulos más relevantes del libro está dedicado a este apartado. “No te puedes enfadar porque tu pareja no te regale ese reloj tan bonito que quieres, esa sensación termina en manías que pueden acabar con la relación”, ha advertido.

Este problema genera culpabilidad hacia la otra persona al no emitir la conducta que se desea. La clave es centrarse en si te quiere o no por elementos más normales como el respeto o el tiempo que se dedica en hacer cosas en pareja. “Esa es la filosofía, no intentar crear a la otra persona a tu imagen y semejanza, y aceptar las muestras de cariño que tiene hacia ti”, ha recalcado.

Otro de los “monstruos” que suelen aparecer está en uno mismo, porque hay que tener claro la forma en la que se inicia una relación y “si es realmente porque queremos o por cubrir espacios vacíos”. Las prisas al comienzo pueden ser un impedimento para desarrollar una relación sana porque “tenemos que entender que cada persona es distinta y no exigir que actúe de la misma manera que lo haríamos nosotros”.

Por tanto, para conseguir una buena relación y evitar las crisis de pareja hay que evitar la comunicación negativa y tóxica que puede convertirse en un hábito. Además, “es esencial tener espacios individuales y espacios conjuntos porque cada persona debería tener sus momentos y sus pequeños secretos”.

“Hay que tener una vida independiente más allá de la pareja porque si no sales y haces otras cosas, no tienes de que hablar dentro de casa y cada vez la comunicación es más nula”, ha recordado Pilar Cebrián a Europa Press.

PROBLEMAS QUE HAY QUE EVITAR

Uno de los temas estrella que recoge el libro son las infidelidades ya que muchas parejas se preguntan si es posible perdonar. En este sentido, la autora realiza una reflexión sobre el uso de las nuevas tecnologías como factor que potencia este problema, porque funciona como “una especie de moderna celestina que pone a nuestra disposición conocer gente nueva”.

“Comenzamos a charlar, nos distraemos, el contacto aporta aire fresco a nuestra rutina, nos sueltan algún piropo y se propone una quedada inocente. Esta nueva tentación cubre nuestras carencias, pero eso no es algo estable y va a hacer que tu relación se vuelva tóxica porque si quieres rehacer tu vida de verdad con otra persona, primero tienes que terminar con tu actual pareja”, advierte.

No obstante, hay relaciones que no tienen una segunda oportunidad y uno de los factores que provoca esta situación es la pérdida del respeto. “El momento en el que empieza a haber falta de respeto implica que hay falta de amor. Cuando hacemos llorar a nuestra pareja y eso deja de importarnos porque nos molesta, más que nos aporta, es cuando la relación está haciendo aguas”.

En caso de ruptura, el libro también ofrece consejos para superarlo de forma sana y evitar posibles carencias. “La mejor recomendación es cambiar de vida en todo lo que se pueda, porque si haces los mismos hábitos vas a notar esas carencias. Por ejemplo, mudarte de casa y tener ilusión al decorarla, apuntarte a un nuevo grupo de gente con clases de cocina o de baile o algo sencillo como cortarte el pelo”, ha explicado.

EJERCICIOS PARA MEJORAR LA RELACIÓN EN PAREJA

Para salir de la rutina es bueno que se planteen actividades que estimulen y consigan cambiar. Dar la vuelta a los mismos hábitos y convertirlos en complicidad aportará beneficios personales y de pareja que “contribuirán al buen funcionamiento de la relación”.

En primer lugar, “hay que decirle a tu pareja todas las mañanas que es lo que te gustaría que hiciera hoy por ti. Se trata de una crítica constructiva porque, de forma oculta, le estás diciendo ‘por qué esto no lo haces’, y estás cubriendo algo que necesitas”.

De la misma manera, al final del día “se tiene que comentar lo que te ha gustado hoy de tu pareja como, por ejemplo, que llevaba una camiseta muy bonita, que la cena estaba muy rica o que te ha encantado el mensaje que te ha mandado”, ha recomendado Pilar Cebrián porque “si lo hacemos durante más de 21 días se convierte en un hábito”.

Por último, a lo largo del día “hay que darse un abrazo de dos minutos para liberar endorfinas que te van a hacer sentir mejor y para establecer ese hábito de contacto”, ha concluido la experta en relaciones sentimentales, quién ha advertido que “no es fácil mirar hacia dentro y darte cuenta de que aquello que construiste empieza a hacer aguas, pero es necesario”.




La contaminación aumenta el riesgo de diabetes

La exposición a la contaminación del aire en el lugar de residencia eleva el riesgo de desarrollar resistencia a la insulina como un estado pre-diabético de la diabetes tipo 2, según informan científicos del Centro Helmholtz de Múnich, en Alemania, en colaboración con colegas del Centro Alemán de Investigación de la Diabetes (DZD, por sus siglas en inglés), en la revista ‘Diabetes’.

“Si la enfermedad se manifiesta y cuando esto ocurre, no sólo se debe al estilo de vida o los factores genéticos, sino también debido a la contaminación del aire relacionada con el tráfico”, afirma la profesora Annette Peters, directora del Instituto de Epidemiología II en ‘Helmholtz Zentrum München’ y el jefa del área de investigación de Epidemiología de la DZD.

Para el estudio actual, ella y sus colegas en colaboración con el Centro Alemán de Diabetes en Düsseldorf y el Centro Alemán del Corazón analizaron los datos de casi 3.000 participantes del estudio ‘KORA’ que viven en la ciudad de Augsburgo y dos condados rurales adyacentes. Todos los individuos fueron entrevistados y examinados físicamente.

Además, los investigadores les tomaron muestras de sangre en ayunas, en las que se determinaron diversos marcadores de resistencia a la insulina e inflamación. Además, examinaron la leptina y la adipocina, que se ha sugerido que se asocia con la resistencia a la insulina. Los individuos no diabéticos fueron sometidos a una prueba de tolerancia oral a la glucosa para detectar si su metabolismo de la glucosa estaba afectado.

Los investigadores compararon estos datos con las concentraciones de contaminación del aire en el lugar de residencia de los participantes, que se estimaron utilizando modelos predictivos basados en mediciones repetidas en 20 sitios (mediciones de partículas) y en 40 sitios (mediciones de dióxido de nitrógeno) en el ciudad y en los condados rurales.

“Los resultados revelaron que las personas que ya tienen una alteración del metabolismo de la glucosa, los llamados individuos prediabéticos, son particularmente vulnerables a los efectos de la contaminación del aire”, afirma la doctora Kathrin Wolf, autora principal del estudio.

“En estos individuos, la asociación entre el aumento de los niveles de marcadores sanguíneos y el incremento de las concentraciones de contaminantes del aire es particularmente significativo. Por lo tanto, en el largo plazo –especialmente para las personas con alteración del metabolismo de la glucosa– la contaminación del aire es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2”, añade.




Agorafobia, cuando el miedo al exterior domina tu vida

Cuando estás triste, cansado o temeroso, tu hogar es el único lugar en el que quieres estar para librarte de todos tus males. Pero, ¿qué ocurre cuando tu miedo hace que no te puedas desprender de ese “sitio seguro” y acabes aislándote del mundo? A pesar de lo que puede parecer, cada vez son más las personas que sufren esta situación, cuya patología es recogida por los especialistas bajo el nombre de agorafobia.

Pero, ¿qué es realmente la agorafobia? Erika Marqués Rodríguez, psicóloga del Centro de Psicología Aaron Beck, afirma de ella que, aunque se ha malentendido tradicionalmente como sólo “miedo a los espacios abiertos”, esto es en realidad una simplificación errónea. Según explica la experta, la quinta versión del manual de los trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría –conocido como DSM-5- la define como miedo o ansiedad acusados que aparecen con dos o más situaciones típicas, como pueden ser los transportes públicos, los lugares abiertos, hacer colas, estar en medio de una multitud y/o estar solo fuera de casa.

Las personas que se ven afectadas por esta patología evitan estos factores activamente, requieren la presencia de un acompañante o soporta esta situación a costa de un intenso miedo o ansiedad. “La persona teme o evita dichas situaciones por temor a tener dificultades para huir o recibir ayuda en caso de que aparezcan síntomas similares al ataque de pánico u otros síntomas incapacitantes o que pudieran ser motivo de vergüenza”, recalca sobre la agorafobia Erika Marqués Rodríguez.

Esta situación se ve acrecentada por los ataques de pánico que suele llevar inherente la agorafobia. Así, estas personas sufren apariciones súbitas de miedo intenso o un gran malestar que provoca en los afectados palpitaciones o aceleración cardiaca, sudoración, temblor, dificultad para respirar o sensación de ahogo, mareo, aturdimiento o desmayo, entre otros síntomas.

“Aunque la agorafobia puede existir sin trastorno de pánico, lo más frecuente es que a la agorafobia se llegue a partir de uno o más ataques de pánico”, señala la psicóloga Marqués Rodríguez. A esto añade: “Se empieza evitando situaciones en las que se ha experimentado ya algún ataque de pánico, pero puede empeorar y extenderse a otras situaciones y lugares que la persona relaciona o cree que podrían disparar ataques de pánico o provocar una alta ansiedad e incapacidad de escapar o recibir ayuda”.

Tal y como muestra la experta, existe una serie de factores de riesgo que hace que un tipo de personas sean más propensas a verse afectadas por esta problemática. Entre estos aspectos se encuentra tener estrés intenso, fumar cigarrillos o marihuana, tomar en exceso cafeína o estimulantes, o vivir una situación intensamente amenazante. A esto se le suman características de personalidad o variables psicológicas como ser inseguro o ansioso, padecer otro trastorno de ansiedad, tener una personalidad dependiente, no tener buenas habilidades de resolución de problemas o ser retraído.

Por cuestiones hormonales, psicológicas y sociales, las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir agorafobia, tal y como muestra Erica Marqués.

La gravedad del trastorno de pánico y de la agorafobia es variable, pudiendo ir desde algo muy puntual hasta una limitación total del funcionamiento de la persona. En casos graves, los individuos se ven obligados a abandonar sus estudios o trabajo y su vida social para permanecer encerrados y convertirse en personas dependientes, lo que afecta con el tiempo también a las relaciones familiares..

Esta sensación de temor e inseguridad puede extirparse de manera definitiva con tratamiento psicológico. Para tratarlo, se deben llevar a cabo terapias psicológicas cognitivo-conductual basadas en varios aspectos como son la psicoeducación -la persona ha de recibir información sobre lo que le ocurre- o la desensibilización a las sensaciones corporales de ansiedad –mediante la exposición de la persona de forma gradual, repetida y controlada a las sensaciones de ansiedad-.

A esto se une el entrenamiento en técnicas de control de ansiedad y diseño progresivo de la exposición gradual en vivo a las situaciones y lugares temidos, así como la progresiva eliminación de estímulos y conductas de seguridad que contribuyen a mantener el trastorno.

 




La dieta occidental incrementa el riesgo de padecer Alzheimer

Cerca de 42 millones de personas en todo el mundo padecen demencia y las tasas de Alzheimer, el tipo más común de demencia, aumentan en todo el planeta. Los factores de riesgo más importantes parecen estar vinculados a la dieta, especialmente el consumo de carne, dulces y productos lácteos altos en grasa que caracterizan a una dieta occidental.

Según recuerda un artículo de revisión de literatura médica al respecto, publicado en la revista del American College of Nutrition, por ejemplo, cuando Japón hizo la transición nutricional de la dieta tradicional japonesa a la dieta occidental, las tasas de enfermedad de Alzheimer aumentó de 1% en 1985 al 7% en 2008.

La evidencia de estos factores de riesgo, que provienen de los estudios ecológicos y observacionales, también muestra que las frutas, verduras, granos, productos lácteos bajos en grasa, legumbres, pescado y se asocian con un menor riesgo.

Además de la revisión de la literatura de revistas, un nuevo estudio ecológico se llevó a cabo utilizando la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer de 10 países (Brasil, Chile, Cuba, Egipto, India, Mongolia, Nigeria, República de Corea, Sri Lanka y Estados Unidos) junto con datos de la dieta seguida 5, 10 y 15 años antes de los datos de prevalencia.

La ingesta habitual de carne o productos animales (menos leche) 5 años antes de prevalencia de la enfermedad de Alzheimer tenía mayor correlación con la prevalencia de la enfermedad. El estudio examinó el riesgo específico de desarrollar la enfermedad de Alzheimer al que se enfrenta cada país y región en función de sus hábitos dietéticos asociados.

Los residentes en Estados Unidos parecen estar particularmente en riesgo, ya que estos ciudadanos tienen aproximadamente un 4% de probabilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, debido en buena parte al patrón de dieta occidental, que tiende a incluir una gran cantidad de consumo de carne.

El autor del trabajo, William B. Grant, afirma que “la reducción del consumo de carne podría reducir significativamente el riesgo de enfermedad de Alzheimer, así como de varios tipos de cáncer, la diabetes mellitus tipo 2, el derrame cerebral y, probablemente, la enfermedad renal crónica”.

A su juicio, “la creciente evidencia en todos los estudios indica que el patrón de dieta occidental –sobre todo la gran cantidad de carne que incorpora– está fuertemente asociada con el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades crónicas. A pesar de que la tradicional dieta mediterránea se asocia con aproximadamente la mitad del riesgo que la dieta occidental, las dietas tradicionales de países como India, Japón y Nigeria, con muy bajo consumo de carne, se asocian con una reducción adicional del 50% en el riesgo de la enfermedad de Alzheimer”.




El síndrome postvacacional, un habitual de la vuelta a la rutina

Preparándote para ir a trabajar, no puedes dejar de pensar en cómo se han pasado tan rápido las vacaciones. En lo que te ha parecido un abrir y cerrar de ojos, tu mes de descanso se ha esfumado y te toca volver de golpe a la rutina. Una situación que hace que muchos experimenten un sentimiento de tristeza y ansiedad por este cambio radical que se ha catalogado como “síndrome postvacacional”.

Una afición que, aunque no está considerada como una patología como tal por los profesionales, cada año afecta a una mayor proporción de población por el ritmo de vida frenético que llevamos en la actualidad.

En muchas ocasiones este síndrome postvacacional se puede confundir con un trastorno depresivo, pero se diferencia por los factores que lo desencadenan -en el caso del síndrome postvacacional se produce por el cambio repentino de una vida tranquila a la vuelta al trabajo- y la duración del sentimiento de tristeza, que no suele superar los 15 días, que es la media en la que una persona suele adaptarse a la vida cotidiana.

Tal y como indica la psicóloga María Paz Moreno, uno de los principales sentimientos que impera en las personas que pasan por este trasvase de sentimientos es la ansiedad y la sensación de que tienen una acumulación de tareas pendientes.

Un hecho que, tal y como explica Moreno, está relacionado con las exigencias y expectativas altas que hacen que las personas tengan una visión muy compleja de cómo y cuándo deben realizar las actividades que dejaron pospuestas para después de sus vacaciones.

“Lo que yo le diría a una persona con estos pensamientos es que tiene que tener la capacidad de sentarse fríamente a planificar las tareas que hay pendientes y temporalizar lo que es prioritario y lo que no. Así se liberará de ese pensamiento de que todas las cosas tienen que estar hechas para ya”, recalca María Paz Moreno.

Otro de los problemas que provoca esta sensación, tal y como explica la experta, es el hecho de que ponemos toda la ilusión en un único evento en todo el año, lo que provoca la sensación de que tras ese viaje o ese evento ya nada más va a ilusionarnos a lo largo del año. Para combatir este hecho, María Paz aconseja que, en vez de realizar un único proyecto grande al año, se hagan haya actividades regulares que ilusionen tus días como pueden ser escapadas al campo o la playa, viajes cortos, actividades de deporte, entre un amplio abanico de posibilidades.

Sobre este asunto, María Paz Moreno recalca: “Muchas veces le digo a la gente que viene con este problema que si tiene síndrome postvacacional es porque su vida está mal organizada, porque la vida ordinaria no debe de ser desagradable”. A esto añade: “Cuando me viene alguien con estos problemas, muchas veces les pregunto por qué su vida ordinaria es tan desagradable”. Por ese motivo, Moreno muestra la necesidad de realizar un cambio en la vida ordinaria de las personas para que sus expectativas de ocio no se muestren únicamente a largo plazo.

Otro de los trucos que aporta la psicóloga para hacer frente a este sentimiento es empezar a planificar el próximo “gran viaje” justo después de haber vuelto de vacaciones. Con este remedio tendrás la mente ocupada y mantendrás la sensación de que algo bueno está por llegar.

Así que despeja de tu mente la sensación de que, con el fin del verano, la diversión ha acabado y toca el tedio de lo cotidiano. Con la planificación adecuada, la realización de actividades divertidas con asiduidad y la reducción de tu auto exigencia harás de todo el año unas vacaciones continuas.




El 60% de los casos de dislexia proviene de factores genéticos

La dislexia es una de las patologías que más se ha dado a conocer con el paso de los años. Para quien no la conozca, la patología es definida por los profesionales como un trastorno del aprendizaje de la lectura y escritura en el que las personas muestran, de forma específica y persistente, muchas dificultades para alcanzar una capacidad lectora apropiada a su edad y nivel educativo, a pesar de presentar una adecuada inteligencia.

“En preescolar son niños a los que les cuesta aprenderse las letras o hacer rimas. Y cuando empiezan con la lectura les cuesta muchísimo, son muy lentos, hacen muchas pausas, confunden letras y cambian el orden de sílabas”, señala sobre esta patología la neuropsicóloga infantil Genma Rodríguez Melchor.

Para las personas que lo sufren, la lectura supone tal esfuerzo atencional y cognitivo que les resulta difícil memorizar y comprender lo leído. “Su escritura suele ser un reflejo de sus dificultades lectoras y generalmente está plagada de errores ortográficos”, añade Genma Rodríguez Melchor.

La dislexia se presenta para la neuropsicóloga como un trastorno de base neurobiológica cuyo causante principal se encuentra en la genética, asociada a la alteración en el proceso del neurodesarrollo. Entre los déficits que provoca se encuentra el denominado “defecto en el procesamiento fonológico del lenguaje”, basado en la discriminación y manipulación de los sonidos del habla. Además, se encuentra un bajo nivel del vocabulario, baja fluidez en el habla, una memoria verbal reducida, una baja capacidad de atención y dificultades en la expresión verbal de ideas.

Todo esto provoca en los niños que no reciben una atención adecuada para solventar estas dificultades inseguridad, baja autoestima, baja motivación hacia las tareas escolares y el estudio, y dificultades para realizar exámenes y pruebas escritas, lo que suele llevarles a obtener bajas calificaciones escolares y, en ocasiones, problemas emocionales y de conducta.

IMPORTANCIA DEL FACTOR GENÉTICO

Según explica la neuropsicóloga Genma Rodríguez Melchor, cuando uno de los progenitores es disléxico se multiplican por ocho las posibilidades de tener un hijo disléxico respecto a la población general. Así, se estima que el componente genético influye un 60%, mientras que el 40% restante se debe a factores ambientales.

Su presencia en la sociedad se encuentra entre el 5 y el 15%, siendo uno de los trastornos neuropsicológicos más frecuentes en la población infantil, junto con el Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad -TDAH-.

FORMA DE TRATAR LA DISLEXIA

Cuando se consigue detectar este tipo de dificultades lectoescritoras en las etapas educativas iniciativas como es la etapa infantil, se tiene la posibilidad de realizar una intervención precoz. Esto puede evitar la aparición de dificultades o trastornos más graves en posteriores etapas educativas o, al menos, se pueden disminuir de manera importante los efectos negativos de tener un trastorno del aprendizaje, como la desmotivación por el aprendizaje, el menor rendimiento escolar o una baja autoestima.

Cuando ya se padece dislexia, la forma de tratarla es darle la atención especializada por parte de neuropsicólogos infantiles o logopedas con conocimiento amplio del trastorno que partan siempre de una buena valoración que muestre las dificultades concretas que presenta la persona que padece dislexia. De igual modo, se muestra como fundamental la adecuada coordinación entre docentes, padres y profesionales especializados.

“Generalmente si las dificultades son atendidas a tiempo, aprenderá a leer, a escribir y a utilizar el lenguaje lo suficientemente bien como para cubrir sus expectativas escolares y sociales. Aun cuando la dislexia es un trastorno persistente que no desaparece, se puede lograr superar las principales dificultades”, recalca la neuropsicóloga.

 




La demencia de Cuerpos de Lewy provoca pérdida del buen juicio y alucinaciones

Para muchas personas la expresión “Cuerpos de Lewy” le parecerá extraña y desconocida, pero para otros muchos es su vivencia diaria. Y es que nos encontramos ante una enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres con una edad comprendida entre los 50 y los 85 años.

Tal es su incidencia en la vida de quien lo padece que las personas que se ven impedidas por los Cuerpos de Lewy suelen tener una esperanza de vida de entre cinco y siete años desde el momento de su aparición.

Viendo estos datos, te preguntarás: “¿Pero, ¿qué son los Cuerpos de Lewy, que nunca he oído hablar de ellos?”. Pues es un tipo de demencia -de hecho, es la segunda más común tras el Alzheimer- que se define como la pérdida progresiva y gradual de funciones mentales y alteraciones conductuales que afectan e interfieren en las diferentes actividades de un individuo.

Sobre esta patología de la que se desconocen las causas y de la que no se han identificado los factores de riesgo, la psicóloga Mercedes Pinel Zafra afirma: “La demencia por Cuerpos de Lewy es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por el depósito de proteínas anómalas, redondas y lisas, llamadas Cuerpos de Lewy. Éstas se acumulan en diversas partes del cerebro como son la sustancia negra, ganglios basales y neocortex cerebral de la persona afectada”. Según afirma la experta, esta enfermedad es bastante agresiva y conduce a la demencia grave y a la inmovilidad.

Entre los síntomas más comunes de los Cuerpos de Lewy, Pinel Zafra recalca las alucinaciones, los cambios en el estado de alerta y de atención, los problemas con el movimiento y la postura -denominada Parkinsonismo-, la rigidez muscular, la confusión y la pérdida de memoria.

“Las personas que sufren cualquier tipo de demencia se ven afectadas de forma muy brusca en todas las actividades básicas e instrumentales de su vida diaria”, indica al respeto la psicóloga. Según muestra, cuando padecen esta enfermedad no son capaces de orientarse en el espacio y en el tiempo, presentan problemas para encontrar las palabras adecuadas -hecho conocido como fenómeno de punta de lengua – y tienen dificultad para mantener una conversación. “Tienen problemas de falta de atención, inflexivilidad mental, dificultad para tomar decisiones, pérdida del buen juicio y de la comprensión de las cosas”, añade al respecto Mercedes Pinel Zafra.

Además de estos efectos, la enfermedad también puede provocarles a los afectados diferentes alucinaciones como ver gente, escuchar ruidos y oler y tocar algo que objetivamente no existe.

Igualmente se puede observar cómo estos pacientes tienen una postura flexionada, rigidez en las extremidades, temblores, arrastre de pies y lentitud de movimiento.

La forma que existe de prevenir su aparición es llevando un estilo de vida saludable. Para ello es aconsejable realizar ejercicio físico, tener una dieta sana y equilibrada, mantener la mente activa y fomentar las relaciones sociales y familiares. “Estos son algunos de los factores que nos pueden ayudar a disfrutar de un envejecimiento activo y aumentar nuestra calidad de vida”, recalca la psicóloga.

Pero, al igual que ocurre con el resto de demencias, los Cuerpos de Lewy no tiene cura una vez que ha aparecido, sino que tiende a empeorar con el tiempo. El tratamiento que suele implementarse para reducir sus síntomas suele ser farmacológico y basado en aspectos como la estimulación, rehabilitación y entrenamiento cognitivo, reminiscencias, musicoterapia, relajación, estimulación multisensorial y terapia con animales.

Debido a esto, uno de los ejes fundamentales de cualquier tratamiento debe ser que el paciente se sienta activo a nivel físico, social y psicológico.




Acné, atrofia, calvicie o impotencia, principales riesgos de tomar anabolizantes en el deporte

Acné, atrofias, calvicie o impotencia son sólo algunos de los riesgos a los que se enfrentan los deportistas cuando se toman anabolizantes, tal y como ha alertado la especialista en Medicina del Deporte en Geseme, Silvia Treviño, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos.

En muchas ocasiones, los deportistas utilizan ayudas alimentarias y ergogénicas para mejorar el estado energético y recuperar la fatiga, fuerza o la resistencia, tales como suplementos vitamínicos, suplementos de carbohidratos, suplementos de proteínas y algunas, “desgraciadamente demasiadas”, sustancias nocivas y prohibidas dentro del marco legal de la suplementación ergogénica deporte.

El efecto que el deportista profesional encuentra al ingerir o inyectarse una sustancia dopante no es más que aumentar artificialmente el rendimiento deportivo durante una competición. Si esto sucede en un deportista amateur, el consumo de fármacos asociados a la práctica deportiva puede perseguir, además de la consecución rápida de resultados favorables, poder integrarse más rápidamente en categorías superiores y más profesionalizadas.

Ahora bien, no todos los deportes tienen las mismas sustancias, ya que cada disciplina deportiva necesita la mejora de calidades diferentes. Por ejemplo, en el boxeo, los diuréticos porque ayudan al control del peso en un bajo tiempo; y en el tiro con arco los betabloqueantes, ya que disminuyen el temblor y mejoran la precisión.

En el caso de los anabolizantes, una sustancia que tiene un efecto similar a la testosterona, la también miembro de Saluspot ha informado de que se usan para obtener un mayor rendimiento deportivo, ya que ayudan a aumentar la masa muscular, la fuerza y resistencia, al tiempo que reducen la grasa y el tiempo de recuperación post-esfuerzo.

“SÓLO PUEDEN TOMARSE BAJO SUPERVISIÓN MÉDICA”

En concreto, en los hombres, esta sustancia provoca acné, aumento de la agresividad, piel grasienta, atrofia testicular, distribución alterada del pelo, calvicie precoz, disfunción renal, aumento del deseo sexual, alteración del comportamiento sexual, impotencia y cáncer de hígado.

Asimismo, en los adolescentes origina acné facial y corporal, así como una frenada del crecimiento; mientras que a las mujeres les provoca masculinización, alteración del ciclo menstrual, crecimiento del pelo facial y corporal, calvice masculina, virilización de la voz, aumento de la nuez y atrofia de mamas.

“Son sustancias ilegales que solo pueden tomarse bajo supervisión médica y que en el deporte su uso está prohibido ya que aumentan el rendimiento deportivo a costa de producir alteraciones indeseables en el organismo”, ha apostillado la experta.

Sin embargo, ha reconocido que puede haber un dopaje positivo que permita la competición del deportista sin ningún problema legal, es el caso de los pacientes asmáticos o hiperreactivos en tratamiento con salbutamol o salmeterol (‘Ventolin’) u otros, que siempre estén prescritos por el médico de la entidad deportiva y con un diagnóstico fiable.




El 3% de la población sufre reacción intensa a picaduras de mosquitos

La mayor parte de las reacciones producidas por picaduras de mosquitos en niños no tienen un componente alérgico, de hecho solo un tres por ciento de la población sufre una reacción intensa a estas picaduras, según indica la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Durante el verano, las picaduras de los mosquitos son motivo de consulta frecuente al pediatra por presentar síntomas como inflamación, picor o dolor, pero “no son graves ni peligrosas para la vida”, ha afirmado la vicepresidenta de SEICAP, Elena Alonso. Los mordiscos de estos insectos suelen causar urticaria papulosa, reacciones localizadas muy comunes en la población infantil debida a una hipersensibilidad a su saliva.

Además, “si hay sucesivos picotazos, los lugares de antiguas picaduras se pueden reactivar en forma de ronchas que pican mucho”, ha señalado la doctora. En cualquier caso, este tipo de reacciones localizadas suelen desaparecer de tres a cuatro días en la mayoría de los menores.

Para evitar empeorar las picaduras de los mosquitos y que aumente la infección es recomendable que el niño no se rasque y se puede limpiar con agua y jabón y aplicar hielo para reducir el dolor, ha afirmado Alonso. Los pediatras alergólogos resaltan la importancia de evitar la picadura de este tipo de insectos vistiendo a los niños, siempre que sea posible y en entornos de mucha vegetación, con pantalones largos, camisa de manda larga y calcetines.

Además, es aconsejable evitar ropa de colores llamativos, el uso de colonias o perfumes, ya que pueden atraer a los mosquitos y hay que evitar caminar por zonas como pantanos o ríos. Los dispositivos electrónicos que emiten sonidos de alta frecuencia tampoco son recomendables porque no se ha demostrado su eficacia.

El tratamiento más utilizado son los antihistamínicos para los picores, y en algún caso, alguna crema con corticoides tanto para los niños que tienen alergia como para los que no. Lo más aconsejable es acudir al médico para que valore si el niño necesita algún antibiótico si tiene infección. Las reacciones intensas a picaduras de mosquito no suponen ningún riesgo de reacción como las que producen las picaduras de avispa o abeja, que si pueden llegar a ser graves y se notan al momento, “los mosquitos tardan unas horas en notarse”, ha explicado Alonso.

PRECAUCIÓN CON LOS REPELENTES

Hay que tener precaución con los repelentes, ya que muchos no son adecuados para los más pequeños, por lo que lo más recomendable es el uso de mosquiteras. Muchos de estos repelentes llevan ingredientes que se utilizan contra las picaduras de garrapatas y mosquitos con gran eficacia pero, según se han demostrado en algunas investigaciones, “podrían ser neurotóxico por lo que se desaconseja su uso en menores de dos años”, ha subrayado la miembro de la SEICAP, Cristina Ortega Casanueva.

El método de aplicación de estos repelentes es muy importante y hay que seguir las instrucciones del fabricante, evitando la zona de los ojos, boca y manos, ya que los más pequeños se las llevan a la boca. Tampoco deben aplicarse debajo de la ropa ni usar productos de protección solar que mezclen repelentes “puesto que estos últimos no necesitan aplicarse con la misma frecuencia. En todo caso, se aplicará primero la crema fotoprotectora y después el repelente”, ha concluido la experta.




El cáncer de cuello de útero afecta a 2.100 personas al año

Uno de los mayores temores en la población femenina es padecer una de las patologías más proliferadas en los últimos años: el cáncer de cuello de útero. Una enfermedad que, tal y como expresa la ginecóloga Irene Vico, se presenta como la tercera causa de muerte -en cuanto a tumores- de personas entre los 14 y los 54 años. Así, la enfermedad se sitúa tras el cáncer de mama y de pulmón en cuanto a incidencia.

Tal es su situación en la sociedad actual que, según expresa la Sociedad Española Contra el Cáncer, en España se diagnostican unos 2.100 casos al año. Esta cifra representaría el 3,3% de los tumores femeninos.

Para lograr entender esta patología, es necesario acercarse a su definición, que, según Vico, sería “una neoplasia maligna con origen en las células que revisten el cuello del útero”.

La principal causa que lo provoca, según explica la ginecóloga, es la aparición del Virus del Papiloma Humano (VPH), cuya presencia se presenta como fundamental para la extensión del cáncer de cuello de útero. Junto a esto, Vico añade: “Las personas inmunodeprimidas, que tienen más dificultad a la hora de eliminar el VPH, y las personas expuestas a él, como son las mujeres con varias parejas, con inicio precoz de las relaciones, no usar el preservativo, tienen mayor posibilidad de sufrir este tipo de cáncer”.

La Sociedad Española contra el cáncer amplía estos causantes, añadiendo fumar y usar anticonceptivos de manera prolongada a la lista de acelerantes de riesgo de sufrir el cáncer de cuello de útero.

Una de las consecuencias que despierta tras su aparición es el sangrado vaginal -sobre todo en el momento de tener relaciones sexuales-, el dolor abdominal y la compresión de órganos vecinos como pueden ser la vejiga y el recto.

Sobre la forma de evitarlo, la ginecóloga afirma: “La prevención primaria sería a través de la vacuna. Con ella se evitaría la infección por los virus de alto riesgo y así la probabilidad de tener una lesión que pueda evolucionar a cáncer”. La segunda forma de prever la aparición del cáncer de cuello de útero sería realizar el cribado de cáncer de cerviz que se realiza mediante citologías periódicas.

Si la aparición de este tipo de cáncer se presenta irreversible, la forma de tratarlo depende del estadio en el que se encuentre la patología. Así, si está localizado en el cuello y no penetra mucho en el tejido de sujeción -menos de tres milímetro- se puede realizar una conización, que consiste en quitar la lesión completa, o una histerectomía –centrado en quitar el útero entero- si la mujer ya tiene hijos.

Si está en una situación más avanzada pero no ha llegado a los ligamentos que sujetan el útero se realiza una cirugía completa en la que se quitaría el útero, los ovarios, las trompas, la zona superior de la vagina y los ganglios correspondientes. Además, en ocasiones también se da quimio y/o radioterapia.

Así, con el tratamiento adecuado y localizando el problema a tiempo, el cáncer de cuello de útero puede paliarse hasta desaparecer.




La mala higiene bucal, la gran aliada de la halitosis

Te levantas por la mañana y es lo primero que percibes.  La misma escena acaba repitiéndose día a día: un olor nauseabundo se apropia de tu boca hasta provocarte la necesidad de huir despavorido hacia tu cepillo de dientes.

Y es que la halitosis es una patología que afecta cada vez a un mayor número de personas. Una enfermedad que se ve incrementada por el ritmo acelerado que lleva la sociedad en la actualidad, donde el tiempo destinado a la higiene bucal va disminuyendo conforme aumenta los quehaceres cotidianos.

Según muestra el doctor Jonas Nunes, director del Instituto del Aliento, el 60% de los casos de halitosis vienen producidos por un mal hábito de limpieza bucal. “La causa principal de la aparición de halitosis todavía a día de hoy es la mala higiene. Se trata de una mala higiene caracterizada por no limpiar adecuadamente la lengua o por tener placa bacteriana”, recalca al respecto el experto en esta patología.

En estos casos, el tratamiento es sencillo. Incluyendo un cuidado intensivo de la higiene bucal se acabaron los problemas. Pero no es tan fácil de erradicar para todos los afectados, pues una gran porción de los pacientes padecen halitosis patológica o crónica, lo que produce su persistencia y difícil disolución.

“Una persona cuando tiene mal aliento no busca en primer lugar a un experto sino que primero cuida su higiene o compra enjuagues para ver si funcionan y si ya eso no sirve para nada entonces vienen a nuestra consulta”, recalca al respecto el director del Instituto del Aliento.

Porque se ha extendido en la ciudadanía la sensación de que utilizando un buen enjuague bucal el mal aliento se convertirá en cosa del pasado, pero no. Según indica Jonas Nunes, cuando las causas que provocan la halitosis no tienen nada que ver con la higiene bucal sino que se debe a diversos factores saludables, el tratamiento debe ser más especializado. “Es como si para quitar un mal olor en la cocina te pones a limpiar las paredes del salón. No tiene sentido y no sirve para nada. Pues lo mismo sucede con la halitosis”, explica el experto.

Lo que podría parecer un mero hecho casual y cotidiano puede provocar en quien lo padece unos acuciados problemas sociales. Así lo muestra Nunes: “Este mal olor puede tener un gran impacto en la calidad de vida de quien lo sufre porque la sociedad penaliza bastante su circunstancia tanto en las relaciones afectivas como en las laborales”. Junto a esto indica: “El Instituto del Aliento ha podido demostrar que la halitosis limita la vida social, aumenta la ansiedad, interfiere en las relaciones íntimas y disminuye la felicidad global de quien lo padece”.

Para poder atajar este problema que no solo puede producirse en el aire espirado por la boca sino también en el expulsado por la nariz, lo primero que debe hacerse es descubrir su causante. Porque, según expresa el experto, no existe un único tipo de halitosis, sino que por cada problema biológico que pueda haber producido este mal olor puede haber un tratamiento distinto. “El tratamiento para los 80 mecanismos patológicos que pueden hacer que el ser humano tenga mal olor existen 80 tratamientos distintos”, recalca el doctor.

A pesar de que exista infinidad de causas, las patologías y condiciones clínicas se relacionan principalmente con problemas en el tuvo digestivo, en la boca, en el aparato respiratorio, en la nutrición o endiversos aspectos psicológicos.

Así que si la halitosis está empezando a hacer mella en tu día a día y no sabes como frenarla, no te preocupes. Con un tratamiento adecuado podrás decir adiós definitivamente a ese mal aliento que tanto te acompleja.




Infección de orina, una de las patologías más comunes del embarazo

Vas al baño una y otra vez y la sensación no desaparece. Si por tu vejiga fuera, estarías el día entero sentada en el baño. “¿Pero por qué tengo esta sensación tan extraña?”, piensas. La respuesta es sencilla: tienes infección de orina.

Ésta es una patología muy frecuente en las mujeres que, tal y como indica el ginecólogo César Serrano, está provocada por la invasión de microorganismo a la uretra.

Quizás ahora te preguntas: “¿y cómo sé si lo tengo? Entre sus efectos está tener dolor o sensación de ardor al orinar, tener necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual, notar la imposibilitada de hacerlo aunque tengas muchas ganas y percibir mal olor o sangre en la orina.

Las mujeres tienen mayor posibilidad que los hombres a tener infección de orina, pero si además están embarazadas, las posibilidades aumentan exponencialmente. Y es que, tal y como muestran los expertos, el 20% de las embarazadas sufre de infección de orina durante el periodo de gestación.

“Las embarazadas están más predispuestas a sufrirlo, el factor que les predispone a ello es que por el embarazo las hormonas relajan los uréteres y además los comprimen, por lo que la orina se estanca”, señala al respecto César Serrano. A esto añade: “Esto favorece que se infecte con mayor posibilidad y facilidad”.

Dichas hormonas también provocan la relajación de los músculos de la vejiga, con lo que es difícil vaciarla por completo, lo que eleva el riesgo de provocar que la orina vuelva a subir a los riñones. Además, tal y como explica Serrano, durante el embarazo el PH de la orina cambia hasta hacerla más proclive a las bacterias.

“El momento en el que suele aparecer con mayor facilidad esta infección es la época más avanzada del embarazo debido a que el útero es más grande y empuja con mayor fuerza a la vejiga, lo que facilita estos causantes”, añade al respecto Serrano.

El padecer esta patología durante la gestación puede tener unas consecuencias complejas. Y es que, tal y como afirma el experto, “el tener infección de orina cuando se está embarazada puede afectar al riñón si no se trata e, incluso, puede acelerar el parto”.

Pero si notas estos problemas no te asustes, se puede tratar con facilidad. Lo que debes hacer, tal y como indica el doctor César Serrano, es dirigirte a un médico especializado para que pueda hacer un urinocultivo que demuestre qué tipo de bacterias se encuentran en la orina y que así pueda dar con los antibióticos necesarios que hagan desaparecer esa molesta sensación.




Verrugas y hongos, los grandes enemigos de tus pies durante el verano

Empieza a hacer calor. El frescor que la sombrilla te proporciona no parece ser suficiente, así que decides encaminarte hasta la piscina para pegarte un buen chapuzón. Pero con las prisas de quien desea sumergirse inmediatamente en el agua, olvidas el calzado junto a tu toalla y caminas despreocupado con los pies descalzos. Lo que no te parece tener la más mínima importancia puede ocasionarte bastantes molestias en estos meses de verano.

Tal y como señala la podóloga Pilar Sánchez Sánchez, actos como éste son los principales causantes de que nuestros pies se resientan durante estos meses. “En verano lo más típico suele ser andar descalzos por las piscinas y la playa, lo que provoca que aparezcan hongos en la planta de los pies, entre los dedos o las uñas. Y también pueden aparecer verrugas, que se contagian mucho en las piscinas por andar descalzo”.

Pilar Sánchez Sánchez destaca los principales problemas que suelen padecer nuestros pies en esta calurosa temporada: “Los hongos de la piel, los hongos de las uñas, las verrugas y la tendinitis plantar son lo más común”.

Los causantes suelen ser diversos, según explica Sánchez. Así, los hongos y las verrugas de los pies se deben al hecho de caminar descalzos y al sudor de la piel, pues al ser una de las zonas donde más humedad aparece es más fácil que proliferen estos problemas. Para evitar su aparición, Pilar Sánchez aconseja: “No olvides secarte bien los pies y entre los dedos, no compartas las chanclas de la piscina y de la playa ni las uses para caminar y, si tienes exceso de sudoración, seca bien tus pies y usa calzado transpirable”.

Tal y como indica la podóloga, otra de las patologías comunes del verano suele ser la aparición de hongos en las uñas, producidas por un acto tan causal en las mujeres como pintárselas con esmalte: “La laca de uñas es muy mala porque se queda la parte de arriba de la uña muy amarilla y eso da lugar a que aparezcan hongos. Cuando la gente en septiembre se quita el pintauñas se da cuenta de que tiene manchitas blancas y eso es debido a que sale por un lado el hongo”. La forma de evitar su aparición se presenta como sencilla para la profesional: “No uses esmalte de uñas de forma ilimitada, sino que debes limpiar tus uñas y dejarlas respirar”.

Con la llegada del calor, cada uno de nosotros decimos adiós a los agobiantes zapatos cerrados para darle la bienvenida a las sandalias y los calzados abiertos. Una tradición que puede traer consigo tendinitis plantar, una patología producida por la poca sujeción que tiene el pie. “Después de haber estado todo el invierno con las botas o los calcetines estrechos, al ponernos chanclas y sandalias lo que suele pasar es que se te abra un poco el pie, lo que provoca dolor en los tendones”, expresa Pilar Sánchez. De ese modo, la doctora aconseja utilizar calzado sujeto al tobillo y hecho con buenos materiales para que no provoque molestia ni más sudoración.

PERSONAS MÁS PROPENSAS A ESTOS PROBLEMAS

Tal y como afirma Pilar Sánchez Sánchez, hay una porción de la sociedad que suele padecer con  mayor facilidad estas patologías. “La población más propensa a tener este tipo de problemas son los niños y los adolescentes porque están más tiempo en las piscinas y la playa y se contagian con más facilidad unos a otros”, recalca Sánchez. A esto añade: “Además, su piel es más blanda, por lo que es más fácil que se contagien”.

Las mujeres, por su parte, son quienes sufren en mayor medida los hongos de las uñas, sobre todo por el uso de esmaltes.

TRATAMIENTO

Una vez que nuestros pies ya se han visto afectados, la primera medida que debemos emprender es dirigirnos a un podólogo para que examine nuestra patología y nos aconseje cómo tratarla. “Tienes que ir a un especialista porque tiene métodos de diagnóstico para saber qué tratamiento poner. Para atajar cada problema se realizan unos procesos diferentes, así que un profesional es quien debe ver qué es lo que tienes y decirte cómo tratarlo”, indica Sánchez Sánchez.

Así que, cuando te predispongas a caminar por la piscina o la playa con el pie descalzo, piénsalo bien. Con el simple hecho de ponerte las chanclas podrás ahorrarte grandes molestias.

 




Un suplemento nutricional podría ser beneficioso para los atletas que sufren intestino permeable

Las personas que realizan ejercicio intenso suelen sufrir un trastorno que se conoce como intestino permeable, en la cual la delgada barrera de la mucosa del intestino, que desempeña un papel en la absorción de nutrientes y la prevención de la entrada de moléculas grandes y gérmenes del intestino en el torrente sanguíneo, se vuelve menos eficaz.

Esta enfermedad, también presente en personas que están activas en condiciones de calor, puede llevar a un ‘golpe de calor’, por ejemplo en el personal militar desplegado en países con altas temperaturas, además de síntomas intestinales en los atletas.

Un equipo de investigación de la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Plymouth, la Universidad de Leicester y la Universidad de Aberystwyth, todas ellas en Reino Unido, detallan su trabajo en un artículo que se publica este miércoles en ‘American Journal of Clinical Nutrition’, que afirma que zinc-carnosina (un producto alimenticio de salud), solo o combinado con calostro bovino, puede ser valioso para los atletas y evitar un golpe de calor en el personal militar.

El equipo reunió a ocho voluntarios que formaron parte de uno de cuatro brazos del estudio doble ciego controlado con placebo. Los voluntarios se pusieron en grupos en los que cada grupo recibieron placebo, zinc-carnosina, calostro o zinc-carnosina y calostro durante 14 días antes de realizar ejercicio estandarizado tomado dos y 14 días después de comenzar el tratamiento.

UNA OPCIÓN PARA LOS DEPORTISTAS DE LOS JJ.OO. DE RÍO

Entre los cambios que se producen en los atletas durante el ejercicio intenso está un aumento de dos grados centígrados de la temperatura corporal, que puede muy bien haber sido un factor contribuyente a la causa del aumento de la permeabilidad del intestino. El ensayo clínico fue paralelo a experimentos de cultivo celular para ayudar a comprender los mecanismos que subyacen a cómo funcionaban zinc-carnosina y el calostro bovino.

Los resultados mostraron que zinc-carnosina mejoró el rendimiento de la barrera mucosa del intestino y que esta mejora se potenció cuando se completó con calostro bovino. Ambos son comercializados por proveedores de alimentos para la salud y el equipo de investigación llegó a la conclusión de que zinc-carnosina solo o combinado con calostro bovino puede tener valor para los afectados por intestino permeable.

Uno de los autores principales del estudio, el profesor Raymond Playford, experto gastro-intestinal y profesor de Medicina de la Universidad de Plymouth, advierte: “La distinción entre productos alimenticios y medicamentos farmacéuticos es a menudo borrosa. Nuestro grupo de investigación está interesado en el uso de productos de origen natural para mejorar la salud intestinal. Nuestros hallazgos son emocionantes y apoyados por un ensayo clínico completo respladado por experimentos de cultivo celular”.

Y agrega: “No sólo es aplicable para el rendimiento deportivo donde los síntomas intestinales pueden ser problemáticos, sino que también tiene valor para las personas expuestas a altas temperaturas, como el personal militar desplegado en el Medio Oriente. Para los atletas que participan en los Juegos Olímpicos de este verano en Brasil, nuestros hallazgos podrían ser de gran ayuda, puesto que realizarán ejercicio en condiciones de calor y humedad”.