Domingo, 28 Mayo, 2017

Catastrófica despedida del año (4-1)

El equipo nazarí fue superado por Las Palmas, que aprovechó sus oportunidades ante una débil defensa rojiblanca

Édgar, durante el partido | Foto: LFP
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Granada intentó morir de pie, pero acabó estrellado en el Gran Canaria. Severo resultado para los rojiblancos que comenzaron mejor que su rival, pero terminaron acusando la falta de puntería y  los dos primeros goles que adelantaron a Las Palmas en el marcador. Resultado abultado y doloroso, pero sobre todo muy duro en la clasificación.

El primero en avisar fue el Granada. Un pase a la espalda de Rubén Pérez cogió despistada a la defensa canaria, aunque finalmente el disparo de Nico López se fue demasiado alto. El primer cuarto de hora fue de mucho respeto. De tres puntos que noqueaban al rival.

El Granada se mostró con más mordiente a partir de los quince minutos. Más cerca del área rival, tuvo dos buenas ocasiones en los pies de Nico López y Édgar. El primero se durmió al intentar buscar el remate casi en el área pequeña. Édgar a punto estuvo de sorprender a Javi Varas con un disparo cruzado desde el pico izquierdo del área. Demasiado suavecito quizás para romper el marcador.

El Granada volvió a acusar su pésima capacidad de remate ante la portería rival. Se hizo con el control en el centro del campo pero sin llegar a materializar todas las facilidades que concedió la defensa canaria en la primera parte. Ocasiones erradas por parte de los nazaríes, como en todos los partidos, que al final pasan factura.

Cinco disparos, dos a puerta por parte del Granada. Un disparo por parte de Las Palmas. Así, todo lo que no metió el Granada, lo hizo Las Palmas a la primera ocasión que tuvo. Una gran combinación entre Viera y Tana terminó con un pase de la muerte del primero al segundo, que entraba por el punto de penalti como si fuera su casa, ante una pasividad asombrosa de la defensa nazarí. El remate de Tana terminó dentro de la meta de Andrés con fortuna, ya que tocó en Biraghi y despistó al guardameta murciano (1-0, minuto 31).

Las Palmas se hizo con el control cuando peor lo tenía. Dos lesiones obligó a Quique Setién a sacar dos jugadores de recambio cuando todavía no se habían cumplido ni los primeros cuarenta y cinco minutos. Primero Hernán y luego Willian José dieron paso a David García y Araujo. El Granada, ante tanto parón, se desestabilizó y perdió el hilo que había conectado al comienzo con la presión muy arriba y robando rápido.

Nico López fue el sacrificado de una primera mitad desconcertante para los de Sandoval. El comienza de los segundos cuarenta y cinco minutos no cambió los síntomas. A los cinco, Vicente metía el balón de forma sutil en el área nazarí, Viera prolongaba la bola de forma magistral, y Araujo no fallaba ante la salida de Andrés, que se la ‘comía’ entre sus piernas. 2-0, y cuarenta minutos para una remontada épica o llorar y sufrir.

Si un hombre podía poner esperanza en el sentir rojiblanco horizontal no era otro que Peñaranda. Es el hombre de moda en Granada y lo volvió a certificar en Canarias, por si acaso. Un gran pase en profundidad desde la derecha de Rochina puso al venezolano sólo ante Varas, algo esquinado, supo definir a la perfección ante la salida del guardameta de Las Palmas. Sandoval, entre celebraciones, metía a El-Arabi, con un 2-1 que invitaba a soñar.

Pudo hacer la proeza el Granada en algunas acciones y con un Sandoval frenético desde el banquillo. Revolucionó el equipo. Vivir o morir. O morir matando. Dio el paso adelante metiendo a Rober por Babin, metiendo más gente arriba, pero no pudo ser. La cruz cayó sobre el Granada en el Estadio de Gran Canaria.

Primero fue Foulquier quien pudo poner el empate en el tanteador. Recortó hábilmente a su par, con cañito incluido, pero su disparo se estrelló contra la defensa rival. Después fue Peñaranda, que no llegó a conectar un intento de volea, impedido por una entrada de David García, que los rojiblancos protestaron hacia el penalti.

Precisamente de penalti vino el caos nazarí. La impotencia se apoderó del Granada los últimos minutos. Un riguroso penalti concedido a Las Palmas, tras una entrada de Rober a Wakaso, que literalmente voló, puso el 3-1 en el marcador. Viera transformó la pena máxima y llevó al éxtasis a la grada canaria. Quedaban quince minutos, y esta vez, sólo cabía sufrir.

El Granada dio muestras de sus carencias en la catástrofe del archipiélago. De su desgaste mental, del desacuerdo con el árbitro, protestas continuas. Biraghi fue expulsado por doble amarilla, por cortar un contragolpe. Los ‘olés’ ya se oían en Canarias. El resultado se abultó cogiendo matiz de goleada con un autogol de Lombán. El 2015 se fue, y el Granada lo despide agotado, mentalmente, y en la tabla clasificatoria, donde llegará al 2016 en puestos de descenso.

FICHA TÉCNICA

UD Las Palmas: Javi Varas, Simón, Garrido, Hernán (David García, 31’), Dani Castellano; Vicente, Roque Mesa; El Zhar, Tana (76’ Wakaso), Viera; y William José (37’ Araujo).

Granada CF: Andrés, Foulquier, Babin (75’, Rober), Lombán, Biraghi; Rubén Pérez, Fran Rico (56’ El-Arabi), Márquez; Nico López (45’ Rochina), Édgar y Peñaranda.

Goles: 1-0, Tana (31’); 2-0, Araujo (50’); 2-1, Peñaranda (56’); 3-1, Viera (penalti, 80’); 4-1, Lombán, en propia puerta (92′).

Árbitro: Santiago Jaime Latre. Expulsó a Biraghi por doble amarilla (Granada). Amonestó por parte de los visitantes: Peñaranda, Márquez y Rochina; Por parte de Las Palmas: Roque y Vicente.

Observaciones: partido correspondiente a la jornada 17 de Liga BBVA disputado entre UD Las Palmas y Granada CF en el Estadio de Gran Canaria el 30 de Diciembre a las 21:00 (20:00 horas en Canarias).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *