Domingo, 23 Julio, 2017

            

Casi el 40% de etiquetas de productos saludables y nutricionales no cumple con la normativa comunitaria

Grasas comestibles, platos cocinados y conservas acumulan el mayor número de incumplimientos en los controles realizados por Consumo en 2013

Gabinete


image_print

La Secretaría General de Consumo ha detectado irregularidades en casi el 40% del etiquetado de productos que se atribuyen propieda-des saludables y cuentan con declaraciones nutricionales. Esta es la principal conclusión de la campaña de inspección llevada a cabo por la Junta de Andalucía en 2013 para comprobar si los alimentos examinados manifiestan alguna propiedad saludable incluida en la lista de las 222 declaraciones saludables aprobadas por la Comisión europea en mayo de 2012, así como el cumplimiento de la normativa vigente.

En el marco de la campaña, se han visitado 32 establecimientos y examinado etiquetas de 91 productos, con un resultado de 36 actas positivas (39,5% del total). Igualmente, en el Laboratorio del Centro de Investigación y Control de la Calidad en Barajas (Madrid) se han analizado 33 muestras, con un resultado de 5 positivas por irregula-ridades en el etiquetado (15,1%).

En cuanto al origen de las irregularidades, en un 36,5% de los casos la declaración saludable del etiquetado no respeta las condicio-nes de uso establecidas en el anexo del Reglamento 432/2012 y en el 34,5% la declaración no está incluida en la lista de declaraciones autorizadas por la UE; además, el 20,6% no cumple las condiciones específicas de uso. Grasas comestibles, frutos de cáscara y derivados, platos cocinados y conservas de pescado son los productos que acumu-lan mayor número de incumplimientos.

Respecto a cuestiones como la lista de ingredientes, condiciones especiales de conservación, modo de empleo y la lengua oficial de la información, hay que señalar que el porcentaje de cumplimiento es del 100%.

Por su parte, en las muestras analizadas se han apreciado irre-gularidades en harinas y derivados en las que se ha examinado el contenido neto, valor energético, humedad, grasas, proteínas, cenizas, conservantes, colorantes e hidratos de carbono.

La principal conclusión de estas actuaciones es que disminuye ligeramente el porcentaje de irregularidades, aunque siguen observán-dose incumplimientos a pesar de que las empresas han contado con un amplio periodo transitorio para adaptarse a las nuevas exigencias de las normas comunitarias.

RECOMENDACIONES 

La Secretaría General de Consumo recomienda a las personas consumidoras que no se dejen llevar por grafismos o etiquetados pro-metedores sobre cualidades y aportaciones de productos saludables y con declaraciones nutricionales. Por el contrario, aconseja ahondar en las informaciones que ofrecen y valorarlas correctamente. En este sen-tido, los organismos sanitarios recuerdan que si se realiza una ali-mentación variada, completa, equilibrada y mediterránea no es preciso tomar otros complementos.

Asimismo, se aconseja leer bien el etiquetado y consumir única-mente productos de procedencia conocida, prestando especial atención a las fechas de elaboración y/o vencimiento de los alimentos envasados. Igualmente, verificar el precintado de los envases y su integridad, descartando los que estén abiertos o presenten abolladuras, entre otros aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *