Domingo, 28 Mayo, 2017

Carlos Cano: "ahora mismo vivimos una situación que tiene poco de democrático"

Tras una semana en prisión, el piquetero condenado a tres años y un día ha sido excarcelado por la Audiencia Provincial y ya espera, libre, que llegue el indulto que le permita reiniciar su vida, a los 25 años

Carlos ha cambiado las reja de Albolote por las de los jardines de la Plaza del Triunfo | Jaime Martín


image_print

Poco tiene de casual que Carlos Cano se haya citado con la prensa en la Plaza del Triunfo. Acaba de salir de la cárcel, en la que entró ‘voluntario’, y ya se encuentra rodeado de amigos que aguardan, pacientemente, a que el joven atienda a los miembros de la prensa. Tras un directo en una cadena de ámbito nacional, Carlos se sienta para intentar recapitular los dos últimos años de su vida. El chaval, se nota, sigue en esa nube a la que pertenecen quienes no terminan de creerse dónde están. Hace poco menos de cinco horas que ha recuperado su libertad y eso lo lleva dibujado en la cara, que mantiene por defecto una sonrisa cansada. 

Paso breve pero supongo que intenso por la prisión de Albolote. ¿Cómo has vivido la experiencia? 

Es difícil para mí y para cualquiera. Mi condición me ha facilitado el paso por allí porque mi fama me ha precedido y la gente me ha echado una mano pero, sinceramente, cualquier persona que entre no puede tener una buena experiencia.

¿Cómo te veían el resto de presos? ¿Cuál fue su reacción? 

Me han arropado muchas personas allí dentro, tanto funcionarios y médicos de la institución hasta los presos, que me decían: “¡te he visto en la televisión!” Me han facilitado el estar allí y estar tranquilo.

Sales de la cárcel por el momento y, ¿qué piensas hacer ahora? 

No me planteo nada de cara al futuro…

No te esperabas esta situación tan rápido. 

No lo sabía, no me quería plantear nada. Ese es el pensamiento que más te tortura dentro de la cárcel, el no saber cuándo vas a salir. Ahora tengo mi vida en ‘stand-by’ porque mi futuro no está en mis manos, no lo controlo yo. Es muy frustrante no poder hacer ningún tipo de plan.

Y en ese ‘stand-by’ esperas el indulto, que llega, que no llega… porque tú quieres ejercer como médico en la sanidad pública y para eso necesitas el indulto. 

Claro, necesito no tener ningún tipo de antecedente penal porque me bloquearían la posibilidad de presentarme siquiera a hacer el MIR

 Ese es el pensamiento que más te tortura dentro de la cárcel, el no saber cuándo vas a salir

¿Sois optimistas tu abogado y tú sobre el posible indulto? 

La verdad es que todavía no he hablado con mi abogado (risas), pero soy optimista porque la gente está ahí. La esperanza es la gente que ha estado conmigo, que me ha hecho no sentirme solo. Que me den o no el indulto… no lo sé.

Partidos políticos, sindicatos, sociedad civil… han sido muchas las voces que han puesto el acento en lo “exagerado” de la condena. Sin embargo y echando al vista atrás, ¿consideras que aquella noche hiciste algo punible, sancionable? ¿Crees que más allá de la condena de cárcel, tu actuación mereció siquiera una multa económica?

Sinceramente, no lo sé. Soy consciente de lo que hice y creo que no es punible, pero no soy yo quien tiene que valorar eso. Lo que sí creo es que la ley por la que se me ha juzgado es una ley injusta, que lleva sin modificarse desde el 63 y que, quizás, es algo que habría que revisar.

¿Estás al tanto del boicot que ha venido sufriendo el local en el que tuvo lugar el piquete durante la huelga de 2012? 

No he estado muy al corriente de estas cosas porque llegado un momento me desconecté. Sí que me llegó algo y, sinceramente, no abogo por ese tipo de acciones. La respuesta de la gente es un poco incontrolable y sí que agradezco la predisposición que ha tenido el propietario del local, que también dijo en los medios de comunicación que la condena le parecía injusta.

Lo que sí creo es que la ley por la que se me ha juzgado es una ley injusta

Tengo entendido que llegaron a firmar tu petición de indulto.

Sí y creo que eso tiene mucho peso porque se visibiliza que lo que se está debatiendo no es el hecho concreto, sino la ley por la que se ha generado esta situación y esta condena.

Precisamente a raíz de tu condena, ¿crees que hoy día es arriesgado salir en una huelga o participar en un piquete informativo? 

Tristemente sí. Mucha gente con la que he hablado me ha dicho que esto le recuerda a otros tiempos y son afirmaciones bastante duras. Sí pienso que ahora mismo vivimos una situación que tiene poco de democrático.

Carlos, hay mucha gente que considera que los piquetes no son realmente informativos sino coercitivos. ¿Qué opinas? 

Hay que poner muchas cosas sobre la balanza. Sí que es cierto que existen piquetes que son coercitivos y en los que se aplica la violencia. Pero también está la otra cara de la moneda, que son aquellas personas trabajadoras que quieren ejercer su derecho a huelga pero no pueden porque hay un empresario que los amenaza con despedirlos. Esa cara, para mí, es la parte más débil. La huelga es un día al año y un jefe que abusa del trabajador es todos los días. Se tiende a mitigar la protesta y que las cosas que nos parezcan injustas cada vez se visibilicen menos. Creo que a medio plazo, es cierto que hay piquetes que pueden ser controvertidos o que pueden llegar a ser injustos con la persona que está trabajando, pero que actúan de bálsamo para aquellos trabajadores que no pueden hacer huelga  porque están bajo amenaza de despido.

Le pregunté a Carmen y quiero preguntarte a ti: después de dos largos años de proceso, de revolución mediática… ¿volverías a participar en ese piquete? 

Si algo tengo claro es que no podemos callarnos. Puede que las cosas fuesen diferentes pero, desde luego, no dejaríamos de salir.

La huelga es un día al año y un jefe que abusa del trabajador es todos los días

¿Vas a seguir en la lucha social y reivindicativa? 

Ahora me voy a tomar unas vacaciones si me dejan y finalmente se me concede el indulto. Pero desde luego que, más tarde, estaré de nuevo en la calle.

Por cierto Carlos, si finalmente llega el indulto, ¿qué tipo de médico quieres ser? 

Yo quiero ser un médico humano, que ya es bastante difícil tal y como está el sistema. Y ya, hablando con los pies más en la tierra, quiero ser pediatra (sonríe)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *