Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Cáritas atendió en 2015 a más de 600 personas sin hogar en Granada

De ellas, el 46% llevaba menos de un año sin domicilio fijo y un 66,5 % tenía estudios primarios

Una persona sin hogar pide limosna en la calle |Autor: Archivo GD
Gabinete


image_print

El programa de personas sin hogar de Cáritas está orientado a quienes no disponen de una vivienda digna, carecen de recursos y de lazos comunitarios y familiares.

Para ellos, se desarrollan acciones que posibiliten la configuración de un itinerario personal que cubra las necesidades básicas de alojamiento, alimentación, salud e higiene. También se impulsan acciones de recuperación personal que rompan su aislamiento social y permita superar las adicciones, según han detallado a Europa Press fuentes de Cáritas Diocesana de Granada.

De las más de 626 personas sin hogar que fueron atendidas el pasado año, la mayoría (58,2) eran españoles, solteros (57,9) y tenían estudios primarios (66,5). La principal franja de edad se sitúa entre los 46 y los 59 años.

El desempleo y las adicciones fueron las principales problemáticas detectadas en este colectivo, al que Cáritas ofrece una gran diversidad de servicios.

Entre ellos destaca el Tutelaje Residencial, que está destinado a personas con una dilatada historia en la calle y con un elevado grado de deterioro personal. Con este servicio, para el que hay habilitadas 22 plazas, Cáritas facilita el proceso de cambio a través de estrategias que permitan desarrollar sus habilidades sociales, culturales y educativas.

Cáritas también tiene en marcha un servicio de Atención Inmediata que cuenta con trece plazas y en el que se cubren las necesidades básicas de alojamiento, aseo y comida de las personas sin hogar. Aquí se ofrece la posibilidad de iniciar un proceso de deshabituación de tóxicos a personas con serios problemas de abstinencia, en coordinación con entidades especializadas.

Junto a ello también existe un servicio de Atención Rehabilitadora que se desarrolla a través de dilatados periodos de estancia en pisos tutelados, donde se trabajan procesos de rehabilitación personal y social en un contexto lo más natural posible. En este programa, que cuenta con diez plazas, se tratan diversas áreas que abarcan desde la salud a las adicciones, pasando por el crecimiento personal e incluso la búsqueda de vivienda.

Además de estos y otros programas, Cáritas cuenta con el Centro de Acogida Residencia Madre de Dios y la casa de acogida de Huétor Tájar, que atiende durante todo el año a personas sin hogar en régimen de alojamiento y comidas. Dispone de una capacidad para once personas, con una permanencia máxima de tres días. A este recurso se suma el centro de día de la entidad y el grupo de atención a personas sin hogar que opera de manera voluntaria en la localidad de Motril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *