Jueves, 19 enero, 2017

Campo Vidal: “Para comunicar bien, hay que escuchar bien”

El periodista imparte una charla magistral para enseñar a los profesionales de la sanidad a conectar mejor con los pacientes, en el congreso SADECA

Rita M. Marín @marinruiz_rita //Fotografía: Román Callejón


image_print

El periodista oscense fue el encargado de inaugurar el XVIII Congreso de SADECA, sobre calidad asistencial sanitaria, con una ponencia en la que exponía la importancia de la comunicación para los profesionales de la medicina. Campo Vidal desgranó parte de su amplia experiencia en una charla en la que aportó consejos para que los profesionales de la sanidad pudiesen comunicar mejor.

¿Es importante la comunicación en los hospitales?

A mi juicio un hospital es un gran centro de comunicación, tan completo o más que una televisión, porque una televisión emite, pero no suele recibir mucho feedback, mientras que en el hospital tiene un flujo de respuesta muy importante. Existe comunicación entre pacientes y médicos, entre los propios médicos, entre los médicos y la gerencia, y entre la gerencia y el resto de la sociedad. Si sumamos estas líneas de comunicación, nos daríamos cuenta de que la audiencia de un hospital es altísima.

¿Pero se comunica bien en un hospital?

Lo cierto, es que hay que señalar una cosa. La comunicación que se da en un hospital es muy compleja, porque se hace en situaciones complicadas, donde intervienen las emociones de los emisores y de los receptores. Admiro mucho a los médicos, porque muchas veces tienen que contar cosas que no les gustaría hacer. Para mí, comunicar bien tiene un requisito fundamental: escuchar bien. Y quizás eso es algo que todavía no esté muy de moda.

¿Pero qué tipo de noticias pueden salir de un hospital?

Muchísimas, y lo que es más importante, noticias positivas. Nuevos avances, nuevos tratamientos, historias humanas de superación, equipos comprometidos, campañas solidarias… Las posibilidades son infinitas. Es importantísimo dar salida a esas historias, pero hacerlo de la mejor forma posible.

¿Y qué aconseja para comunicar bien?

Sin duda…hay que vender bien. Y que no nos asuste la palabra vender. A veces lo utilizamos con un sentido negativo, y no es así, si es negativo hablamos de embaucar, no vender. También hay que actuar, por ejemplo, un médico tiene que saber cómo actuar cuando va a dar una mala noticia a un paciente o un familiar. Y lo más interesante, hay que seducir. Hay que darle el verdadero valor a las palabras. A veces una palabra de más puede romper la esencia de un mensaje.

¿Piensa que esas tres claves se están poniendo en práctica hoy día en los hospitales andaluces?

Sinceramente, creo que no. En la sociedad de la información el 50% de es la comunicación, mientras que todo lo demás es el otro 50% por ciento, y con eso me refiero a los hechos, las situaciones, las historias. Si no se dicen bien, no llegan a nadie.

¿Qué errores se dan entonces en la comunicación hospitalaria?

A mi juicio los cuatro errores básicos son, la improvisación. Es cierto que somos buenos improvisando, pero… no se puede abusar. Es necesario preparar nuestras comunicaciones, tener un control de lo que queremos decir y cómo queremos decirlo. La falta de escucha, ya lo he comentado antes, pero en este país escuchamos muy poco, y siempre que se escucha se aprende. Otra cosa importante, a tener en cuenta, es el descontrol del tiempo. Debemos ser conscientes de que no es necesario eternizarnos para comunicar bien. Una hora de conferencia puede ser mucho menos productiva que diez minutos de una buena charla. Y sobre todo, no sabemos empezar ni finalizar nuestras ponencias, y en un hospital eso es vital, sobre todo, porque se pone en juego un factor muy importante como es la sensibilidad y humanidad.

¿Y cómo ve entonces la situación desde el otro lado, es decir, qué papel juegan los Medios de Comunicación en todo esto?

Los profesionales de la comunicación y los medios en general, estamos pasando por un momento complicado de credibilidad , y en muchas ocasiones, eso nos aleja de los ciudadanos, de ahí la importancia de vender historias, y en eso los Hospitales y los profesionales de la medicina tienen la mejor de las armas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *