Lunes, 24 Julio, 2017

            

CajaGRANADA dedica su primer ciclo del año al Cine Negro clásico norteamericano

Y es a través de “Furia”, teniendo en cuenta las cortapisas y la censura de la época, que denunció la violencia desatada que las masas, mal dirigidas, pueden llegar a provocar.

Sede Caja Granada | Foto: Archivo GD


image_print

El cine negro norteamericano, el clásico, es el protagonista de los martes en el Teatro CajaGRANADA, a las 19 horas, gracias al nuevo ciclo que pone en marcha AulaCine CajaGRANADA: “Noir”, puesto en marcha en colaboración con La Cineteca, Espacio de Acción Cultural.

Con entrada libre hasta completar el aforo y proyectadas en versión original subtitulada, para que los espectadores puedan disfrutar de las películas tal y como fueron concebidas por sus directores; la selección de diez películas que componen este ciclo abarca títulos producidos entre 1936, con la llegada de los exiliados alemanes a Hollywood y 1958, cuando Orson Welles certificó el final del género con su genial “Sed de mal”.

Una de las novedades de este ciclo es que la mitad de las películas que lo componen han sido elegidas por los seguidores de la página de Facebook del Museo CajaGRANADA, a través de una encuesta que fue muy bien acogida por los internautas. Además, tras las proyecciones de varias de las cintas, habrá coloquios y charlas con los espectadores, dirigidas por especialistas, para profundizar en el conocimiento de un género cinematográfico muy especial.

Y es que el cine negro norteamericano es más, mucho más que un género cinematográfico. El cine negro es una fotografía, una estética, una filosofía, una ética y un estilo. Es una forma de entender la vida que, conjuntando la labor de directores, actores, técnicos, críticos y guionistas; transformó los pilares en que se asentaba el séptimo arte.

Los años 30, la Gran Depresión, la Prohibición, el gangsterismo y, en Europa, el auge de los fascismos y la extensión del comunismo; sacudieron el mundo. Y todo ello fue reflejado por el cine del momento. Directores expresionistas alemanes se instalaron en Hollywood y, gracias a ellos, una estética tenebrista puso su foco de atención en el lado más oscuro de la sociedad, retratando las contradicciones del capitalismo más feroz y sacando a relucir sus excrecencias: corrupción, violencia, extorsión, crimen organizado…

AulaCine CajaGRANADA rinde homenaje a uno de los grandes géneros de la historia del séptimo arte: el cine negro norteamericano clásico de los años 30 y 40, fundamentalmente; erigido en faro y guía para cineastas y espectadores de todas las épocas y todas las nacionalidades que, casi cien años después, lo seguimos venerando como el primer día.

Los títulos seleccionados

Los ocho títulos seleccionados para el ciclo “Noir” son los siguientes:

Martes 20 de enero: Furia. 1936. Fritz Lang
Martes 27 de enero: Perdición. 1944. Billy Wilder
Martes 3 de febrero: Detour. 1945. Edgar G. Ulmer
Martes 10 de febrero: El sueño eterno. 1946. Howard Haks
Martes 17 de febrero: Encrucijada de odios. 1947. Edward Dimytryk
Martes 24 de febrero: Almas desnudas. 1949. Max Ophüls
Martes 3 de marzo: En un lugar solitario. 1950. Nicholas Ray
Martes 10 de marzo: El demonio de las armas. 1950. Joseph H. Lewis
Martes 17 de marzo: Los sobornados. 1953. Fritz Lang
Martes 24 de marzo: Sed de mal. 1958. Orson Welles

Primera proyección: Furia

La película que abre el ciclo, “Furia”, es una excelente cinta, la primera que dirigió Fritz Lang tras huir de la Alemania nazi.

La película está protagonizada por Spencer Tracy, que interpreta a Joe Wilson, un joven ilusionado que planea casarse y poner en marcha un negocio. De paso en una pequeña ciudad y por una serie de coincidencias, es considerado sospechoso del secuestro de una niña, delito que no ha cometido. A partir de ahí, la locura. “Furia” es un emocionado alegato contra las reacciones de la masa enfurecida, la sinrazón de la violencia y los peligros de que las hordas decidan tomarse la justicia por su mano.

Fritz Lang huyó de Alemania, donde era uno de los directores de cine más reconocidos, tras una reunión con Goebbles en la que el jerarca nazi, además de brindarle la posibilidad de dirigir los míticos estudios UFA de Berlín y poner toda la maquinaria cinematográfica germana a su servicio, para enaltecer a Hitler y a los suyos; le explicó los planes del gobierno alemán. Tras tener conocimiento hacia dónde se dirigía Alemania, Lang no tardó más que un puñado de horas en emigrar a Estados Unidos.

Y es a través de “Furia”, teniendo en cuenta las cortapisas y la censura de la época, que denunció la violencia desatada que las masas, mal dirigidas, pueden llegar a provocar.

Un título fundacional en la historia del cine que sirve a AulaCine CajaGRANADA para iniciar un ciclo muy, muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *