Martes, 19 Septiembre, 2017

            

Brasil exhibe más aplomo en un partido esquizofrénico

Al sabio mando de Marcelinho Huertas, protagonizó un fulgurante inicio de partido (4-14) que noqueó a Serbia. Bajo los aros, las torres 'verdeamarelas' se combinaban para frenar a Miroslav Raduljica, máximo anotador serbio en esta Copa del Mundo

E.P.


image_print

La selección brasileña ha sacado billete para los octavos de final de la Copa del Mundo después de llevarse un partido esquizofrénico ante Serbia (73-81), rival que remontó una diferencia de 18 puntos hasta sufrir un apagón en el último cuarto que le condenó a la derrota, fraguada con los puntos de Marquinhos Vieira (21).

Brasil enseguida demostró que había digerido sin problemas la contundente derrota ante España de la jornada anterior. Al sabio mando de Marcelinho Huertas, protagonizó un fulgurante inicio de partido (4-14) que noqueó a Serbia. Bajo los aros, las torres ‘verdeamarelas’ se combinaban para frenar a Miroslav Raduljica, máximo anotador serbio en esta Copa del Mundo.

Sasha Djordjevic se vio obligado a mover ficha enseguida y puso en cancha a Milos Teodosic y al maltrecho Nenad Krstic, que solo había disputado siete minutos en todo el torneo. El base, autor de 14 puntos y 5 asistencias, parecía haber dejado en el hotel la indolencia de días anteriores, pero no sirvió para neutralizar la sangría en una defensa que no funcionaba.

A Ruben Magnano le siguió funcionando el plan incluso con suplentes, diseñando una zona que se le atragantaba al equipo serbio. Al otro lado de la cancha, la puntería (7/12 triples en la primera parte) disparaba a Brasil en el marcador (25-43, min.19). Pero todo iba a cambiar en la segunda parte de un partido peliculero.

Brasil sufrió un derrumbe digno de hemeretoca en el tercer cuarto, cuando encajó un parcial de 32-12 con una endeblez defensiva alarmante. Stefan Markovic lideraba la resurrección balcánica para voltear el marcador (59-55, min.29), pero aún quedaba el tercer acto de una tragedia clásica digna del mejor dramaturgo.

Un triple de Simonovic a falta de 8:43 colocaba la máxima renta (67-60), pero en ese momento el colapso se trasladó de banquillo y pasó al equipo serbio, incapaz de anotar durante más de seis minutos. La buena defensa de Splitter sobre Raduljica, al que sacó dos faltas en ataque consecutivas, ejemplificaba el cambio de tendencia, confirmado en la otra canasta con un parcial de 0-12 (67-72, min.37).

Teodosic lo intentó a la desesperada con su talento anárquico, pero Brasil no dejó escapar su segunda oportunidad de rematar a un rival herido y se metió al bolsillo su tercer triunfo del torneo, éxito que le permite seguir soñando con el liderato del Grupo A ocupado por España.

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: SERBIA, 73 – BRASIL, 81.

–EQUIPOS.

SERBIA: Markovic (10), Bogdanovic (8), Bjelica (8), Stimac (2) y Raduljica (11) –quinteto inicial– Teodosic (14), Simonovic (3), Kalinic (-), Jovic (2), Bircevic (8) y Krstic (7).

BRASIL: Marcelinho (6), Barbosa (16), Vieira (21), Varejao (4) y Splitter (10) –quinteto inicial–; Machado (-), Neto (2), Nené (7), Taylor (2), Garcia (6), Hettsheimer (-) y Giovannoni (7).

–PARCIALES: 16-23, 16-25, 32-12 y 9-21.

–ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Mayberry (AUS) y Weyland (CAN). Eliminado Bircevic (min.24) por faltas personales.

–PABELLÓN: Palacio Municipal de Deportes de Granada. 4.122 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *