Sábado, 25 Marzo, 2017

Bola extra para Caparrós



image_print

Quique Pina no estaba de humor tras el Sevilla-Granada. El 5-1 en el Pizjuán fue otro severo correctivo que provocó en el dirigente nazarí sus primeras dudas. El presidente de la entidad rojiblanca sigue creyendo en Joaquín Caparrós y en su proyecto pero su paciencia comienza a caminar por el alambre. De momento, pase lo que pase en Copa esta semana ante el Córdoba, el banquillo de Los Cármenes lo ocupará el utrerano hasta el próximo domingo, donde el Valencia de Nuno visitará la ciudad de la Alhambra con ganar de vengarse de la derrota «in extremis» frente al Barça. Mal enemigo para remontar el vuelo.
Son ya nueve los partidos que acumula el Granada sin ganar. Dos meses y medio han pasado desde que el pasado 20 de septiembre los andaluces asaltaran San Mamés. Desde entonces, tres tristes empates y derrotas de todos los colores y sabores, a cada cuál más espantosa y ridícula. Es la peor racha del conjunto rojiblanco desde su vuelta a Primera hace ya cuatro temporadas. «Somos diez o doce equipos los que podemos quedar el ocho o el veinte, por lo que hay que seguir trabajando y hacer autocrítica. El club me ha transmitido tranquilidad, pero hay que ganar», aseguró Caparrós tras la debacle ante el Sevilla. Y tanto que hay que ganar. Aunque el Granada siga durmiendo una semana más fuera de los puestos de descenso, Pina tiene un límite. Por mucho menos, el dirigente del Granada ha metido el bisturí. Caparrós tiene bola extra. Pero la carga el diablo. Ojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *