Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

Bérchules se prepara para celebrar su Nochevieja de verano, en la que espera unas 10.000 visitas

El municipio pondrá a disposición de los asistentes miles de docenas de uvas de la suerte y 3.000 kilos de mantecados

Edición anterior de la Nochevieja de verano | Foto: E.P./ Ayuntamiento de Bérchules
E.P.


image_print

El municipio alpujarreño de Bérchules (Granada) se prepara para celebrar el próximo sábado su particular Nochevieja de verano, que prevé congregar a alrededor de 10.000 personas y que pondrá a disposición de vecinos y foráneos miles de docenas de uvas de la suerte y 3.000 kilos de mantecados.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación Berchulera de la Nochevieja en Agosto (Abnea), Antonio Castillo, ha explicado que la celebración, que tendrá un preludio musical el viernes, comenzará a las 9,00 horas del sábado con el tradicional paseo de la borriquilla, a la que se le bautizó como ‘La Estepeña’, por la colaboración que la empresa ha dedicado a este curioso acontecimiento desde sus inicios, en 1995.

La borriquilla repartirá unos 25 litros de anís, además de los tradicionales polvorones, que podrán recibir las cerca de 10.000 personas que prevé acoger el municipio.

La fiesta, que pregonará en esta ocasión la periodista Encarni Pérez, se completa con una charanga, concurso de belenes y actuaciones musicales. Además, la empresa ‘Granada activa’ ha organizado un pasacalles que gira en torno al ‘Ave, César’, con los Reyes Magos y la borriquilla, para completar la celebración, que culminará el domingo a las 9,00 horas.

Este año La Estepeña ha distribuido gratuitamente 3.000 kilos de polvorones para la fiesta y la empresa Migueláñez repartirá un total de 8.000 docenas de uvas de la suerte de gominola, y Cofrusa la misma cantidad de uvas naturales.

La Nochevieja de verano de Bérchules quedó fijada en el calendario de esta localidad alpujarreña en la Navidad de 1994, cuando se produjo un fallo en el suministro de la luz eléctrica que impidió a los vecinos seguir la retransmisión de las campanadas y les obligó a tomar las uvas a la luz de las velas. Desde entonces, y a partir de 1995, decidieron celebrar la llegada del Año Nuevo cada primer sábado de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *