Viernes, 21 Julio, 2017

            

Benigno sí habla con ella

Marco y Benigno: dos hombres haciendo frente a la soledad. Marco espera recuperar su amor. Benigno ya lo tiene, ya no está sólo.

Cineptos Zinescrúpulos | @cineptos


image_print

Sabemos que Pedro Almodóvar no necesita presentaciones, tal vez porque allá en los 80 “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón” se encargaran de presentarle con su primer largometraje en pleno epicentro de la movida madrileña. Años después llegaron más obras, consolidándose como uno de los referentes de nuestro cine con Todo sobre mi madre (1999).

El film que nos ocupa, Hable con Ella (2002) cuenta la historia de dos hombres (Marco y Benigno) enamorados de dos mujeres (Alicia y Lydia) que se encuentran ingresadas en la misma clínica privada.

Alicia es una estudiante de Ballet que por fatalidades de la vida se encuentra en coma profundo. Benigno ya la amaba años atrás desde su ventana, pues tenía vistas privilegiadas al aula de Ballet a la que Alicia acudía semanalmente. Ahora Benigno es su enfermero y cuida de ella día y noche.

Lydia es torera. Desafía con su condición femenina un mundo tradicionalmente masculino. Pero la suerte en el Ruedo no entiende de sexos y una tarde le basta para truncar su vida y acabar junto con Alicia, en coma. Marco es su pareja. La ama, aunque enmudece ante el dolor.

Benigno 2

A simple vista parece que Benigno pierde el tiempo hablándole a Alicia. Los médicos saben que se cuentan con los dedos de las manos los casos en que los pacientes despiertan de un coma profundo. El cerebro de Alicia está dañando, “apagado”, pero Benigno le habla y simula que la escucha. Además sabe muy bien que Marco necesita de su ayuda y le dice:

“Hable con ella, a las mujeres siempre les gusta que uno las tenga en cuenta”.

Se refiere a que Marco rompa con sus demonios internos y le haga saber de su mundo interior, de lo que piensa y de lo que siente a Lydia. Pero Marco exclama:

“No puedo ni tocarla, no reconozco su cuerpo”

Benigno nos enseña una masculinidad distinta a la habitual. Tiene actitudes afeminadas y además de su profesión (tradicionalmente vinculada a la mujer), ha aprendido un curso de maquillaje, peluquería y masajes por correspondencia. Tal vez su nombre no sea por casualidad. Simboliza lo afable, lo benévolo y piadoso.

En medicina el término es usado para señalar aquél tumor que no es canceroso, que está formado por células semejantes a las normales que permanecen en su localización sin extenderse.

Quizás Benigno se comporte como un tumor ante Alicia. Permanece junto a ella y a la vista de los demás vive obsesionado por cuidarla. Serán ustedes quienes tengan que juzgarlo al final del film, pues los acontecimientos no dejarán indiferente a nadie.

Marco es un hombre con una masculinidad marcada, es escritor de guías de viajes y recorre el mundo como lo haría un aventurero llevando una vida nómada. Tiene pasado sentimental y ha amado a varias mujeres. Conoce el amor consciente, correspondido.

Benigno 3

Benigno en cambio no ha tenido relaciones anteriores. Ama a una mujer en coma en una suerte de amor inconsciente. No sabemos si Alicia escucha, si está conforme con la vida que Benigno diseña para ellos. Pues parte de Alicia, por no decir toda ella la inventa Benigno, en un intento de comunicación que acaba siendo un diálogo consigo mismo.

Ese monólogo continuo llevará a Benigno a conocerse más así mismo, llevando una vida que aparentemente no es la suya mas que acabará siendo propia.

“Nada es fácil” exclamará al final del film la profesora de Ballet de Alicia. Cierto, nada es fácil, máxime cuando tratamos en esta obra aspectos tales como soledad y los problemas de la comunicación humana. Cuando se juega con el mundo consciente y el inconsciente, con la debilidad del cuerpo humano y la enfermedad.

Sí, estamos ante un filme dramático. Al menos Benigno lo hace algo más fácil. Al menos él si habla con ella.

“Nunca amamos a nadie. Amamos, tan sólo, la idea que nos hacemos de alguien. Es a un concepto nuestro – a nosotros mismos, en suma – a quien amamos.”

Fernando Pessoa. Livro do desassossego

Un artículo de Cineptos Zinescrúpulos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *