Martes, 24 enero, 2017

Barral se quedó sin gol

El delantero gaditano llegó como uno de los grandes atractivos del mercado invernal, sin embargo, la falta de minutos le ha condenado a no coger el ritmo de juego… y de goles

David Barral durante un partido con el Granada | Foto: archivo GD
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

David Barral es un tipo especial. Dándote una vuelta por su twitter lo compruebas muy fácilmente. El gaditano pasa de “mirar a Cuenca” a pedirle a Del Bosque que por favor no le convocara: “Yo estoy muy bien aquí”. Él es así.

Sobre el campo, Barral es peleón, alegre y optimista. Fue un seguro en el Real Madrid Castilla, Sporting de Gijón, Orduspor, Levante, y probablemente también lo fuera en Dubai. Un seguro de garra, coraje y sacrificio por el equipo. Y también de goles.

Llegó en el mercado de invierno como uno de los grandes atractivos. Venía para poner las cosas difíciles a El-Arabi y reforzar la delantera rojiblanca, que se había quedado desierta tras la marcha de Thiévy y Nico López. La primera vuelta había estado jugando en Dubai, en Al-Dhafra SCC, donde disputó 10 partidos y anotó tres goles en la UAE Gulf League. Ciertas decisiones del club provocaron su salida.

El ariete andaluz un viejo deseo de la directiva comandada por Enrique Pina. Ya intentaron su llegada cuando salió del Levante, rumbo a Dubai, pero finalmente no se acometió su fichaje. El ritmo de competición en el país árabe era menor, por lo que a Barral le costó entrar en juego. Ha terminado la temporada con 14 partidos y una asistencia en 361 minutos. Unos números muy pobres para lo que suele aportar el gaditano.

La próxima temporada, Barral tendrá un gran reto. Anotar y celebrar con la camiseta del Granada, algo que se le ha resistido en esta segunda vuelta que ha pasado en tierras de la Alhambra.

FALTA DE MINUTOS

Barral llegó incluso a quejarse públicamente de la falta de minutos que tenía. El gaditano tiene seguridad en sí mismo y no dudó en afirmar que José González estaba sacándole poco provecho.

Las muchas temporadas que ha jugado en Primera División le avalan. A pesar de eso, el rojiblanco nunca llegó a adaptarse al estilo de juego del Granada, basado en conseguir puntos y no en disfrutar en el verde. El gran momento de forma de El-Arabi, coincidiendo con la llegada de Barral y, sobre todo, de José González, además de la explosión de Peñaranda también le cerraron las puertas. Y si no, era él mismo quien se las cerraba.

PUNTO DE INFLEXIÓN ANTE EL ESPANYOL

Barral había sido titular en más ocasiones con Sandoval como técnico, pero tampoco dio con la tecla y terminó cayendo al banquillo. Con la llegada de González, nunca fue importante para el equipo.

El gaditano tuvo su gran oportunidad ante el Espanyol. El Granada venía de perder en el Benito Villamarín por 2-0, y la victoria en casa ante el conjunto catalán era vital. José González dio la alternativa a Barral en lugar del sancionado Peñaranda.

Lejos de aprovechar el momento, quizás por exceso de ganas de demostrar cosas, Barral fue expulsado en el minuto 27 por dos jugadas calcadas. Dos codazos, dos amarillas. El partido se hizo eterno para un Granada que se adelantó a través de un buen gol de Rochina, pero que acabó acusando el cansancio y empatando 1-1. El gaditano nunca más fue mirado de la misma forma por la afición rojiblanca.

CONTRATO HASTA 2017: Los números invitan al optimismo

El gaditano tiene contrato hasta 2017, por lo que si nada lo impide, tendrá una nueva oportunidad para resarcirse la próxima temporada, donde se espera una gran revolución en la plantilla ante la operación de venta del club. El traspaso de poderes de manos italianas a chinas puede dar sorpresas, pero, en principio, Barral formará parte de la plantilla rojiblanca.

Los números de Barral en anteriores temporadas invitan al optimismo. El andaluz puede aportar goles, experiencia y veteranía en el vestuario (cumplió 33 años el 10 de mayo). La pasada campaña, su última en el Levante, jugó 35 partidos de liga y anotó 11 goles, más tres partidos en Copa del Rey donde consiguió dos goles. Fue su mejor año goleador en liga. En las dos temporadas (2013-2015) que jugó en el Levante anotó 21 goles en 74 partidos y dio una asistencia.

Su mejor temporada en cuanto a registros anotadores globales fue en la 2008-2009, su primer año en Primera, cuando vestía los colores del Sporting de Gijón. Consiguió anotar 10 goles en liga y 4 en Copa del Rey.

En su aventura en Turquía, en la 2012-2013, en el Orduspor, consiguió marcar 4 goles en liga y 2 en Copa, en un total de 29 partidos.

Con el Sporting de Gijón (2006-2012) anotó 45 goles en 174 partidos y repartió 9 asistencias.

Lleva un total de 46 goles en Primera División, una cifra que Barral querrá, a buen seguro, aumentar celebrando con la camiseta rojiblanca horizontal del Granada CF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *