Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Barral: a cero

El delantero gaditano partía como uno de los grandes refuerzos de este mercado invernal, pero su rendimiento por debajo de lo esperado

Barral durante un partido de esta temporada | Foto: archivo GD
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Barral aterrizaba en Granada el pasado mes de enero como el antídoto para mejorar los datos de goles a favor del Granada CF. “Un delantero experimentado y conocedor de la liga española” era la mejor descripción del gaditano, que sabe lo que es de sobra luchar por mantenerse en primera división temporada tras temporada.

Entre el Sporting y el Levante ha pasado la mayor parte de su carrera, donde se ganó a la afición con mucha ‘testiculina’, ambición, sacrificio y lucha en cada una de sus acciones. Nunca ha destacado por lograr cifras astronómicas de goles pero siempre te daba esos diez o doce tantos clave para lograr un buen puñado de puntos.

 Abandonaba su periplo en los Emiratos Árabes y firmaba por el club andaluz hasta 2017. La afición rojiblanca ya se frotaba las manos para celebrar los goles de Barral. Sin embargo, no ha sido así. El gaditano ha dado más dolores de cabeza que soluciones y alegrías.

MÁS REVULSIVO QUE TITULAR

Llegó, aparentemente, para ser el ‘9’ titular del equipo. Tras cuatro meses, El-Arabi se ha ganado esta condición, y el andaluz no aparece en ninguna de las quinielas para partir de titular, estando en condiciones de jugar los Success, Peñaranda y el propio El-Arabi.

Ha jugado casi 300 minutos, repartidos en diez encuentros, de los cuales tres han sido de titular y siete de suplente, realizando doce remates en total.

A los partidos disputados, se une su aportación al equipo. En los tres encuentros que ha salido desde el inicio, ha tenido una actuación pobre. Cuando sale desde el banquillo, se ven sus mejores virtudes, las cuales sacó a relucir, sobre todo, en el encuentro ante el Sporting en Los Cármenes. Provocó un penalti y volvió loca a la zaga asturiana, imprimiéndole un ritmo y cariz distinto a aquel partido. Fue su primer, y único, servicio al Granada CF.

LA EXPULSIÓN ANTE EL ESPANYOL

El punto negro de Barral, sin duda, se remonta al minuto 27 del partido en casa ante el Espanyol. Salió de titular en aquel encuentro, ya que Peñaranda cumplía ciclo de amarillas.

Salió con fuerza, con ímpetu, como acostumbra su estilo de juego, algo que terminó pasándole factura cuando todavía no se había llegado a la media hora de juego. Dos codazos algo más alto de lo debido le indicaron el túnel de vestuarios. Demasiado inocente, lejos de la experiencia que se le supone a Barral.

A pesar de ello, José González sigue mostrándole su confianza. En el partido ante el Málaga, fue uno de los hombres que entró desde el banquillo, donde, sin embargo, se quedó Peñaranda.

Barral no ha tenido suerte hasta ahora. Una suerte que pudo cambiar en más de una ocasión. El gaditano siempre protagoniza alguna acción u ocasión de gol, que hasta ahora no ha terminado dentro de la portería rival. Todos recordarán el larguero ante el Valencia, o los cabezazos que sacaron Keylor Navas o Antonio Adán.

El gaditano tiene seis jornadas por delante para cambiar esta dinámica y estrenarse como goleador con la elástica rojiblanca. Durante toda su carrera deportiva, Barral celebró goles. Sin ir más lejos, la temporada pasada anotó 13 goles en 38 partidos con la camiseta del Levante, dos de ellos ante el Granada en el Ciutat de València.

Barral nunca se quedó a cero a final de año con un equipo. Es cierto que en Dubai anotó goles, algo que espera seguir cumpliendo esta temporada con el Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *