Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Ban acusa al Ejército sursudanés y rebeldes fieles a Machar de robar ayuda humanitaria

En un comunicado publicado por su portavoz, Ban ha criticado la "expropiación de vehículos humanitarios y el robo de comida y otros objetos de ayuda por parte de las fuerzas gubernamentales y antigubernamentales"

E.P.


image_print

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha acusado al Ejército sursudanés y a los rebeldes fieles al exvicepresidente Riek Machar de robar ayuda alimentaria y vehículos utilizados para la entrega de ayuda humanitaria.

En un comunicado publicado por su portavoz, Ban ha criticado la “expropiación de vehículos humanitarios y el robo de comida y otros objetos de ayuda por parte de las fuerzas gubernamentales y antigubernamentales”.

Asimismo, ha reiterado que “todos los responsables de ataques contra civiles, trabajadores humanitarios y personal de la ONU rendirán cuentas por sus actos”, al tiempo que ha manifestado que el organismo internacional “continuará protegiendo activamente a los civiles y aplicando una estricta imparcialidad”.

Ban ha expresado además su “alarma” por el incremento del número de víctimas a causa de los combates, tras las informaciones publicadas sobre el ahogamiento de alrededor de 200 civiles en el río Nilo cuando intentaban huir de las hostilidades en la localidad de Malakal, ubicada en el estado de Alto Nilo.

El secretario general ha mostrado además su preocupación por el elevado número de desplazados, que ha superado esta semana los 400.000, según el balance facilitado por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Por último, ha reiterado su llamamiento en favor del fin de las hostilidades y la apertura de “un proceso constructivo de negociaciones” con la Autoridad Intergubernamental sobre Desarrollo (IGAD), que lidera los esfuerzos de reconciliación.

La semana pasada, el presidente sursudanés, Salva Kiir, ofreció una tregua a los rebeldes y la liberación de ocho de los once dirigentes políticos detenidos por su presunta implicación en el golpe de Estado.

En respuesta, Machar exigió la liberación de los dirigentes políticos encarcelados como condición para acceder a negociar un alto el fuego. El presidente Kiir destituyó a Machar en julio y le acusa de intentar un golpe de Estado, mientras que éste asegura que Kiir está acabando con todos sus rivales políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *