Miércoles, 23 Agosto, 2017

            

Baldomero Oliver: “Nuestra intención es hacer posible el gobierno de la ciudad para los próximos diez años” | Vídeo

El concejal de Economía de Granada concede una entrevista a Granada Digital

El concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada, Baldomero Oliver, posa para esta entrevista de Granada Digital | Autor: Javier Gea
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Caótica, muy enferma, un barco a punto de hundirse, desesperante. Todos estos calificativos pueden definir la situación económica que vive en la actualidad, en el año 2017, el Ayuntamiento de Granada. Para que todos los granadinos y granadinas comprendan cuál es el estado de la economía de su ayuntamiento, Granada Digital se ha sentado a hablar con el concejal de Economía del Ayuntamiento y portavoz del equipo de Gobierno local (PSOE), Baldomero Oliver (54 años).

Le esperamos en los pasillos del consistorio granadino, donde se respira suma normalidad y tranquilidad. Con los cuadros de los diferentes alcaldes de la ciudad siendo testigos de nuestra espera, Oliver nos recibe tras haber celebrado una pequeña reunión con su equipo.

Baldomero nos concede una amplia entrevista donde se tocan todos los entresijos de la economía granadina, desde la causa de por qué se ha llegado a la dramática situación actual, pasando por el dichoso remanente negativo, la posible intervención del Gobierno, la subida de impuestos, hasta las soluciones a tomar para salir de la UCI.

Nuestro protagonista no se calla nada, se muestra tan realista que a veces incluso reconoce parecer pesimista, aunque asegura que seguirán trabajando día a día para que la potencialidad y el talento de los granadinos encuentre su lugar con el respaldo de un Ayuntamiento totalmente saneado, aunque eso será dentro de algunos años…

El concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada, Baldomero Oliver, durante la entrevista de GD | Javier Gea

“LA SITUACIÓN DEL AYUNTAMIENTO HACE IMPOSIBLE QUE NINGUNO PODAMOS IMPONER NUESTRO PROGRAMA POLÍTICO.
AQUÍ VAMOS A TENER QUE CEDER TODOS”

 

Pregunta: ¿Cómo le explicaría a un granadino corriente cuál es la situación económica del Ayuntamiento para que lo entendiera?

Respuesta: Se lo voy a explicar de una forma sencilla. Durante 15 años, los que han estado al frente de este Ayuntamiento han estado gastando más dinero de lo que ingresaban. Han gestionado muy mal las arcas del ayuntamiento, despilfarrando el dinero de los granadinos, y yo creo que todo esto a sabiendas. Todo esto ha ido acumulando deudas durante todos estos años, y ahora están aflorando.

Si alguien que cobrara un sueldo de 1.000 euros se permitiera gastos de 4.000, llega un momento en que el carnicero o el banquero exigen que le paguen lo que le deben. Luego se añade la gestión urbanística, que ha sido desastrosa, y ahora día sí, día no, te cae una sentencia judicial que te condena a pagar, la situación se agrava. Ha sido un maltrato a los bienes de los granadinos y granadinas que depositaron su confianza en los equipos anteriores.
(P): ¿Por qué el Ayuntamiento aún no cuenta con presupuestos para el presente ejercicio?

(R): Hay una cosa que se llama remanente negativo de tesorería, que básicamente viene a marcar la diferencia de todas aquellas obligaciones a pagar y todo lo que tienes derecho a cobrar. Se hace la operación de suma y resta, y lo que sale es el remanente de tesorería. En este caso, hemos cerrado el año con -60 millones.

Esto significa que para tener un presupuesto tienes que tener el año que viene la misma cantidad que te da ese remanente negativo ¿Cómo? Bien con un exceso de ingresos, bien en un recorte de gastos o bien en préstamos.

La única manera de cerrar el presupuesto hubiera sido hacer un plan de saneamiento donde nos comprometemos a absorber ese remanente. Los presupuestos están vinculados a este plan, que estamos teniendo muchas dificultades para elaborarlo y para llegar a un consenso. Nosotros planteamos tener un plan de saneamiento a medida. Y aun así resulta complicado cerrar un presupuesto, porque cuando uno está a punto de hacerlo llegan sentencias, obligaciones de pago…  Está siendo muy complicado. Arreglar en un solo año el desastre presupuestario de quince años es imposible, y más cuando la capacidad de ingresos del Ayuntamiento no es la que decían los presupuestos de años anteriores.

Baldomero Oliver, concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada, atiende a Granada Digital en esta entrevista | Javier Gea

“ARREGLAR EN SOLO UN AÑO EL DESASTRE PRESUPUESTARIO DE QUINCE ES IMPOSIBLE” 

(P): Hablemos sobre el Plan de Saneamiento. Se han planteado medidas como eliminar los gastos derivados del seguro privado de algunos funcionarios o implementar en los contratos pliegos de condiciones con “criterios de eficacia, eficiencia y servicio público” que podrían ahorrar en un plazo de cinco años unos 10 millones al Ayuntamiento. ¿Qué más medidas han planteado para poder corregir la situación del Ayuntamiento de Granada?

(R): El ejemplo más sangrante es en materia de contratación, donde se pone de manifiesto la irresponsabilidad del Partido Popular. El año pasado estaba presupuestado y licitado el consumo de energía eléctrica en siete millones de euros. Hemos hecho nosotros un nuevo pliego de condiciones, lo hemos sacado a contratación pública, han concurrido las empresas y se ha adjudicado por cuatro millones de euros. Simplemente con cambiar las condiciones del contrato y hacerlo más eficiente, eficaz y con criterios de servicios público vamos a ahorrar a esta ciudad tres millones de euros en consumo eléctrico.

Otro ejemplo es el centro deportivo Antonio Prieto, que hemos conseguido que produzca ingresos cuando estaba antes en la quiebra y era una merma para el Ayuntamiento.

También hemos planteado retener el dinero que se asigna a los grupos políticos hasta que la situación económica no mejore, eso son otros 356.000 euros.

Por tanto, simplemente con una política de contratación más cuidada podríamos ahorrar hasta 10 millones de euros. Esto solo es una parte de la solución teniendo en cuenta que el problema es muy gordo.
(P): ¿Cómo se puede hacer un plan de saneamiento con un superávit de 12 o 13 millones de euros anuales que enjuguen los 61 millones de tesorería sin subir los impuestos y sin perder servicios públicos?

(R): Primero tenemos que asumir que necesitamos algo más de cinco años. Por lo menos, en torno a diez años. Lo que significa que sería un esfuerzo de seis millones de euros al año. Si somos capaces de llegar a acuerdos del tipo que estoy comentando, creo que podríamos llegar a estas cifras.

Hay que tener en cuenta que este plan de saneamiento lo van a tener que gestionar, como mínimo, tres corporaciones. No puede ser el plan de saneamiento de un equipo de gobierno, tiene que ser el plan de saneamiento del Ayuntamiento.

Lo mejor es que tenga consenso y unanimidad en cuanto a medidas y compromiso de que eso se va a hacer. Nosotros no queremos hacer un papel para salir del paso, queremos hacer algo que se cumpla.

“HABLAR DE INTERVENCIÓN NO ES NINGUNA LOCURA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA DE ESO
SERÍA QUE LAS DECISIONES SE DEJARÍAN DE TOMAR EN GRANADA”

(P): Después de estos meses en el mandato y teniendo en cuenta el número de concejales con los que su grupo cuenta en el Ayuntamiento, ¿ve posible llegar a un consenso para sacar un plan de saneamiento que posibilite crear unos presupuestos?

(R): No sé si es posible, pero que es necesario lo tengo muy claro. No sé si el resto de grupo está por la labor, pero la responsabilidad nos exige que lo alcancemos. El primero que tendría que tener esa responsabilidad y tomar conciencia es el Partido Popular. Por dos razones. Uno, es el grupo con más concejales; y dos, porque ellos han causado esta situación de quiebra. Se lo he dicho más de una vez. Me gustaría que dejaran sus especulaciones electoralistas, y en vez de ser un problema se convirtieran en parte de la solución. El resto de grupos políticos tienen que entender que no se trata de votar al alcalde y ya está. Somos los primeros en ser conscientes de por qué tenemos el gobierno de la ciudad y quiénes prestaron el voto.

La situación del Ayuntamiento hace imposible que ninguno podamos imponer nuestro programa político, aquí vamos a tener que ceder todos. Por tanto, ese plan de saneamiento posiblemente no nos guste a ninguno, y faltarán medidas que hubiéramos implementado si tuviéramos cada uno de nosotros mayoría absoluta, pero es que ninguno la tenemos.


(P): ¿Qué pasaría si el Ayuntamiento no fuera capaz de hacer un plan de saneamiento y unos presupuestos y de hacer frente a la deuda que tiene?

Somos gobierno y tenemos la razón de gobernar. Todas esas medidas que podríamos adoptar como consecuencia de las competencias que tiene un gobierno municipal las adoptaríamos, directamente. El resto intentaríamos llegar a acuerdos puntuales, pero en cualquier caso la situación sería muy complicada, no solo para el gobierno actual sino para el resto de gobiernos de esta ciudad. No me cabe en la cabeza otra opción que no sea que lleguemos al acuerdo. Se trata de hacer posible el gobierno de la ciudad para los próximos diez años.

“NO PUEDE SER EL PLAN DE SANEAMIENTO DE UN EQUIPO DE GOBIERNO,
TIENE QUE SER EL PLAN DE SANEAMIENTO DEL AYUNTAMIENTO”

Baldomero Oliver, concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada | Javier Gea

(P): ¿Qué tendría que hacer el Ayuntamiento para poder decir que sus cuentas están saneadas?

 (R): En primer lugar, tendríamos que pagar 90 millones de euros de deuda comercial que el Ayuntamiento tiene acumulada a día de hoy. Además, estos 90 millones inciden directamente en la economía de la ciudad. Son empresas, y pequeños comercios que no están cobrando un dinero que necesitan.

En segundo lugar, tenemos que pagar 10 millones de euros de operaciones pendientes de aplicar a presupuesto. Esto significa que te lo has gastado, sin que estuviera en el presupuesto, tienes que buscarte la vida para pagarlo.

En tercer lugar, garantizar la deuda financiera. Tenemos 260 millones de euros que pagar a bancos. Por tanto, tenemos que garantizar que de aquí al 2023 este ayuntamiento va a tener dinero suficiente para pagar todos los años unos 25 millones de euros entre intereses y amortizaciones.

A partir de aquí, tenemos que tener una estructura presupuestaria donde esté equilibrado lo que vamos a ingresar y lo que vamos a gastar. Llegados a este punto, no solo habrá que reestructurar los ingresos, sino que también se van a tener que reestructurar los gastos.


(P): En numerosas ocasiones se ha mostrado la posibilidad de que el Gobierno intervenga las cuentas del Ayuntamiento de Granada para hacer cumplir sus objetivos, ¿qué supondría para Granada? 

(R): Yo creo que todo el mundo es consciente de que estamos en la cuerda floja, que estamos al borde del precipicio. Hablar de intervención no es ninguna locura. Tengo una espada de Damocles que son sentencias judiciales por valor de 40 millones de euros, que si hay que hacerles frente rompen el equilibrio. Estamos intentando mantener a flote un barco que se estaba hundiendo, y si encima viene una ola que supera el barco, por muchos esfuerzos que hagamos… La intervención sería esa ola.

La intervención significa que a partir de ese momento las decisiones de cómo salvar la economía granadina se dejan de tomar en Granada y se toman en Madrid. Eso es muy peligroso, porque en Madrid no existe sensibilidad alguna. Perderíamos la autonomía para hacer de esta ciudad lo que los granadinos quieren que sea.

SOBRE EL PLAN DE SANEAMIENTO Y PRESUPUESTOS: “NO ME CABE EN LA CABEZA OTRA OPCIÓN QUE NO SEA LLEGAR A UN ACUERDO”

(P): ¿Qué está más cercano el consenso o la intervención?

(R): No puedo pensar otra cosa de que debemos estar más cerca de llegar a un acuerdo mínimo que cualquier otra cuestión. No obstante, esto, además, tiene un día a día, que es mantener ese barco a flote. Aun así, se están haciendo cosas en esta ciudad que están significando un cambio paulatino de prestación de servicios, comodidad de la gente para vivir en su ciudad y normalidad. Cuando digo normalidad es que cuando te levantes por la mañana no tengas que ver si alguno de tus dirigentes ha entrado en la cárcel o ha hecho alguna irregularidad. Es salir de una crispación en la que estábamos viviendo con el gobierno de Torres Hurtado.

(P): Los granadinos viven continuamente con el temor de tener que hacer frente a una subida de impuestos, ¿se va a llevar a cabo esta subida?

(R): En esta ciudad no se puede plantear subir los impuestos sin antes tapar los agujeros por donde salía el dinero que se recaudaba.

No se trata de subir o no impuestos. Se trata primero de definir para qué se quieren subir los impuestos.

La presión fiscal puede tener justificación si tienes la seguridad de que ese dinero no se va a ir por la alcantarilla y si ese dinero tiene un destino, que justifica el esfuerzo económico que tiene que hacer cada granadino.

La subida de impuestos es un tema que no se descarta, pero hay que cumplir esas dos premisas básicas antes de plantearlo. A corto plazo, no habrá subida de impuestos.

El plan de saneamiento que hemos plantado lo que hace es que medidas que podrían ser duras en poco tiempo, serán más suaves en mayor tiempo, aunque también significa que estoy prolongando el tratamiento.

“A CORTO PLAZO, NO HABRÁ SUBIDA DE IMPUESTOS” 

Baldomero Oliver atiende a las preguntas de esta entrevista en el Ayuntamiento de Granada | Javier Gea


(P): ¿Qué opina sobre las declaraciones de los grupos políticos de la oposición que señalan que usted “ha tirado la toalla” o que su equipo de Gobierno no propone alternativas ni medidas?

(R): Proponer un documento fijo viable es complicado. Y no quiero poner sobre la mesa un cuento chino, como han hecho otros. He presentado propuestas y me he encontrado con líneas rojas e indicaciones de lo que no podía hacer. Me hubiese gustado un cambio de actitud en los grupos porque eso de “dame un documento y ya pondré yo las pegas”, me parece un juego tramposo. Me gustaría haber escuchado más sugerencias.  Si me critican diciendo que no estoy ejerciendo mis funciones como Gobierno, si tomo una decisión no me pueden decir, a reglón seguido, que no tengo en cuenta la opinión de los demás.

Algunos grupos políticos han interpretado la palabra ‘consenso’ como la obligación que tiene el equipo de Gobierno de hacer literalmente lo que ellos marcan, sin margen de negociación.

(P):  Pese a que la situación es complicada, ¿qué mensaje le mandarías a los ciudadanos?

En el fondo soy optimista. Creo en mi ciudad, en los granadinos y granadinas, y en la potencialidad que esta ciudad tiene.

Hemos llevado a cabo medidas que, simplemente por aplicar un poco de sentido común, empiezan a dar resultados. Estamos gastando lo justo y necesario con buenas ideas y con organización. Hemos conseguido reducir un poco la deuda financiera, conseguir la estabilidad presupuestaria, reducir gastos y recaudar algo más de lo que se venía haciendo.

Estamos llevando a cabo una gestión algo más racional. No hace falta ser un genio, simplemente tener un poco de sentido común y de sensibilidad. Granada puede tener en un tiempo relativamente corto, una sensible mejora. Ahora bien, la situación era tan mala que la curación total no va a venir de un día para otro.

Si no puede visualizar el vídeo, haga clic aquí:

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me gusta el contenido de la entrevista, todo el contenido de la misma hacer todo lo posible para qué llegara a todos los Granadinos por todos los medios disponibles, Qué todos los vecinos de Granada conocieran la entrevista. Todos Todos.